Olavarría da un “Giro” para separar y reciclar residuos

El Municipio presentó el proyecto de Gestión Integral de Residuos Sólidos (Giro) que buscará implementar con la colaboración de la fundación Mckinsey. “Que Olavarría le enseñe al mundo que es posible crear ese sistema de reciclado inclusivo y económicamente sustentable” resumió Larissa Sakamoto.


“El Gobierno Municipal viene trabajando desde hace mucho tiempo en talleres, charlas, campañas en establecimientos educativos, Ecocanje, instalación de puntos verdes. Después de diversas jornadas que hemos realizado en la comunidad, hacen que hoy la ciudad esté preparada para esto. Es un gran proyecto, es muy ambicioso”. Con esas palabras la subsecretaria de Medio Ambiente Emilia Díaz, presentó el convenio que la Municipalidad firmó con la Fundación Mckinsey para implementar el programa Giro, Gestión Integral de Residuos de Olavarría.

En el Centro Cultural Municipal estuvieron el intendente Ezequiel Galli, el secretario de Desarrollo Económico, Julio Valetutto, y por la fundación Mckinsey, la líder del proyecto Giro, Larissa Sakamoto, y una de las integrantes, Paz Porres.

Se trata de una iniciativa que se extenderá por tres años para generar en Olavarría un sistema de reciclaje de residuos y llegar a instalar una planta para tal fin. “Intervienen todos los actores para tener una gran participación de la comunidad. Vamos a escuchar las opiniones y analizar la mejor metodología para implementar. Lo vamos a hacer en conjunto” agregó Díaz quien además adelantó que en breve estará disponible en el sitio de Gobierno Abierto una encuesta para que completen los ciudadanos y otra para los comercios para comenzar a recolectar opiniones. “Como comunidad estamos preparados porque hace mucho que venimos trabajando esto” subrayó la funcionaria.

Reciclar la mitad de los residuos

“Entre todas las ciudades que formaron parte de la preselección, Olavarría ha sido elegida para formar parte de este estudio que se llama Giro, es el segundo trabajo que va hacer Mckinsey en Argentina” destacó el intendente quien agregó que los integrantes de la fundación “han generado un equipo de trabajo en conjunto con el Municipio de Olavarría”.

“Puede ser algo que nos coloque a nivel país y Latinoamérica en la punta de lanza de lo que puede ser una réplica del sistema en distintas ciudades. Es un día de mucha alegría para nosotros, hemos trabajado mucho para poder ser seleccionados” celebró el jefe comunal.

Según se dio a conocer en la conferencia, este jueves se concretó la primera reunión conjunta de todos los secretarios en representación de las áreas municipales para la implementación de este proyecto.

El objetivo es “llevar adelante un proyecto muy ambicioso, recuperar residuos a partir de la separación en origen y de la recolección diferenciada. Es recuperar esos residuos para comercializarlos” explicó Ezequiel Galli.

Más adelante, la subsecretaria Emilia Díaz detalló que actualmente Olavarría produce “más o menos un kilo de residuos por habitante por día, son un poco más de 110 toneladas que ingresan por día al relleno sanitario. Un 40% es materia orgánica. Una parte iría al relleno sanitario como basura, un 10 o 20%, y el resto sería la parte que se puede recuperar”.

La funcionaria aclaró que con las primeras pruebas se harán testeos para saber el porcentaje de residuo orgánico e inorgánico. No obstante, el objetivo planteado es llegar a reciclar un 50% de la producción total. “Es nuestro gran objetivo” dijo al tiempo que señaló que se trata de una escala nunca alcanzada. En ese sentido, añadió que “en un 30% seguro se pueden reducir los residuos”.

Sobre este aspecto, Larissa Sakamoto, expresó que “la cantidad de residuos que recuperamos al final depende de la comunidad y de la participación de cada uno”.

Problema global, solución local

El secretario Valetutto definió la labor de la fundación Mckinsey en términos de “colaboración”. “Es una fundación internacional sin fines de lucro que nos va ayudar” remarcó.

Se refirió a la “cuádruple hélice de la innovación” que se busca poner en marcha de la que participarán “los académicos y los agentes sociales, el estado y los privados. Todos trabajando en conjunto para que Olavarría pueda ser un modelo de ciudad que gestione los residuos de una manera inteligente, sostenible, inclusiva”.

“Nosotros desde la fundación también estamos muy emocionados de trabajar con la comunidad de Olavarría” se presentó Larissa Sakamoto quien comentó que es brasileña y que vive en Argentina desde hace un año y medio. “En la calle notamos el entusiasmo por los programas que ya se llevan a cabo, como las jornadas de Ecosoñarte y también el compostaje” expresó sobre lo que ha vivido en la ciudad en las dos semanas que lleva en Olavarría.

 

“Repensar el reciclado” es el programa de Mckinsey que en Olavarría se llamará Giro. Fue lanzado en 2018 con el objetivo de “empoderar a la comunidad a construir sus propios sistemas de reciclaje que fueran inclusivos y económicamente sostenibles” informó Sakamoto. La representante de la fundación sostuvo que “hoy el problema de los residuos es un problema global. En el mundo se generan más de tres millones y medio de toneladas de residuos al día. Esos residuos van a un relleno o basural; y sin embargo, si fueran recuperados, reciclados y reconvertidos tendrían un valor intrínseco de más de 100 mil millones de dólares al año”.

Sakamoto definió: “Nosotros aprendimos en nuestros proyectos que aunque sea una problemática global, la solución de reciclado se tiene que llevar a cabo -enseñar e implementar- de una manera muy local. Aprendimos lo importante que es trabajar en contacto estrecho con la comunidad y también encontrar a todos los actores para que esto funcione y se mantenga en el tiempo”.

Tras exponer los antecedentes del trabajo de la fundación en CABA en un barrio, Villa 31, contó que en 2019 la fundación decidió llevar adelante “el modelo de ciudades” para lo cual buscaron en la provincia de Buenos Aires una ciudad que se adaptara a la propuesta. “Ganó Olavarría y nosotros la elegimos porque pensamos que la comunidad estaba lista para ese siguiente paso en la gestión de residuos y reciclaje. Era una comunidad que ya tenía una gran preocupación por la sustentabilidad, ya tenía prácticas de sustentabilidad y también tenía un equipo muy fuerte enfocado en esa temática”.

Trabajo local en cuatro ejes

Según se explicó en la conferencia, en Olavarría el trabajo se llevará adelante en cuatro ejes.

El primero es “compromiso y educación de la comunidad”. Se busca con ello “apelar a la separación de residuos en tres categorías: orgánicos, inorgánicos y la basura que no puede ser reciclada ni reconvertida” indicó Sakamoto.

La segunda parte “es una nueva logística de recolección municipal diferenciando esas tres categorías” agregó. Se busca que los materiales lleguen limpios y separados para su procesamiento.

“La tercera y cuarta parte tienen que ver con crear nuevas infraestructuras de reciclaje para el Municipio” dijo.

Durante el primer año de implementación “estaremos muy enfocados en entender muy bien a la comunidad, el contexto local y cómo funciona la gestión de residuos hoy. Y también hacer el contacto con todos los actores que trabajan en la gestión de residuos para, juntos, diseñar el sistema de reciclado del futuro” adelantó.

Díaz y Sakamoto explicaron que en ese marco, se lanzarán pruebas piloto por zonas y barrios seleccionados a fin de medir el impacto y analizar el resultado. En el segundo año se llevará la iniciativa a toda la comunidad.

Julio Valetutto resaltó, en tanto, la importancia de la participación de la comunidad. “A veces pasa que cuando los sistemas no son trazables, ni virtuosos tanto en lo social como en lo económico o laboral, hay partes que faltan y queda el estado trabajando sólo con un proyecto que no está tan validado” sostuvo. A su vez, consideró que este tipo de propuestas “genera empleo, e inversiones de privados y del estado”.

“Lo que tiene que quedar claro es que desde el estado, nuestro objetivo es el bienestar de las personas. La fundación es sin fines de lucro. Entonces la modelizacion del sistema que vamos a llevar adelante es a favor de toda la ciudad. No hay una torta que se vaya a quedar una parte alguien. Es justamente un modelo que incluye personas, que genera valor e inversión para Olavarría. No hay algo que estamos repartiendo. Hay algo que estamos construyendo para generar valor agregado en la ciudad y que eso genere economía” resumió el secretario sobre la puesta en marcha del proyecto.

En el cierre, Larissa Sakamoto consideró que “la idea de la fundación es que Olavarría le enseñe a Argentina y al mundo que es posible crear ese sistema de reciclado inclusivo y económicamente sustentable. Y así llevar este programa a otras ciudades de Argentina y también América”.