“Quieren instalar que me llevé a mi casa el dinero del déficit”

La situación económica de la comuna y el lugar político que ejerce el Intendente merecen, claramente, un párrafo aparte. Con recaudación a la baja, con mejora en coparticipación y múltiples acompañamientos en materia social, el jefe comunal se pronunció “neutral” en la interna de Juntos por el Cambio (o el Pro) en el escenario político.

__________________

Más allá de la pandemia, hay gestión y –mucha- política. En otro apartado de la entrevista, el Intendente habló de la situación económica de la comuna tras el déficit de 354 millones de pesos en 2019, y de su lugar dentro de Juntos por el Cambio.

-Tras meses turbulentos y complicaciones, ¿cómo se encuentra la comuna económicamente hablando?

-Está mejor la situación, empezó a repuntar hace un mes y medio, dos meses aproximadamente. Ya los sueldos de julio los pagamos sin asistencia de la provincia, los sueldos de agosto los vamos a pagar también sin asistencia, lo cual es una buena noticia. Pero seguimos con recaudación a la baja, mejoró un poquito la Coparticipación de acuerdo a lo que venía, que había arrancado mucho más bajo de lo proyectado el año pasado, así que estamos tratando de hacer equilibrio y de a poquito se va volviendo a ver cierta normalidad que estamos celebrando porque pasamos momentos muy complejos. Abril y mayo fueron muy difíciles, junio también, y ya después en julio comenzó a repuntar un poco.

– ¿Qué opinión le merece sobre las acusaciones de los destinos del déficit en 2019?

-Quieren instalar que yo me llevé a mí casa el dinero del déficit. Lógicamente la gente sabe y entiende que ese dinero está en obras, en ayuda social, que uno puede tomar decisiones, que la verdad es que hemos hecho muchas cosas positivas para la ciudad, y la situación económica no acompañó. La crisis económica arrancó en el año 2018, ya veníamos mal pero en el 2018 empezó a verse una crisis que hizo que tengamos que ayudar a mucha gente. El Estado siempre estuvo presente y la situación no fue la que esperábamos a partir de fines de 2019. La realidad es que es parte de la política, uno lo entiende así. El 51% de los vecinos decidieron seguir eligiéndonos para que estemos en el municipio y hasta diciembre del 2023 por lo menos tenemos tiempo para demostrarle a la gente quiénes somos y cómo vamos a trabajar.

 

 

– ¿Cómo ha sido la ayuda social durante la pandemia, sobretodo? Ha habido reclamos y pedidos…

-Siempre digo que hay una situación de pobreza estructural muy alta, gente que ha quedado fuera del sistema, que no tuvo las mismas oportunidades que mucha otra gente y ese número es cada vez más alto. Me preocupa mucho, porque aparte, trayéndolo a la situación actual por la pandemia, por la situación post pandemia del país, la situación social, porque va a quedar un entramado social muy complejo. Nosotros los primeros tres meses estuvimos triplicando la asistencia con alimentos, tuvimos que triplicar la asistencia, poner 7 líneas telefónicas las 24 horas para que la gente llame, realmente fue muy complejo pero el equipo respondió de una manera impecable porque se hizo un sistema informático para poder asistir a cada una de esas familias, que tengan asistencia periódicamente. Después, a medida que se empezaron a reactivar a las actividades empezamos a dejar de ayudar a mucha gente porque esa gente dejó de requerirlo. Así que hoy ha bajado mucho pero estamos más alto que el año pasado todavía, todavía estamos superando los números del 2019, pero a lo que fue abril-mayo realmente estamos en una situación mucho mejor. El albañil que volvió a trabajar dejó de requerir alimentos, el comerciante que pudo reabrir su negocio dejó de requerir ayuda, el peluquero o cualquier otra actividad que fue retomando de a poco y todavía no de manera normal, pero sí pudiendo dejar de requerir esa asistencia lo dejó de hacer.

 

 

– ¿Cómo analiza las diferencias internas en Juntos por el Cambio? ¿Considera que hay un sector dónde pararse, dado que hay dirigentes moderados y otros un poco más ortodoxos?

-Es lógico que existan en una coalición donde hay tres espacios políticos, es lógico que existan diferencia de criterios y de opiniones, lo bueno es que hay una libertad de opinión, no es un espacio donde con el látigo se diga o se le diga al integrante del espacio lo que tenga que decir o lo que tiene que pensar. Yo no me paro en ninguno de los dos lugares porque a mí me toca una responsabilidad que es la de gobernar, yo no puedo como dicen ser un halcón o una paloma, esto de estar a favor o en contra de la cuarentena, o a favor del gobierno nacional o en contra del gobierno nacional. Creo que hay un gobierno nacional que fue elegido legítimamente por la gente, hay un gobierno provincial que fue elegido legítimamente por la gente y son los que hoy tienen que tomar las decisiones ante una situación muy excepcional que es una pandemia. Se pueden cometer errores desde ese lugar, se han cometido errores, nosotros también hemos cometido errores, el que le toca gobernar y gestionar siempre comete errores, pero uno siempre lo hace con la misma voluntad que es que las cosas salgan bien.

-Toma posturas de toda la dirigencia de Juntos por el Cambio, entonces.

-Hoy no te digo que estoy ni de un lado ni de otro, porque hay cuestiones de la cuarentena en las que estoy de acuerdo y hay otras en las que no. Yo estoy enfocado en gestionar la pandemia en Olavarría, en que los vecinos tengan el sistema de salud a disposición y de que podamos salir de esto de la mejor manera posible. Después, el tiempo de la política siempre está, soy integrante de la mesa del PRO de la provincia de Buenos Aires, es el lugar donde se toman las decisiones, y a veces estamos en acuerdo, a veces estamos en desacuerdo con nuestro propio espacio a nivel nacional. Lo bueno es que se sigue discutiendo, se sigue debatiendo y hay un ámbito de discusión para eso, la realidad es que tenemos una reunión semanal donde discutimos la política, discutimos los temas que tenemos tanto internamente como para afuera, donde podemos plantear una postura al gobernador o al presidente desde nuestro espacio y eso me parece lo más sano hoy.

-Con el debate sobre las reelecciones definidas y su posibilidad de derogar o tomar una determinación, ¿cree efectivamente que podría derogarse la Ley que les puso límite?

-Quiero aclarar que no es una expresión de deseo. Creo que la Ley no va a ser derogada, primero porque María Eugenia no va a ser partícipe de ello, Sergio Massa se ha expresado también en ese sentido y Kicillof lo mismo. Lo que yo creo es que alguien seguramente judicialice esa ley por una cuestión de interpretación: es posterior a nuestra elección en el 2015. Entonces, la interpretación puede ser que nuestro primer mandato con la Ley es el 2019-2023 y en ese esquema, si la Justicia interpreta la Ley de esa manera en el 2023 podría haber un nuevo período para los que estamos gobernando desde el 2015 o antes también. Hay intendentes que están desde hace muchos años gobernando sus distritos, algo que a la gente no le termina siendo positivo, porque uno termina creyéndose el dueño del distrito, la verdad es que el recambio y la alternancia es sana. Si hay un límite para el Presidente de la Nación, si hay un límite para un Gobernador por qué no tener un límite para los Intendentes. Del otro lado lo que te dicen es por qué me pones un límite, que la gente sea la que decida si yo puedo dos períodos, tres o cuatro o los que sean. Es una linda discusión, creo que no es el momento para discutirlo pero siempre la política tiene esos flashes de temas que entran en discusión y me parece que está bueno que se debata.