Desocupación: más de 3,5 millones de personas dejaron de trabajar durante la cuarentena dura

Así lo detalló el Indec, desde donde se refirió que la desocupación aumentó 2,7% en el segundo trimestre, el momento de mayores restricciones.


Más de 3,5 millones de personas dejaron de trabajar en el segundo trimestre de 2020, en el período más duro de la cuarentena implementada por el Gobierno para enfrentar la pandemia del coronavirus, según fue dado a conocer en la jornada de este miércoles por el Indec.

 

El dato, que se suma a la caída de casi 20 puntos del PBI informada el martes también por el Indec, marca la otra cara del impacto del Covid-19 en el país: según los datos oficiales, la tasa de empleo (que mide la proporción de personas ocupadas con relación a la población total) cayó 8,8 puntos al 33,4%. En números absolutos, se trata de un retroceso de 12 a 9,5 millones de personas actualmente ocupadas, en comparación con el primer trimestre de este año.

 

Los números informados por el Indec dan cuenta de un incremento del 2,7% de la desocupación en los meses de abril, mayo y junio. Se trata de solo 60 mil personas, pero este efecto se explica por la caída de otros valores clave para la medición de la tasa de empleo, como la cantidad de personas que buscan trabajo activamente.

 

 

La inmovilidad que provocó la pandemia también desalentó la demanda y eso hizo que el efecto sea menor, puesto que la desocupación contempla a quienes no trabajan pero buscan activamente un empleo. En efecto, la población económicamente activa (PEA) cayó en 3,5 millones de personas, de 13,4 a 10,9 millones. Otro dato elocuente es el de la población económicamente inactiva (quienes no buscaban empleo pero estaban disponibles para trabajar), que pasó del 0,7% al 4,6% en un trimestre.

 

El Indec señaló en su informe que “estos resultados reflejan en gran medida el impacto que tuvo sobre la dinámica del mercado laboral la pandemia por el Covid-19 y las restricciones en determinadas actividades y a la circulación dispuestas por el aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO)”.

 

El organismo de estadísticas graficó además que “las personas que no pudieron concurrir por suspensiones, otras causas laborales y licencias alcanzaron al 21,1% de los ocupados, cuando en igual trimestre de 2019 esta proporción era de 2,6%”.

 

También se incrementó significativamente el número de personas que realizó el trabajo desde su vivienda. Este indicador pasó de representar el 6,5% de los ocupados en el primer trimestre a constituir el 22,0% de los ocupados en el segundo trimestre de 2020.

 

Fuente DIB