Se mantiene la caída en la venta de combustibles un 25%

Los datos fueron informados por la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha). Si bien apenas subió en el intermensual, la comparativa con febrero ratificó el “amesetamiento” de la recuperación que venía desde junio.


En un mes de “amesetamiento” de la actividad, la venta de combustibles en las estaciones de servicio mantuvo casi constante una caída del 25% respecto de los niveles de febrero, el mes previo al aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia de coronavirus.

 

El informe, realizado por la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha), que precisó que en el nivel general de combustibles se registró un incremento intermensual de 0,9%, con subas del 0,1% en gasoil y del 2,4% en naftas.

 

De todos modos, la retracción respecto de febrero, mes de referencia previo a la crisis sanitaria, mostró en septiembre una caída del 32,9% en naftas, del 14,1% en gasoil y un total por promedio de los diversos productos del 23,3%.

 

El presidente de Cecha, Gabriel Bornoroni, expresó en un encuentro virtual con la prensa para presentar el trabajo, que las cifras de septiembre reflejan que “el sector sigue en una situación crítica, con tres de cada cinco estaciones de servicio operando por debajo del punto de equilibrio económico, es decir a pérdida”.

 

En ese contexto, el directivo consideró que la exclusión del sector del programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), por no ser consideradas actividad crítica, genera “un daño importante a las estaciones porque venían con fuertes caídas en las ventas y esto las pone en situación de riesgo”.

 

Alertó, en este sentido, que “las estaciones no van a poder garantizar que todas lleguen a fin de año abiertas o con el equipo de trabajo en condiciones óptimas, pero ya se están analizando alternativas de reducción de costos que no pasen por los despidos”

 

De todos modos, fue optimista a la posibilidad de recuperar parte de la actividad a partir de un eventual pase de situación sanitaria de aislamiento social a distanciamiento social. “Si pasamos a un nivel diferente de movilidad, ya hemos tomado nota en algunas provincias que se dio una modificación en el consumo del 10%, por lo que creemos que la demanda se va a incrementar, no al nivel normal pero va a haber una mejoría en la situación”, estimó