El Frente de Todos le apuntó al convenio con la fundación Mc Kinsey

Mercedes Landívar cuestionó el acuerdo que firmó el Ejecutivo con la consultora multinacional. “Que nuestro Municipio piense con conciencia colectiva, inclusiva y local” expresó la concejala.


La concejala del Frente de Todos Mercedes Landívar hizo referencia al acuerdo que el intendente Galli realizó con la fundación Mc Kinsey sobre la Gestión Integral de Residuos Urbanos (GIRO) y señaló: “no puedo dejar de mencionar y hacer referencia al reciente acuerdo entre el Municipio con la fundación Mc Kinsey, consultora mundial con estrechos vínculos con el macrismo y envuelta en varios casos de corrupción”.

El planteo se expuso en la última sesión del Concejo Deliberante en el marco del tratamiento de distintos proyectos vinculados con la gestión ambiental.

Landívar agregó que “son de público conocimiento cada uno de los negociados millonarios que tuvo la fundación Mc Kinsey en los últimos años, con la gestión Cambiemos, por nombrar algunos: CABA le otorgó 140 millones para mapear veredas en mal estado y urbanizar la villa 31; Dietrich le otorgó 10 millones para modernizar semáforos y el ex Ministro de comunicaciones Oscar Aguad le otorgó un contrato por 875 mil dólares para explotar comercialmente ARSAT”.

La representante del Frente de Todos planteó “¿es necesario en este contexto y ante la gran necesidad de trabajo, que para repensar el reciclaje se haga un convenio con una multinacional?”. Consideró en ese marco que “es tiempo de que se revean estás cuestiones y que nuestro Municipio piense con conciencia colectiva, inclusiva y local para generar las herramientas necesarias que fomenten la gestión de residuos locales acompañando a quienes ya están desde hace tiempo trabajando en esto”.

El programa GIRO fue presentado semanas atrás por el intendente Galli junto a funcionarios y representantes de la fundación quienes adelantaron aspectos de su trabajo con el objetivo de aplicar en Olavarría un sistema de separación y reciclaje de residuos.

A raíz de dicho convenio, también hubo críticas de la cooperativa de recicladores Viento en Contra y del MTE que apuntaron contra la fundación. Este caso, el propio Galli respondió que “acá no queremos dejar afuera a nadie. La idea es todo lo contrario, es que todos los actores -ya sea la cooperativa Viento en contra o todas las cooperativas que se generen o puedan crear en el transcurso del tiempo- sean parte de este trabajo”.