Manifestación contra el “abuso policial”: “No le tengo miedo a la policía, no me voy a quedar callada”

 

La convocatoria fue realizada por redes sociales luego la denuncia pública de distintos hechos de violencia institucional. Una madre denunció las agresiones que sufrió su hijo. A su vez, se sumaron manifestaciones de apoyo al joven agredido en la zona del skatepark.


Esta tarde, alrededor de las 16:00, se realizó una concentración y manifestación frente a la Estación Departamental de Policía y frente a la sede de la comisaría Primera. Un grupo de jóvenes y familiares se convocaron a través de redes sociales para repudiar distintos hechos de violencia institucional que fueron denunciados públicamente.

 

Puntualmente mencionaros dos situaciones: por un lado, el domingo se viralizó un video en el que muestra la agresión que sufrió un adolescente por parte de un efectivo policial en la zona del skatpark. Por el otro lado, una mamá denunció la agresión recibida por su hijo el pasado viernes.

 

En ese sentido, los manifestantes golpearon su skates sobre el asfalto en señal de protesta contra estas situaciones de violencia policial. Permanecieron sentados en el cruce de Brown y Belgrano, interrumpiendo el tránsito vehicular.

 

 

“No le tengo miedo a la policía, no me voy a quedar callada”

 

Central de Noticias dialogó con Marcela Villafañe quien denunció la agresión que recibió su hijo el pasado viernes.

 

“Le pegaron a mi hijo, fue la policía. Lo agarraron en la zona de Embajadores, cerquita del arroyo, en una parte oscura. Apagaron las luces del patrullero, se bajaron, le empiezaron a pegar”, contó Villafañe.

 

“Cuando se cansaron de pegarle le dijeron que lo dejaban seguir porque no tenía pinta de ‘chorro’. Le dicen ‘dale caminá’ y le sacuden un tiro. Si se les va la mano, me lo tiran al arroyo”, aseguró la mujer en el medio de la protesta.

 

“Quise hacer la denuncia y me dijeron que acá (por la sede policial) no pueden tomar la denuncia. Fui a fiscalía, me dieron un papelito, la denuncia se hace por correo. Todavía no me han llamado. Nadie me respondió nada, indicó y agregó que cuando se enteró de la situación llevó a su hijo al Hospital: “me lo revisaron enojados porque tendría que haber hecho la denuncia”.

 

 

“Le pegaron con la culeta de la escopeta en la nariz y le sacudieron un tiro. No le tengo miedo a la policía, no me voy a quedar callada”, aseguró la mujer y concluyó: “No voy a parar hasta que esta gente deje de trabajar en la fuerza”.

 

Luego de reclamar frente a las sedes policiales, marcharon hasta el Municipio donde se reunieron con las familias que llevan adelante un acampe frente al Palacio San Martín y una sentada dentro del edificio municipal.