Presupuesto 2021: “en un contexto de incertidumbre hay un criterio de prudencia”

Lo definió la secretaria de Economía municipal, Eugenia Bezzoni. El impacto de la pandemia alcanza a los gastos de Salud, la asignación de recursos en general y también, en el coeficiente de distribución de la coparticipación. El inicio de 2021 “con otro decreto de aumento de tasas del Ejecutivo”.


“Prudencia” es la palabra clave a la hora de explicar la elaboración del Presupuesto 2021 de Olavarría. La incertidumbre acerca de numerosos ingresos y egresos previstos primó en la exposición de la secretaria de Economía municipal, Eugenia Bezzoni, en la entrevista que cedió a Central de Noticias sobre el tema.

El viernes se presentó el proyecto en el Concejo Deliberante: el 77% del gasto es para Desarrollo Humano, Salud y Obras Públicas. Y la previsión es que aumentarán las tasas por decreto en el inicio del año.

A eso, se suman la baja coparticipación recibida este 2020 -en la comparativa con 2019 y la inflación-, la proyección del CUD 2021 a la baja por la evolución del sistema sanitario, y el retroceso que ha mostrado el Derecho de Explotación de Canteras (Impuesto a la Piedra).

“Tenemos que recuperar ingresos perdidos y además poder afrontar los compromisos que se vienen” planteó Bezzoni sobre los desafíos financieros para el año que viene, donde el Municipio deberá devolver 81 millones de pesos a la Provincia y espera empezarlo con un déficit mucho menor al del comienzo de 2020.

-El presupuesto es de 4.900 millones y en principio no hay grandes variaciones respecto de la distribución de fondos, ¿Desarrollo Social, Salud y Obras Públicas requieren los mayores recursos?

-Sí. El presupuesto son 4.986 millones. Cada secretaría planteó sus necesidades y resulta que esas tres son las que generalmente mantienen los mismos porcentajes porque son las prioridades. Alcanzan al 77%. La Secretaría de Desarrollo Humano y Calidad de Vida priorizó el tema de la ayuda social a personas, que duplica casi el importe del año pasado. Tiene algunas particularidades porque por ejemplo no incluye el SAE que en el Presupuesto de 2020 estaba, y ya se terminó el convenio con la Provincia. En la Secretaría de Salud se han proyectado seis meses más de pandemia, y la Secretaría de Obras Públicas con las obras.

-Acerca del aumento de la ayuda social, ¿cómo se presentó, es ayudar a más personas o destinarles más recursos?

-Es un mix. Incluye las ayudas monetarias que se dan en carácter de subsidio y después el tema de la ayuda social en comida, que eso se ha reforzado muchísimo y se ha ampliado mucho la cantidad que se da también en materiales de construcción y demás. Pero básicamente son bolsones de alimentos y subsidios en dinero para pagos de alquileres.

-¿Qué implica que se proyecten seis meses en pandemia para el área de Salud?

Todo el gasto que implica en materia de elementos de protección personal y las drogas anestésicas que se dan en la parte intensiva, los insumos de laboratorio Covid entre otras particularidades. Seis meses de pandemia donde también, por otro lado, las cirugías han bajado entonces también se proyectan de esa forma. O sea, el Hospital incluye 6 meses parecidos a la repercusión que tuvimos de abril a septiembre de este año, con ajuste de precios y demás. Tendremos seis meses puros de pandemia y seis meses más normales. Y a su vez, en la Secretaría de Obras Públicas está la obra del Hospital.

-Acerca de esa obra, ¿cuánto es el monto proyectado y finalizará en 2021?

-Según la información de Obras Públicas, restan 18 meses de ejecución con lo cual está proyectado una parte para el año que viene y terminarla al año siguiente. El monto que está en el presupuesto es 40.320.000 pesos.

-También en cuanto a Obras Públicas, la licitación de recolección de residuos ¿tendrá impacto en este presupuesto?

-No. Va a impactar en 2022 porque se firmó la prórroga con Malvinas por un año más, así que en el presupuesto está plasmado el valor que le estamos pagando actualmente más el ajuste de precios para el año que viene de acuerdo a la inflación.

-El aumento de 83% en el gasto de insumos de salud, ¿dónde se verá: más insumos o más inflación?

-Los precios ya aumentaron y cuando se proyecta, se hace al nivel de consumo y con precios que uno ya tiene la información: se proyecta al valor actual más un ajuste que estimamos en 29% de inflación de acuerdo al parámetro del presupuesto nacional. Pero sabemos que el tema de los medicamentos está atado más al dólar más que a la inflación que arroja el INDEC, con lo cual las variaciones de medicamentos son mucho más significativas. A su vez, hay un contexto donde escasea, como por ejemplo en este momento las drogas anestésicas para cuidados intensivos que han triplicado los valores porque hay una cuestión de oferta y demanda. Entonces, los consumos se proyectan desde el punto de vista de la farmacia y los consumos actuales de la pandemia, y después los precios en función a precios actuales y ajustes futuros. Ese 83% de incremento de salud se plantea sin considerar el gasto en personal: si uno mira hoy el presupuesto que presentamos para la Secretaría de Salud y lo compara con el presupuesto del año pasado, la proyección interanual da un 20% de aumento, pero porque tiene un componente de mano de obra muy significativo que hoy no se está proyectando porque la paritaria no está cerrada.

 

-Bien. Respecto de la paritaria, ¿qué se puede decir a esta altura? ¿Se espera cerrar la negociación antes de fin de año?

Esperemos poder llegar a un acuerdo. Esta semana nos volvemos a reunir. Es un año complejo para la paritaria.

Nosotros todos los meses vamos monitoreando el recupero de los ingresos, todavía no hemos llegado a valores normales, si bien festejamos todos los meses que a partir de julio empezaron a volver a crecer y lo siguen haciendo mes a mes. Esta semana terminaremos de cerrar el mes de octubre en términos de reportes y fue mejor que el mes de septiembre incluso. Pero también dependemos, por ejemplo, de proyecciones aunque sea preliminares de lo que será la coparticipación para el año que viene, que no la tenemos.

Obviamente reconocemos que el empleado municipal necesita un reajuste en su salario porque ha perdido mucho poder adquisitivo. Pero también por parte del Ejecutivo, de una manera prudente monitoreamos y tratamos de tener la mayor cantidad de elementos posibles como para poder cerrarla en una buena oferta, pero sin plantear algo que después no podamos pagar. Porque además, nosotros a partir de enero incluso, tenemos que empezar a devolver los 81 millones que nos prestó la Provincia por abril y mayo para asistir al pago de los sueldos. Es todo una ecuación que esperamos poder resolver en las próximas semanas.

-La coparticipación este año se dio con mucha irregularidad en los pagos, ¿qué se espera para 2021, aunque no se sepa la proyección total?

-La verdad que ojalá que podamos tener mayor previsibilidad. Llevo un indicador que es la coparticipación del año anterior ajustada por inflación y cuánto deberíamos estar recibiendo hoy en día: lo que estamos recibiendo todavía está por debajo. En octubre empezó a acercarse un poco más lo que debería ser el monto. Tiene que ver con la pandemia, con el contexto de fases y cómo se recauda a nivel nacional y provincial. Esperamos que esta situación se vaya normalizando.

Hay otros temas a definir, como el Coeficiente Único de Distribución (CUD) que tiene que ver con porcentajes de ocupación del Hospital y llegan hasta junio de este año. La verdad que el Hospital de marzo a junio tuvo bajo porcentaje de ocupación, no había internaciones y prácticamente no había casos de Covid. Son factores que influyen: el porcentaje de internación, los días por cama, los pacientes por día. Estamos esperando cómo nos va a dar para el año que viene, además de cómo van a ser los aumentos previstos por la Provincia. Esperamos tener novedades pronto.

-Es un cúmulo de incertidumbres mucho de lo que está planteado.

-Por eso, como es mucha incertidumbre, porque nosotros también vamos monitoreando el Derecho de Explotación de Canteras y muchas variables. En un contexto de incertidumbre hay un criterio de prudencia y de no ofrecer cosas que uno después no pueda cumplir. Estamos en una situación que además, venimos de un año complejo, ha sido un abril terrible y un mayo peor, y recién a partir de julio empezaron a repuntar los ingresos. Entonces, venimos de un año complejo, no es que tenemos una reserva que decimos “bueno podemos ofrecer otra paritaria”.

-En este repunte de las variables que mencionás, ¿se alcanza lo que era 2019?

-No, todavía no se alcanza, estamos por debajo. Ya lo dije en la coparticipación. En el Derecho de Explotación de Canteras, por ejemplo en septiembre estábamos todavía en un 17% por debajo de lo que declaraban el año pasado para el mismo mes. Y meses anteriores llegamos a estar 43% abajo con lo cual venimos de baja considerables. Tenemos que recuperar ingresos perdidos y además poder afrontar los compromisos que se vienen.

-En este proyecto, no se propuso aumento de tasas. ¿Que es lo que piensan respecto de 2021?

-Ya aumentamos las tasas en julio a través de un decreto con la inflación que fue de enero a junio. La idea que está proyectada en el presupuesto es ir con otro decreto de aumento de tasas del Ejecutivo, que tenemos la posibilidad de hacerlo por ordenanza, con la inflación de julio a diciembre de este año.

-La emergencia económica y financiera que rige en el Municipio termina el 31 de diciembre. ¿Cómo va a cerrar el 2020, será nuevamente deficitario?

Nosotros monitoreamos continuamente el tema de la deuda. Ha ido bajando, y esperamos para diciembre poder estar en una regularización de casi la totalidad. No es que vamos a estar sin deuda porque el Municipio siempre la tiene, hay una deuda normal de unos 45 días de pagos a proveedores. Hoy estamos un poquito más pero hemos ido reduciendo a lo largo del año. El año que viene vamos a tener que pagar otra deuda, con la Provincia, pero ojalá podamos arrancar el año de otra manera. No es una expectativa optimista, yo la llamo prudente.