Aniversario de Olavarría: la construcción del “ser olavarriense” (parte 2)

 

Empresarios, artistas, docentes, funcionarios, deportistas, vecinos y vecinas, fueron tan solo algunos de los consultados en un nuevo aniversario de la ciudad. Saludos, deseos, aromas, anécdotas y recuerdos en su cumpleaños número 153.


 Central de Noticias contactó a empresarios, funcionarios, artistas, docentes, deportistas, y varios etcéteras, para que traten de responder una simple –pero a la vez muy compleja- pregunta: ¿qué es ser olavarriense?

 

Ya tuvimos una primera parte de testimonios y en esta segunda entrega, se sumaron nuestros lectores para acercarnos a una respuesta. ¿Hay una sola respuesta?

 

Gustavo Spaltro – referentes de Estrellas Amarillas, director de Control Urbano

 

Soy nativo de esta hermosa ciudad que hoy está cumpliendo 153 años. Estoy orgulloso porquees una ciudad en constante crecimiento, la vuelvo elegir una y mil veces.

 

En el año 2003, por razones económicas, tuve que emigrar a España y el desarraigo es tremendo, uno aprende a valorar lo que es su tierra, su ciudad. En el 2018, más precisamente el 15 de septiembre, perdí a una de mis hijas en un accidente, yo viviendo allá no se pueden imaginar lo es que es estar lejos tu ciudad en ese momento.

 

A raíz de esta tragedia llevo adelante con mi cuñado la fundación Estrellas Amarrillas, agradezco a todas las familias de Olavarría por el apoyo incondicional, cómo no quererte mi ciudad, gracias Olavarría por tanto.

 

También, como director de Control Urbano, aprovecho para agradecer y poner el acento en la ciudad hermosa que tenemos. Feliz cumpleaños Olavarría.

 

Hosanna Cazola – coordinadora de la unidad de políticas transversales del Ministerio de la Mujer

 

Olavarria para mi es la ciudad que condensa todas las emociones y experiencias transitadas. Nunca estuve muy lejos de este pedazo de tierra, geográfica ni temporalmente. Me atrae la tranquilidad y la previsibilidad, aunque también son las características que me movilizan a sacudir de tanto en tanto las contradicciones.

Contradicciones feroces que nos aplastan en cada esquina de los cuatro bulevares. Pero en todos los rincones nos encontramos las, los y les disidentes, quienes gritamos afónicamente que disentimos con aquello que da paz y tranquilidad a “los vecinos”.

 

Porque en la periferia todo es movimiento. Movimiento que crece de manera organizada e irrumpe con lo seguro del cemento.

 

Volamos y contagiamos como la tierra que pisamos, así nos metemos en todos lados y construimos los mejores mundos posibles en medio de la previsible tranquilidad de lo “normal”.

 

Liliana Schwindt – diputada nacional

 

Olavarría hoy es una ciudad generosa, pueblo de gente emprendedora y solidaria, fábrica inagotable de artistas, deportistas e intelectuales, orgullosos de su origen y de su historia.

 

Ciudad de paisajes variados y maravillosos desde el gris de sus fábricas hasta el verde de sus campos y el marrón de sus sierras. Olavarría tiene sin dudas en su gente su activo más importante y en sus instituciones el elemento desarrollador en relación a otras ciudades.

 

En esta pandemia difícil que estamos atravesando, la gente de Olavarría nos ha demostrado que con solidaridad, empatía y trabajo conjunto se puede afrontar cualquier dificultad y salir fortalecido. Mi reconocimiento especial de este aniversario es para todos los ciudadanos y ciudadanas que ayudaron y ayudan cada día a sus vecinos a resolver las distintas necesidades que se presentan.

 

Desde mi lugar decirles que seguiremos trabajando para que Olavarría tenga sueños compartidos, sueños pensados en conjunto, sueños que nos lleve a hacer de Olavarría una ciudad modelo como soñaron nuestros fundadores.

 

Para mí es un enorme orgullo ser olavarriense y lo llevo a todos lados. En mi vida y en mi compromiso como diputada nacional siempre están Olavarría y sus vecinos y vecinas.

Es mi identidad, es quien soy y de dónde vengo. No por nada mi cuenta de Twitter e Instagram es @LilideOlavarria, porque mi familia me dio el nombre, pero Olavarría me dio mi origen y a donde pertenezco.

 

Gabriela Gamberini – Decana Facultad de Cs Sociales- UNICEN

 

Una interesante consigna para repensar el lugar donde nací, vivo y elijo cada día; y como suele suceder en cada celebración, también es un momento propicio para mirar para atrás, analizar el presente -inédito, complejo, incierto-  y delinear futuros. Este proceso entre la historia personal y la historia social de mi ciudad se actualiza, se recuerda, se evoca, se manifiesta y de alguna manera, da sentido a nuestra identidad como olavarrienses (con aquello que nos une, nuestro sentido de pertenencia, nuestras fortalezas, pero también con nuestras diferencias y sinsabores).

 

Pensar en Olavarría es pensar en mi propia historia. Aquí he nacido, al igual que mi madre y mi padre, he crecido, he estudiado, he formado mi familia y desarrollado mi profesión. Aquí construí lazos de afectos familiares, con amistades, grupos de trabajo y de investigación, he sentido el espíritu solidario y disfruto de sus espacios naturales y lugares culturales.  Aquí, he vivido los momentos más felices de mi vida y también los más duros y difíciles.

 

Pensar en Olavarría es recuperar los relatos de familia, docentes, colegas, vecinas y vecinos,  vinculados con aquellos momentos  que nos atraviesan, los testimonios de inmigración, de trabajo (con la influencia de las fábricas),  de esparcimiento social y deportivo (la vida en los clubes, las olimpiadas, etc.), de catástrofes (la inundación del `80), de dictaduras (Monte Pelloni) y de esperanzas con el retorno a la democracia y el clima de época, de historias centradas en las localidades (con sus peculiaridades y sus paisajes), de educación (con la creación de las facultades), de salud (el Hospital Municipal), por nombrar algunos hitos de significación que han calado en nuestra memoria colectiva.

 

Pensar en Olavarría en clave de educación es proyectar horizontes y escenarios posibles; es considerar su amplia oferta (que se extiende desde el nivel inicial hasta el superior e incluye posgrados). Es valorar la fuerza  de la universidad pública en la región y el  aporte fundamental de las ciencias sociales en la configuración de sociedades post pandemia- signadas por el impacto de lo impensado, por la  marcada desigualdad social (pobreza y concentración), por la crisis ambiental, por los problemas del trabajo ( informalidad)  y la violencia social – para crecer con más justicia social, más igualdad, más diversidad cultural, mejores condiciones para las infancias, adolescencias y adultxs mayores, con avances en políticas de género,  con más pluralidad en materia de comunicación, información y democracia.

 

Que este nuevo aniversario traiga consigo nuevas oportunidades, conquistas y proyectos que nos fortalezcan como comunidad. ¡Felicidades querida Olavarría!

 

 

Nuestros lectores y lectoras también aportaron su mirada sobre qué es “ser olavarriense”

 

@Jordeolava

Cruzar de calle en busca de sombra. Pasar los puentes colgantes odiando al que viene detrás. Convertirte en maratonista para que no te agarre el tren en la Colón. Cruzar a mitad de cuadra. Putear el frío del invierno y el vientito. Y Putear en las rotondas.

 

@gasparverna

Ser olavarriense es ser consciente que vivimos en un emirato. No desde el término político, sino desde la riqueza generalizada que hay en el suelo y también en su gente.

 

@diosadlxluna

Perder billeteras

 

@sebaslindner
Haber pasado por el Club Estudiantes… Y Racing también. Ticket, los picnics en Parque Arano, el Salto de Piedra, Loma Negra, Sierras Bayas.

 

@Carosante

Pasar por lo de tus viejos de pasada a algún lado. Llevar plantitas de patio en patio. Cruzarte amigos de auto a auto y ponerte feliz.

 

@sradescofield

Saltar en la punta del puente colgante mientras otros pasan caminando, recorrer localidades con el mate o con Elisa y el megáfono, putear cuando pasa el tren, la negra del Fortín, tener amigues a la vuelta, a seis cuadras, a treinta. Vivir y disfrutar, siempre y en cada momento.