Persecución y accidente: un motociclista herido y aprehendido

La situación se registró en el inicio de la madrugada de este jueves. En el escape cruzó 6 semáforos en rojo.


Un joven de 18 años debió ser hospitalizado en el inicio de la madrugada de este jueves luego de haberse implicado en un violento siniestro vial que tuvo como escenario la rotonda que une las avenidas Colón e Urquiza, finalizando el rodado que manejaba en el playón de una estación de servicios. Sin embargo, tal cual pudo saber Central de Noticias, la historia comenzó a varias cuadras de allí.

 

Si bien todo el caso tiene como lugar común a la avenida Colón, el comienzo del hecho fue a la altura de Tacuarí, donde personal policial que realizaba tareas adicionales para Control Urbano municipal vio cómo una moto de baja cilindrada circulaba a alta velocidad, con dos ocupantes y sin las luces encendidas.

 

 

Según añadieron las fuentes consultadas, sobre el cruce con avenida Ituzaingó se les logró dar alcance y requerir que se detengan para ser identificados. Sin embargo, lejos de aminorar la marcha, el joven que la guiaba aceleró y siguió por esa avenida, dando lugar a una persecución que se extendió por varias cuadras.

 

De acuerdo a las actuaciones labradas, en el escape atravesaron 6 semáforos en rojo, más precisamente la totalidad de los que se hallan en lo que podría denominarse como el tramo céntrico de la avenida Colón. Es decir aquellos que se encuentran ubicados sobres los cruces con Almirante Brown, Alsina, Rivadavia, Lamadrid, España y avenida Pringles.

 

 

La persecución continuó más allá del paso a nivel y sería sobre la rotonda con Urquiza en donde el conductor habría perdido el control del rodado y colisionado luego con un cartel de la estación de servicios ubicada sobre ese cruce. La moto, una Yamaha de baja cilindrada, se deslizó y culminó sobre el playón, frente al shop del lugar.

 

El motociclista debió ser trasladado por precaución al Hospital Municipal, donde permanecía en observación en el área de cuidados generales, con la custodia de personal policial. Las actuaciones en su contra, en principio, fueron encuadradas como “desobediencia”. Por su parte el acompañante, también de 18 años, resultó con raspones menores.