“Somos la rueda de auxilio de la obra social”

Bruno D’Amico, tesorero de AOMA, aclaró algunos “ruidos internos” del rol gremial e incluso explicó algunos recortes vinculados al refuerzo de útiles que no fue entregado. “Actuamos como un verdadero coseguro. Pedimos disculpas y damos las explicaciones, nosotros siempre priorizamos la salud” dijo.


En un año complejo para todos los sectores, el sindicalismo no estuvo exento de ello. Diversas medidas para colaborar con el ingreso de los trabajadores, mantener las fuentes laborales y no tener grandes pérdidas generó, en paralelo, situaciones difíciles.

 

Con todo ese contexto, el tesorero de AOMA Olavarría, Bruno D’Amico, salió a aclarar y explicar algunas decisiones que tuvo que tomar el gremio en torno a la caída de sus ingresos por la pandemia. En primera instancia, señaló que su rol es “cuidar los ingresos del sindicato” y que en un año particular se buscó “dar los mayores beneficios a los afiliados, que no les falte nada, somos la rueda de auxilio de la obra social, los coseguros de salud, etc”.

 

 

Un punto que es conocido pero D’Amico se encargó de reforzar es que “todos los que estamos en el sindicato trabajamos ad honorem. Somos empleados de fábrica. No me paga el sueldo el sindicato, a Alejandro tampoco. Soy empleado de Loma Negra, Alejandro de Cementos Avellaneda, y todos tenemos nuestro sueldo de fábrica. Una de las aclaraciones que queremos hacer es que no vivimos del sindicato como mucha gente piensa. El dinero no está a disposición nuestra porque somos sindicalistas”.

 

Justamente, la pandemia representó un duro golpe. “Las finanzas del sindicato no son infinitas, es finita. Estos últimos 8 meses fueron más finitas que nunca.  El sindicato vio mermado sus ingresos a raíz de los descuentos en cal y piedra que las sumas de pago fueron no remunerativas” situación que generó que no haya ingresos a AOMA Olavarría.

 

“Tuvimos 8 meses tratando de no cortar beneficios a nuestros compañeros. Tuvimos que tomar algunas medidas, la que molestó quizás es no dar el refuerzo de útiles”. ¿Qué fue lo que sucedió? A la entrega de útiles que el sindicato suele otorgar en marzo, cuando comienzan las clases, se le suma un “refuerzo” a mitad de ciclo escolar.

 

Por ese recorte, y entendiendo la cuestión sanitaria, “hicimos mucho hincapié a dar coseguros para medicamentos, médicos por fuera de la obra social, odontología que es un rubro que aportamos mucho para los compañeros. Damos mucho más reintegro que una de las mejores prepagas. A pesar de que la gente se queja de que es poco dinero, damos mucho más”.

 

En cifras, para sumar a este “esfuerzo sindical” se aportan 700 mil pesos mensuales para medicamentos. “Al afiliado a AOMA se le hace un 50% de descuento de medicamentos, más el 40% de la obra social. Es decir, tienen 90% de cobertura”.

 

Admitió, en esta misma línea, que “hizo un poco de ruido” no dar ese refuerzo de útiles, pero “podemos decir que nadie que haya venido al sindicato se le negó un reintegro. Le damos prioridad a la salud y más en tiempos de pandemia”.

 

En este punto, D’Amico fue contundente, no sólo por el rol sindical sino por su explicación: “actuamos como un verdadero coseguro. Pedimos disculpas y damos las explicaciones, nosotros siempre priorizamos la salud”. Con la reactivación económica “ahora sí ya estamos planeando la actividad dado que han mejorado los ingresos todo ha empezado a moverse”.

 

“Estamos planeando comprar útiles de principio de año, tendremos que ver cómo comienzan las clases, si es mitad presencial, mitad virtual, si será todo presencial o todo virtual. Estamos viendo qué vuelta de rosca le damos a la entrega de útiles, pero la haremos. También guardapolvos. Estamos analizando el año que viene”.

 

Finalmente, y en medio de cuestionamientos en un año complejo, D’Amico dijo que los afiliados “tienen la tranquilidad que cualquier crítica que se quiera hacer es bienvenida. Tenemos el teléfono abierto, las puertas están abiertas, los compañeros nos ven en nuestros puestos de trabajo, no nos quedamos solo en la oficina”.

 

“Lo importante es sacarse de las dudas, no opinar del comentario del comentario. Ha habido muchos malentendidos, demostramos que si hay críticas no vamos a la empresa para que se lo desvincule, todo lo contrario, necesitamos esa crítica para no quedarnos de brazos cruzados y hacer la plancha” cerró.