Unidad N°2: docentes y el desafío de enseñar en pandemia

 

Los docentes en contexto de encierro desplegaron distintas estrategias para lograr una continuidad pedagógica. Tal es el caso de la Unidad Penal N°2 de Sierra Chica donde se trabaja para garantizar el derecho a la educación.


La continuidad pedagógica sigue vigente en la Unidad Penal N°2 de Sierra Chica donde, como en el resto de las cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense, se suspendieron las clases presenciales en todos los niveles a causa de la pandemia. Sin embargo, los docentes trabajan para garantizar el derecho a la educación a quienes la Jefatura de la cárcel de máxima seguridad brinda su apoyo y cuidado en el contexto carcelario.

 

La realidad en la que se desempeñan los docentes en contextos de encierro es compleja por las particularidades de los y las estudiantes. Sin embargo, desplegaron distintas estrategias para enseñar. Los directivos y docentes de los niveles primario, secundario, terciario y universitario, continúan con su tarea a partir de la utilización de cuadernillos realizados por los docentes de cada asignatura. Por otra parte, el Ministerio de Educación de la Provincia junto con el Servicio Penitenciario entregó material evaluativo para la totalidad de la población estudiantil.

 

Las propuestas en formato de cuadernillos e insumos como lápiz, goma y lapicera son entregadas por el personal del área de Educación de la Unidad 2, ya que la continuidad pedagógica en el nivel primario se basó principalmente en el soporte en papel. Los niveles secundario, terciario y universidad usan cuadernillos y el soporte electrónico por medio de grupos de whatsapp.

 

 

“A partir de conocer las fortalezas y debilidades del alumnado podemos trabajar con más precisión sobre cómo generar la continuidad. En este camino nos hemos equivocado y reformulado estrategias didácticas para llegar a los estudiantes y seguir manteniendo el vínculo. Por ejemplo, habíamos pensado en utilizar los celulares para clases virtuales, pero la respuesta no fue buena porque el tamaño de la pantalla para leer no les resultaba satisfactorio. Por ello resolvimos centrarnos en lo escrito y el celular quedó para consultas. Nada reemplaza el vínculo directo con el profesor y todo lo que se aprende en la escuela no es únicamente contenido, esto les va a faltar a todos los alumnos”, explicó el profesor y subdirector del Cens N°455.

 

Una vez que los alumnos terminan todas las actividades del cuadernillo lo entregan a la Coordinadora Educativa Marcela Iguiñiz, quien es el nexo con los directivos de cada nivel que luego les devuelven una nota conceptual. “Desde nuestro lugar de Tratamiento hacemos un trabajo de apoyo a la modalidad de educación a distancia, pero siempre teniendo en cuenta que lo primordial es cuidar la salud de los privados y privada de la libertad”, destacó el director de la Unidad N°2, Cristian Pastorino.

 

Los docentes se encuentran comprometidos en sostener el derecho a la educación de las personas privadas de la libertad, en pensar la práctica de enseñanza en este contexto, con la organización de las tareas y del tiempo, adaptado a la realidad de sus necesidades. Fue importante repensar las formas, los contenidos y el cómo llegar a los alumnos. “La respuesta de los alumnos fue muy buena, sabiendo que el modo habitual de enseñanza es presencial. La virtualidad y distancia genera desgano, pero a pesar de ello la respuesta fue buena y seguimos trabajando en pos de garantizar la educación”, dijo el director del Cens N°455, Ezequiel Maitini.