Chamula: “No es prioridad para este Gobierno Municipal el tema cultural”

 

El espacio cultural independiente se vio afectado por la pandemia y por el fin del contrato de alquiler. ¿Cómo sobreviven los trabajadores de la cultura en tiempos de coronavirus?. ¿Cómo se construye cuando se pierde el lazo con el público?. ¿Cómo se sostiene un lugar de pertenencia?. Algunas preguntas, algunas respuestas.


El espacio ubicado en el corazón de Pueblo Nuevo transpira colores. La calle Dorrego al 2100 tiene un portón rojo y flores amarillas a mitad de cuadra. Adentro, la luz es tenue y se apilan las cajas con libros y recuerdos. Las mesas encimadas, el cartel de la cantina con el menú del pasado y una ventana que deja ver el patio, escenario de cientos de espectáculos.

 

La realidad de Chamula es compleja por dos factores fundamentales: la pandemia y el fin de un alquiler. Cristian Bernardo, integrante del espacio cultural, contó a Central de Noticias que desde el inicio de la pandemia “no trabajamos” y supone que “vamos a ser uno de los últimos en reactivar la actividad”.

 

 

Por otra parte, el contrato de Chamula se extiende hasta fin de año. Después de esa fecha, el edificio se va a vender. Encontrar un lugar nuevo no será fácil: “nos gustaría encontrar un lugar en el barrio, por una cuestión de pertenencia” aseguró Cristian. Sin embargo, “no es fácil conseguir una locación que se adecue a nuestras posibilidades y a nuestras necesidades”.

 

El mercado inmobiliario arrasa con los lugares ociosos. “Por ahora estamos en la búsqueda de un posible lugar, pero lo vemos como algo bastante difícil por el momento”.

 

 

-¿Cómo han hecho en este tiempo para sostener la relación con el público?

 

-Felizmente se ha podido sostener. Básicamente por las redes sociales hemos podido seguir activos.

 

Al principio estábamos como en duda o esperando a que la cosa pasara más rápido, pero al ver que no pasaba empezamos a trabajar. Nos armamos un canal de YouTube, que no teníamos, empezamos a colgar nuestras cosas, hicimos un primer varieté virtual donde la gente podía aportar a la gorra. Lo vamos a tomar como una nueva forma de trabajo mientras no podamos hacerlo de otra manera. Al menos mínimo una vez al mes brindaremos algún tipo de espectáculo o varieté para mantenernos activos nosotros y para poder seguir generando un ingreso, para pagar deudas que tenemos y para poder juntar en algún momento un ahorro y enfrentar la posibilidad de un nuevo lugar, si se llegara a dar.

 

-¿Tienen fecha próxima de presentación?

 

-A mediados de este mes vamos a largar un nuevo evento. No sabemos todavía si va a ser artístico o con venta de nuestros chapatacos, la comida típica de Chamula. La gente en el primer evento nos acompañó muy bien con la compra de los chapatacos, así que vamos a hacer una segunda venta y la idea es al menos una vez al mes, hacer algún tipo de espectáculo virtual.

 

-¿Qué pasó con las actividades de formación que se dictaban en Chamula?

 

-Suspendimos todas las actividades. Los talleres lamentablemente se cortaron. Hay gente que ha seguido dando talleres de teatro de manera online. se puede ver a diario en las redes sociales, a nosotros no nos va esa forma o por ahí no la entendemos. Hacemos individualmente o por ahí al interior del grupo, vamos construyendo algún trabajo teatral viéndonos entre nosotros pero no se dan talleres. Y los talleres que estaban trabajando en Chamula tampoco. Se cortaron todos con lo cual es un bajón porque son fuentes de trabajo que hoy por hoy no se pueden hacer.

 

 

-¿Esperaban otra respuesta del Estado para las actividades culturales?

 

-Nosotros planteábamos y si llevábamos una carta al Municipio, pero sin demasiadas esperanzas. Porque en general la cultura siempre es como el último vagón de un gran tren en la mayoría de los gobiernos y en algunos mucho más. Con el perfil que tiene este Gobierno Municipal donde claramente en los años que tiene se ha podido comprobar que la cultura no ha sido un proyecto fuerte de este gobierno. La verdad es que no, muchas esperanzas con respecto ayuda por parte del Gobierno Municipal no tenemos porque entendemos que no es una prioridad para este gobierno el tema cultural. Incluso hasta con las cuestiones oficiales, no solamente ya con los lugares independientes de la ciudad. Con las cuestiones oficiales ya estaban en un vaciamiento de la cultura a nivel local, así que mucho menos con lugares independientes.

 

-El impacto de la pandemia, en general se analiza desde lo económico. Desde el lugar cultural también en lazo social se ve afectado. Ustedes eran un espacio donde reunían personas en torno al arte y esto ahora no está. Se los hacen notar?

 

-No está. Nosotros a diario recibimos en nuestro Facebook que la gente extraña realmente venir a este lugar como a cualquier otro. La gente tiene como un lugar de pertenencia con estos espacios, los transita. Y la gente que los transita en general se los apropia mucho. Es como un lugar que es muy caro a sus afectos. Se re extraña, todo el tiempo nos hacen saber por las redes sociales. Por otro lado estas cuestiones de la pandemia de poder afianzar lazos, nos ha pasado que lo bueno o positivo entre comillas es que hemos podido tener lazos con otros lugares de la provincia, de otras regiones. Se conformó una red de salas teatrales a nivel provincial que surgió de manera espontánea y está trabajando muy bien consiguiendo cosas muy piolas porque trata de pelear por lo que es justo y por un montón de necesidades que pasan todos los espacios. Muchos lamentablemente han cerrado y otros están en peligro de. Este tipo de redes está bueno porque antes estábamos como que cada cual en la suya y no había demasiada conexión y que hoy se haya logrado eso también está bueno a futuro como una forma nueva de trabajar.

 

 

-¿Qué es lo que logró la red?

 

-Se ha logrado en algunos lugares que se declara la emergencia, en el Conurbano han podido lograr que se repartan bolsas de comida para la comunidad artística. También tomó de alguna manera el trabajo que, por ahí, debería hacer el estado de hacer un censo de salas que el gobierno provincial. No tenían idea de cuántas salas independientes había. Se hizo un primer censo de salas. Se está constantemente peticionando a las autoridades, al Consejo Provincial de Teatro Independiente (CPTI), se tienen reuniones con diferentes ministerios. Ha logrado un impacto esta red importante donde ya no es que las salas están esperando el salvataje de sino que somos nosotros los que vamos a golpear las puertas, pedir y así que desde ese lugar lo bueno que ha tenido es que ciertos mecanismos que puso el gobierno para dar ayuda se aceleren traten de aceitarse lo más posible. Todo esto lo logró la red. Han habido algunas líneas de ayuda para los espacios como el Fondo Desarrollar, el Plan Podestá, que son planes del gobierno para ayudar a las salas. Han surgido por reclamo de los teatreros independientes.

 

-¿Hay posibilidades de acceder alguno de los planes desde Olavarría?

 

-Nosotros particularmente no. Acá en Olavarría llegó una para La Yumba, que es del fondo Desarrollar. Pero a nosotros nos pasa ahora que estamos en una nebulosa porque como ya casi no tenemos lugar físico tampoco podemos recibir un subsidio ahora para una sala que ya prácticamente no está. Estamos con una situación bastante complicada. En algunos lugares se ha recibido ese apoyo que viene muy bien porque es una forma de sostener los lugares.