Desarticularon una red de venta de droga con nexos en Olavarría y Laprida

Personal de la Delegación de Investigación de Drogas Ilícitas de Azul incautó más de 10 kilos de marihuana y detuvo a un hombre, que permanece en la seccional policial de la vecina ciudad.


En los últimos días personal de la Delegación Departamental de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado Azul llevó a cabo un importante procedimiento que dejó como saldo un hombre detenido y el secuestro de más de 10 kilos de marihuana.

 

 

Según se refirió en la jornada de este viernes, el procedimiento se hizo efectivo el último miércoles sobre la Ruta Nacional N° 3, a la altura del cruce con Ruta 60, “lugar estratégico para los investigadores”, según se enfatizó. De esas tareas también tomaron parte en colaboración agentes del Comando de Prevención Rural de Azul.

 

Se trató de la interceptación de un camión Fiat Iveco, perteneciente a una  firma que nada tiene que ver con la investigación. “En total desconocimiento del suceso”, añadieron los investigadores, quienes añadieron que en el habitáculo de ese rodado, se encontraron 14 “panes” de marihuana que arrojaron un pesaje total de 10 kilos con 348 gramos.

 

 

A la par, se llevó a cabo el hallazgo y secuestro de más de 23 mil pesos y el teléfono celular del acusado, identificado como Maximiliano Flores, quien ya fue indagado por el fiscal de la causa, el doctor Lucas Moyano. El hombre permanece alojado en la Delegación Departamental de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado Azul.

 

Se expresó que todo se dio en el marco de una investigación que data de varios meses y avanza sobre la comercialización de estupefacientes, con epicentro la ciudad de Laprida. De acuerdo con lo que se añadió, el acusado hacía llegar la sustancia ilícita a la vecina ciudad y desde allí la distribuía, todo mediante distintas personas abocadas a la venta y distribución de estupefacientes a distintas ciudades del centro de la Provincia de Buenos Aires.

 

 

Se añadió que a partir de esa información se comenzaron a realizar minuciosas y arduas tareas de inteligencia en las que se determinó que la sustancia provenía de Buenos Aires, y que era trasladada hasta Laprida o en su defecto Olavarría. Una vez la droga en nuestra ciudad, el principal sospechado viajaba y la ingresaba a Laprida, donde la controlaba y luego la distribuía.