Delitos sexuales: Cómo es la investigación de estas denuncias durante la pandemia

Central de Noticias se reunió con el equipo de trabajo de la ayudantía fiscal de Delitos contra la Integridad Sexual, que tiene como titular al doctor José Iturralde. Informe especial con cifras pero, más aún, con los avatares diarios que se generaron por la pandemia.


“No se dejó de trabajar”. Quien lo enfatiza es José Iturralde, el titular de la ayudantía fiscal en Delitos contra la integridad sexual, y lo que lo respalda son los datos que minutos después comenzará a compartir. Se trata sin dudas de una de las dependencias más complejas, tanto por la temática que se aborda como por las complejidades que tiene precisamente ahondar e indagar en cada una de las causas que ingresan a esa unidad que depende de la fiscalía 4, de la doctora Paula Serrano, y que cuenta en su plantel además con Guadalupe Barraza y Octavio Mastrangelo, funcionarios que también fueron parte del encuentro con Central de Noticias.

 

El primer ejemplo de cómo se está trabajando no demora mucho en surgir y se traduce en la detención de un olavarriense por parte de personal de la DDI de Azul. Los delitos que se le imputan son los de “abuso sexual gravemente ultrajante en concurso ideal con acceso carnal, ambos agravados por ser cometidos contra un menor de edad aprovechando la situación de convivencia y por ser cometido por una persona encargada de la guarda o educación”. Del hecho en cuestión sólo se dirá que fue denunciado en noviembre de 2019.

 

“La pandemia lo que quizás retrasó en algunos aspectos nosotros lo utilizamos para trabajar en otros, por ejemplo en poder revisar las causas que eran previas a la creación de la ayudantía. Elevamos muchas causas a juicio”

 

Lo que motivó el encuentro y entrevista fue saber cómo las medidas enmarcadas en la emergencia sanitaria por el coronavirus afectaron el trabajo. Más que complicar, prefirieron hablar en términos de “limitaciones”, y dejando en claro que lo que no tiene que perderse de cualquier análisis que se haga es que “hubo un valor que se puso por encima de todo que es la salud o la vida d las personas. Todo el aparato estatal y toda la vida civil se acomodó a esa realidad”, expresó Iturralde. “A eso no escapa el servicio de justicia”, completó.

 

“No menguó”, añadió el funcionario judicial olavarriense a medida que daba cuenta del curso de trabajo realizado. “Sí las actividades que requieren contacto, que se realizaron a otro ritmo”, resaltó llevando la conversación a una parte más que interesante, en la que sobresale el trabajo conjunto, del cual no sólo forman parte funcionarios o dependencias ligadas al Poder Judicial.

 

“Huellas y tiempos”

 

“Desde la ayudantía nos encontramos con problemas suscitados en el marco de esta pandemia, como la falta del restablecimiento de las entrevistas psicológicas y psiquiátricas a víctimas e imputados en la Asesoría Pericial repercute directamente en el trabajo diario, en primer lugar por la suspensión de las previstas desde marzo a la fecha y la postergación de la agenda de las que se han solicitado durante este tiempo”, se detalló, teniendo en cuenta que se trata de una de las “principales” medidas probatorias dado “los delitos que investigamos”.

 

“Nosotros nos valemos mucho de la pericia psicológica y psiquiátrica, tanto de la víctima como del imputado. El abuso sexual, de alguna manera, las huellas las deja a veces en el cuerpo pero siempre en la psiquis, por eso las pericias de este tenor son absolutamente importantes para acreditar el delito, por un lado. Por el otro, los psicólogos también son los que nos asisten cuando se toma la cámara gesell. De hecho son los que entrevistan a la menor o el menor”, subrayó Iturralde mientras planteaba que esa complicación responde a la medida tomada desde la Asesoría Pericial Central de La Plata.

 

“La huella psíquica es fundamental para nosotros”

 

“Se está restableciendo de a poco, con bastantes condiciones y las cámaras gesel también se retomaron cuando la Corte habilitó que se restablezca el servicio en forma normal en Olavarría”, añadió. Más allá del aval para la realización, las medidas de bioseguridad plantean un verdadero dilema ya que se trata de medidas de prueba que requieren la presencia de muchas personas. Todo ello se pudo suplir, en gran parte, gracias a la implementación de recursos tecnológicos que son provistos desde la Procuración General Bonaerense.

 

“Nos habrá significado 4 meses de retraso en ese tipo de pruebas”, estimó Iturralde, quien no obstante prefirió enfatizar en cómo esas medidas de pruebas se están restableciendo y fijando nuevas fechas de realización. “Las testimoniales en víctimas mayores o de víctimas entre 16 y 18 años, que no requieren cámara gesell, que requieren en cambio una entrevista previa con un psicólogo, esas sí las pudimos hacer porque algún psicólogo de Salud Mental que la municipalidad nos provee nos suplía el recurso que no podía venir de Azul”, añadió. En ese marco se puso el acento también en la labor conjunta con profesionales y funcionarios de los Juzgados Civil y de Familia, además del Centro de Asistencia a la Víctima y la Dirección de Políticas de Género.

 

Cifras, particularidades y consejos

 

“Las denuncias fueron, por los números del informe de gestión, similares en el global con respecto al primer semestre del año pasado”, señaló Iturralde mientras analizaba las distintas columnas del detalle emitido desde la Procuración General Bonaerense. Central de Noticias tuvo acceso a esas cifras y pudo ver cómo se advierte inclusive una disminución en orden al 3%. En números más precisos se detalla que los “abuso sexual simples” tuvieron una merma del 25%, pero los abusos con acceso carnal y otros delitos contra la integridad sexual tuvieron ascensos del 6 y 16% respectivamente.

 

Allí hay dos consideraciones que no son menores. La primera es que se trabaja “sobre lo que se denuncia” y la segunda por la ya referida particularidad de los delitos que se investigan. “Los abusos y sobre todo en el abuso sexual infantil, tenemos la característica que muchas de las denuncias son de hechos que pasaron hace muchos años, entonces probablemente lo que ocurrió durante 2020 en el 2023 o 2025 tengamos denuncias. Porque muchas veces está el momento del hecho, sobre todo cuando son menores las víctimas, y el momento en el que el menor le da significación, lo puede expresar y denunciar, que generalmente no son contemporáneos. De hecho muchas denuncias que recibimos este año son de hechos que pasaron hace años, no es que todas las denuncias que hemos recibido este año tienen que ver con cosas que pasaron durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio, es al revés diría yo, la mayoría son de hechos que pasaron hace años”.

 

 

Por último, se dio paso a una suerte de reflexión y por qué no explicación tanto de qué abarca la especialidad, cómo prevenir y cómo actuar. “Los delitos contra la integridad sexual lo que protegen es la libertad de la persona de decidir las prácticas sexuales que quiere llevar adelante, cómo van a llevar adelante su sexualidad. La principal herramienta para evitar ser víctima de estos delitos es la educación, la formación, el conocimiento de uno mismo y de sus posibilidades, de qué situaciones a mí me vuelven vulnerable o me exponen a que yo ya no tenga la independencia suficiente para decidir”, explicó Iturralde a medida que ejemplificaba con el consumo de sustancias o distanciarse de amigos o personas de confianza. “Todo lo que a mí me rodea de protección, todo lo que me dé discernimiento evita que yo caiga en este tipo de delitos”, completó.

 

“Respecto de madres, padres, tutores, estar siempre atentos a lo que son los menores, a las reacciones, a que todo tiene un motivo. Si hay alguien que llora, que tiene malas notas, siempre hay que tener una mirada más allá, de que algo puedo estar pasando”, aconsejó. “La mayoría de nuestros casos son intrafamiliares, o sea se cometen en un lugar donde nadie espera que se esté cometiendo un delito y más uno tan aberrante, por lo cual hay que estar lo más atento posible”, concluyó.

 

 

Para culminar, poniendo nuevamente el acento en cómo la tecnología permitió acortar distancias durante la pandemia, recordó que se pueden realizar todo tipo de consultas a través del correo electrónico afdis.az.ol@mpba.gov.ar para seguir tomando recaudos en cuanto a la cuarentena. Asimismo, si se acercan a la sede judicial local en el acceso al edificio por Rufino Fal encontrarán colocados en la puerta los números telefónicos de cada uno de los funcionarios y dependencias.