Liberados piden la contratación del Municipio para la realización de distintas tareas

 

La rama de liberadas y liberados del MTE entregó una carta al intendente Ezequiel Galli. Ofrecieron soluciones a distintas problemáticas de la ciudad y solicitaron la contratación por parte del Municipio para fomentar el trabajo y luchar contra la reincidencia.


Este martes la rama de liberados y liberadas del MTE (Movimiento de Trabajadores Excluidos) entregó una carta dirigida al intendente Ezequiel Galli. La intención es solicitar la contratación por parte del Municipio de las distintas unidades productivas de la organización como una forma de solucionar problemáticas de la ciudad, fomentar el trabajo digno y luchar contra la reincidencia.

 

En el documento entregado describen en primer lugar las condiciones de sobrepoblación y hacinamiento de los lugares de detención, “sin acceso a la salud, al trabajo, a la educación y a las visitas, entre otras faltas a los derechos humanos”.

 

Además, explicaron lo que pasa una vez que la persona sale de estar detenida y se encuentra con un panorama complejo: “no cuentan con recursos económicos, no tienen donde vivir, atraviesan problemas de salud y de consumo problemático de sustancias y contar con antecedentes penales es un impedimento para acceder a un trabajo “formal” o en “blanco”. A su vez, las políticas de asistencia a personas liberadas y sus familias son escasas, y no poseen el presupuesto suficiente para atender la situación de esta población”.

 

Frente a esta situación “quienes estuvimos detenidxs, organizarnos en la economía popular, fue el camino que encontramos para construir una vida lejos del delito y la cárcel. Por eso, creemos que es a través de una política de inclusión que fomente el trabajo y la formación en oficios, tanto en contexto de encierro como en el pos encierro, los caminos fundamentales para que las personas no vuelvan a estar detenidas”, resaltaron.

 

 

Rama de liberadas y liberados del MTE

 

En la actualidad, la organización nuclea a decenas de personas en la ciudad. Afirmaron que “con nuestro trabajo reinventamos la vida de muchos compañeros que estuvieron detenidos y sus familias” y que estas personas “no volvieron a cometer delito”.

 

Detallaron que “todos los días recibimos en nuestro Polo Productivo (Giovanelli 4423) a personas que salen de estar detenidos y los incorporamos al trabajo de nuestras unidades productivas. Muchxs de ellxs son enviados desde las instituciones estatales que deberían ocuparse de su “reinserción social”. Por ello, creemos que es imperante que se reconozca nuestro trabajo, ya que en la actualidad somos los únicos que generamos soluciones concretas al problema del delito y el encarcelamiento.

 

Las cooperativas de liberados/as que lograron consolidarse y que sus servicios sean contratados tienen una nula tasa de reincidencia.

 

 

Las propuestas presentadas consisten en abordar distintas problemáticas de la ciudad. Desde “el abandono en el que se encuentran muchos parques y plazas, o la grave situación de falta de acceso a una vivienda digna para muchas familias”. Sobre este último punto plantearon la posibilidad de “pensar en la construcción de viviendas sociales a través de nuestra cooperativa”.

 

Además, solicitaron a la Municipalidad la contratación del servicio “de nuestras Unidades productivas” ya que cuentan con “la capacitación y las herramientas para realizar trabajos de jardinería (mantenimiento de espacios verdes), trabajos de obra, albañilería, pintura, durlok, herrería, etc”.

 

Por último, aseguraron que “además de darle solución a las problemáticas que aquejan a nuestros vecinos, estaríamos colaborando con la lucha que cotidianamente llevamos adelante desde nuestra organización, creando y fomentando el trabajo para luchar contra la reincidencia”.