“No es casualidad que en el sector minero no haya habido un solo despido”

“Saber que de a poco se vuelve a producir es una noticia positiva para Olavarría y para la Provincia” destacó Federico Aguilera, el subsecretario de Minería de la provincia de Buenos Aires en diálogo con Central de Noticias. Asumió a fines de enero en una dependencia que, bajo la gestión de Axel Kicillof, rejerarquizó el área.

_______________________________________________

 

Además, se sostuvo la delegación local -creada hace tres años- que facilita trámites y el diálogo cara a cara de los empresarios con el estado bonaerense. Es que Olavarría es clave en el rubro: el 40% de la producción provincial sale de aquí con casi 50 empresas en actividad. El funcionario brindó una entrevista en la sede de la delegación, en el edificio de Belgrano y Necochea, donde atiende a diario.

 

La producción minera muestra tendencia a la baja desde 2018. El año pasado fue estrepitosa la caída, el volumen total llegó a 19 millones de toneladas, y el inicio de 2020 adelantó que la proyección se repetiría. Como en toda la economía, el impacto de la pandemia fue crucial.

 

Sin embargo, Aguilera confirmó que desde junio “hubo un importante repunte”, especialmente en las pymes de piedra granítica, dolomita y caliza.

 

¿A qué se debió esta mejora? El subsecretario destacó todas las gestiones que se llevaron adelante para volver a la actividad, el ingreso de las empresas en el programa ATP y, principalmente, las obras públicas que de a poco retoman ritmo. “No es casualidad que en todo el sector minero no haya habido un solo despido” advirtió.

 

 

-¿Qué significa que la Subsecretaría se instale en este lugar?

-Nos parecía fundamental abrir las oficinas, o reabrirlas, en el municipio de Olavarría porque precisamente es el principal productor minero de la provincia de Buenos Aires. Acá tenemos hasta el momento registrados y con todos los papeles, por decirlo de alguna manera en orden, a más de 47 productores mineros. De Olavarría sale el 40% de la producción de la provincia de Buenos Aires en materia minera. Y al mismo tiempo, también prácticamente la mitad del cemento que se comercializa en todo el país. Nos parecía fundamental contar con esta delegación, porque nos permite en el municipio tener una relación de cercanía y directa con todos los productores mineros de Olavarría.

 

-¿En qué se los atiende?

-Nos permite darle la posibilidad de que realicen los trámites necesarios para poder inscribirse en el Registro de Productores Mineros, para renovar este trámite y llevar adelante tareas de control en cuanto a la finalización del traslado de minerales en las rutas a través de camiones y vías férreas. Nos permite también realizar inspecciones en cada establecimiento para constatar que se cumpla con las leyes vigentes y sobre todo en materia ambiental, que es muy importante de resguardar en todas las actividades productivas. Pero por sobre todo tenemos un ida y vuelta directo con los productores ya sea en las reuniones en la oficina, yendo a los establecimientos, hablando por teléfono. La delegación permite que en Olavarría podamos hacer foco como un municipio minero. Y además sabiendo que mi responsabilidad claramente está en la provincia de Buenos Aires y siempre está mi interés particular en el municipio de Olavarría porque de acá soy y además creo que tengo un compromiso importante con este municipio.

 

Vemos que las medidas que se han tomado a nivel provincial y nacional para repuntar la obra pública han tenido consecuencias positivas en la actividad minera en el municipio de Olavarría.

 

-Respecto a la producción cementera, el año pasado hubo una baja importante en la producción y comercialización. Este año se habla de un repunte. ¿Se registra ese comportamiento en la Subsecretaría?

-Nosotros tenemos un mecanismo a partir del cual elaboramos nuestro control y datos estadísticos con el material transportado a través de lo que se denomina guía minera, que es lo que debe emitir cada productor minero para poder transportar mineral. Con esa base de datos hemos constatado sobre todo lo que se produce en minerales de piedra, piedra granítica -que es el principal mineral que se transporta y se produce en el partido de Olavarría-, piedra dolomítica y caliza. Lo que observamos es que con la pandemia hubo una caída estrepitosa de los niveles de producción y de despacho y que sobre todo a partir del mes de junio hubo un importante repunte que nos llevó a los niveles prepandemia. Me refiero a que lo que tenemos que analizar cuando hablamos de la actividad minera es que veníamos de 2 años consecutivos de caída de la actividad, la pandemia fue un aliciente más para profundizar esa caída. Hoy este repunte del que hablamos, en julio prácticamente se ha producido el doble de lo que se produjo en mayo pero todavía no estamos llegando al 100% de la capacidad instalada. Las empresas en las que hemos registrado la mayor capacidad de producción son las pymes de mediana y gran envergadura de piedra y de dolomita y caliza. Por otro lado va lo que es la producción cementera a partir de la cual se hace un producto ya elaborado e industrializado. Lo que se despacha de cemento no pasa los registros por nuestras estadísticas, sí pasa a través de la Cámara del Cemento Portland que también, en base a los que nos han arrojado y al intercambio que hemos tenido con diferentes sectores del rubro cemento, nos encontramos hoy con niveles de producción por encima de los niveles de pandemia y muy similares a niveles de años anteriores. El despacho de cemento se encuentra en un nivel de importante producción en empresas como Loma Negra, que está llamando a sectores a realizar horas extras y quiere decir que hay muchísima demanda. Lo mismo está sucediendo en Cementos Avellaneda, hubo un conflicto hace pocos días con respecto a esa situación. Vemos que las medidas que se han tomado a nivel provincial y nacional para repuntar la obra pública han tenido consecuencias positivas en la actividad minera en el municipio de Olavarría.

 

 

-¿Como cuáles?

-Los planes de obras hidráulicas que ha llevado adelante Axel (Kicillof), las rutas y obras viales que ha llevado el corredor Vial Atlántico y otras obras que se han anunciado han tenido un impacto positivo. Eso se ve, la verdad que es una buena noticia después de que el sector ha sido castigado en los últimos meses y en los últimos dos años. Saber que de a poco se vuelve a producir es una noticia positiva para la Olavarría y para la Provincia. Y sobre todo para los trabajadores de Olavarría porque de la actividad minera también se desprenden otras actividades y rubros que dan trabajo a gran cantidad de olavarrienses.

 

-¿Cómo fue en el marco de la pandemia mediar desde el estado con los sindicatos, los trabajadores y las empresas? Se paralizó la actividad como nunca antes, ¿cómo fue organizar el regreso?

-El rol del estado y el rol de la Subsecretaría en particular ha sido fundamental en este contexto. Tanto a nivel provincial como nacional se llevaron adelante muchas medidas de acompañamiento, de contención del sector y también de mediación del conflicto. No es casualidad que en todo el sector minero no haya habido un solo despido en todo este tramo en que la pandemia provocó la caída estrepitosa de los despachos y la producción. Tiene que ver con una política que se lleva adelante desde la visión de Alberto Fernández como la de Axel Kicilof y el ministro Augusto Costa en el Ministerio de Producción. Nos pusimos a disposición automáticamente de los sectores charlando con la Cámara de la Piedra, con las grandes empresas inclusive las cementeras, con las pequeñas caleras, con cada sector productivo y al mismo tiempo escuchando las demandas. En función de eso se llevaron adelante medidas concretas y pudimos lograr a través de muchísimas gestiones, idas y vueltas, incluir a la actividad minera en las ATP. Recién en la tercera etapa pudimos lograr eso y fue un alivio importantísimo porque significó el pago del 50% de los salarios de los trabajadores mineros para poder contener a toda la masa trabajadora. También pudimos incluir al sector en las políticas del gobierno provincial como la prórroga para el pago de impuestos y el descuento de aportes patronales en un 95% que permitió que el sector empresario pudiera sostener a los trabajadores en un contexto donde los ingresos iban mermando. Al mismo tiempo, y como decíamos la necesidad que tiene el sector de la obra pública, el estado respondió en el contexto de pandemia inyectando dinero en la obra pública para que se empiece a dinamizar y mover. Fue fundamental el rol que tuvo el estado siempre al lado de los trabajadores y de los empresarios para contener y llevar medidas concretas. Hemos lanzado créditos a tasa subsidiada, hoy para el sector minero tiene una tasa del 18% subsidiada por el gobierno. Y ni qué hablar lo que fue el conflicto en Cerro Negro donde también tuvimos que intervenir y realizar gestiones a traves del Ministerio de Trabajo de la Provincia, de Nación, y los ministerios de Producción Nacional y Provincial para poder conseguir las ATP para trabajadores. Hoy Cerro Negro produce a niveles que le permiten ingresos para sostener la masa de trabajadores, pero en aquel entonces fue fundamental.

 

-¿Cuántas empresas recibieron los ATP?

En la tercera etapa de ATP se incluyeron 73 empresas mineras en la provincia. Es el pago del 50% del salario a este sector y fue una medida importantísima que permitió poder sostener a los trabajadores en este contexto.

 

-¿Funcionaron los protocolos sanitarios por la pandemia? ¿Hubo casos de coronavirus?

-Lo que es importante destacar es la responsabilidad que tuvo el sector entendiendo que un trabajador que se enfermaba significaba detener toda la línea de producción, sobre todo en las empresas más pequeñas. Automáticamente hubo responsabilidad por parte de la cámara empresaria a nivel provincial y nacional. El Ministerio de Trabajo también elaboró su protocolo y nosotros desde la Subsecretaría enviamos recomendaciones a cada empresario minero. Han habido casos, pero fueron contenidos con mucha responsabilidad. Los trabajadores que se enfermaron fueron aislados y se siguió adelante con todos los protocolos necesarios. De hecho no ha habido grandes inconvenientes.

 

 

-Respecto de los niveles de producción, ¿cómo se proyecta el cierre de 2020?

-Decía que el mes de julio significó un incremento del 20% de la producción junio y también un aumento respecto de mayo. Ahora, en la línea del tiempo general del año vimos caída en los primeros tres meses y con la pandemia, en términos generales, no se podrá alcanzar seguramente el número total de 2019. Pero los niveles proporcionales y relativos de producción van a estar en igual medida que los niveles prepandemia inclusive con perspectivas de superarlos.

 

-La cantidad de empresas en funcionamiento antes de marzo y ahora, ¿se mantuvo?

-Eso es importante tenerlo en cuenta porque uno de los grandes problemas del sector tiene que ver con la sobreinversión que significó la promesa el 2017 de las famosas PPP. Eso provocó que sobre todo muchas pymes mineras del rubro de la piedra realizaran inversiones en bienes de capital e incorporación de mano de obra. Hablamos de más de 52 millones de dólares que se invirtieron en ampliación de planta, incorporación de personal, canteras móviles, nuevas tecnologías. Todo con la expectativa de un gran mega plan de obra pública que se iba a llevar adelante, entre ellos la autovía de la ruta 3. Todas promesas que no se llevaron adelante y quedaron en la nada en la gestión anterior y que tuvieron como consecuencia que esa capacidad instalada quedara ociosa. Sumado la recesión económica que tuvo el país en los últimos dos años. Nos encontramos en enero con la actividad minera crítica antes de la pandemia. Nos supuso un desafío enorme.

 

-Entonces no hubo ninguna empresa caída. ¿Todas se pudieron sostener de marzo hasta ahora?

-Así es.

 

-Hay un rubro que estaba creciendo, la producción de arena, mayormente en distritos costeros y con empresas muy pequeñas. ¿Cómo evolucionó?

-El rubro al arenero en el mes de julio también duplicó la actividad que tuvo en el mes anterior y es uno de los rubros, junto con la piedra, que más está produciendo según los registros que tenemos de emisión de guías. Inclusive con el inconveniente que tenemos de que hay una gran parte de la producción arenera que trabaja en la informalidad en muchísimos sectores. El gran desafío que tenemos es regularizar el sector arenero para lograr el mayor porcentaje posible de registro y que trabajen en regla.

 

-Se hacen controles por pesaje de camiones en las rutas, ¿qué se ve en la zona?

-En sintonía y consonancia con esta reactivación que se dio en estos meses también tuvimos que intensificar controles en ruta porque uno de los grandes problemas que tenemos -y también una de las grandes demandas en cuanto a denuncia, incluso de la propia ciudadanía- tiene que ver con el sobrepeso de los camiones en las rutas. Es un problema porque evaden al estado, estropean las rutas y eso hace que sean más peligrosas, no contribuyen a la competencia leal entre productores porque quien no declara vende a un precio diferente que el oficial, y además para nosotros es fundamental hacer cumplir la ley. Por eso venimos desarrollando operativos de control de tránsito ya antes de la pandemia y con Vialidad Provincial. Hemos detectado muchísimos transportistas y empresas que lamentablemente no respetan la legislación y transitan camiones con sobrepeso, tuvimos que hacer las infracciones correspondientes. Más allá de que nuestro rol es de promover la actividad minera también es de controlar que se lleve adelante como corresponde y según la normativa.