Celebran la sanción de la Ley de Asociaciones Civiles en la Provincia

Clubes y entidades sociales lo catalogaron como “un reclamo histórico”. Hubo varias presentaciones virtuales, debates en comisiones y finalmente la sanción de la Ley en diputados bonaerenses. Se trata de “un salvavidas para los clubes de barrio, centros culturales y de fomento, jardines comunitarios” entre otros.


Tras varias idas y vueltas, debates y presentaciones, la legislatura bonaerense aprobó la Ley de Asociaciones Civiles en la Provincia, catalogado como “un salvavidas para los clubes de barrio, centros culturales y de fomento, jardines comunitarios” entre otros.

 

Esta herramienta legislativa pondrá “condiciones de igualdad” con otros establecimientos mucho más grandes que podían acceder a ciertos beneficios estatales.

 

“Estamos muy contentos porque es una ley fundamental, es una reivindicación histórica para los clubes porque más allá de lo que vivimos con la pandemia, se da la oportunidad de esa amnistía en la documentación que vendría a favorecer o ponernos en igualdad de condiciones con otros para acceder a ciertos programas de los que siempre quedamos afuera”, dijo el presidente de la Unión nacional de clubes de barrio, Diego Indycki al sitio Diputados Bonaerenses.

 

La iniciativa contempla la prórroga de los plazos para presentar ante las personerías jurídicas, como también la disposición de tarifa cero en servicios en el marco de la pandemia. También incluye la exención del pago del impuesto inmobiliario.

 

Además, prevé la condonación de deudas ante la Dirección provincial de Personería Jurídica y, en caso de tener que poner un orden de papeles, piden que presenten lo debido desde el año 2014. Con el cambio que llegó desde el Senado, se garantiza un fondo especial con partidas presupuestarias específicas que tengan como destino estas instituciones.

 

“Esta ley es una reparación del Estado hacia los clubes, porque en un país donde se condonaron millones de dólares en deuda, no puede ser que no se condone la documentación a las instituciones que trabajan para la sociedad porque están donde muchas veces el Estado no llega”, subrayó Indycki.

 

“Destacamos la tarifa cero para este periodo de crisis sanitaria, el trabajo territorial que plantea de hacer un censo de clubes, instituciones y evaluar la infraestructura porque hay clubes que ni siquiera tienen internet para presentar la documentación”, marcó.

 

En los últimos años, los clubes de barrio y los centros culturales fueron de los sectores que más reclamaron por la crítica situación en la que se encontraban por el abultado aumento de los servicios y las dificultades para sostener las actividades de contención de los chicos del barrio.

 

“Por los tarifazos y la falta de políticas públicas para el sector la situación de los clubes se agravó porque no les dio margen para el desarrollo. A todos les afectó, porque aquellos que estaban mejor destinaban la mayor parte del presupuesto al pago de luz y agua, los que estaban más en la periferia todo lo que ganaban era para pagar la luz. Fue una situación crítica, fueron cuatro años muy difíciles”, aseguró el referente.