Cómo es el protocolo para las visitas en geriátricos

A partir de este martes ya se encuentran permitidas. Ingresa y conoce los detalles.


Tal como lo anunció en la noche del último lunes en conferencia de prensa, en el marco de una decena de nuevos permisos y excepciones, el intendente Ezequiel Galli informó que desde este martes 1 de diciembre se encuentran en vigencia el protocolo para la visita de geriátricos.

 

Según fue enfatizado desde el Ejecutivo local, “el principal objetivo es restablecer los vínculos entre las personas que residen en geriátricos y sus familiares y redes afectivas”. A la par, se enfatizó que “el protocolo no supone  que están habilitadas las visitas libremente, sino que  cada institución tiene que seguir el mismo rigurosamente”.

 

 

“Venimos trabajando de manera sostenida desde el comienzo de este proceso con las 52 residencias de adultos mayores y sus referentes, hemos recorrido juntos un complejo camino y  conocemos los pasos a seguir para adecuar las visitas en pandemia”, indicó en esa rueda de prensa el secretario de Salud del Municipio Germán Caputo.

 

Sobre a lo que estipula el protocolo en sí el punto inicial para poder comenzar a aplicar un régimen de visitas es que las instituciones hayan acreditado 14 días sin ningún caso confirmado de COVID-19.

 

Posteriormente, se deberá contar con espacios adaptados para la realización de las visitas, los cuales, en lo posible, deberán ser en sitios abiertos o sino con buena ventilación, todo sujeto también a las posibilidades edilicias de cada residencia.

 

Claro está que, a la par, se deberán respetar las medidas de bioseguridad vigentes en la ciudad, tales como la utilización de tapabocas, alcohol en gel, distanciamiento social y el correcto uso de los elementos de protección personal indicados para cada caso.

 

 

En todos los casos las visitas serán programadas con anticipación y tendrán una duración máxima de 30 minutos. Además, no podrán ser de más de 4 personas convivientes entre sí por residente visitado y por turno. Deberán estar espaciadas por un lapso de media hora para realizar la desinfección del espacio. Previo al ingreso de los familiares, se les tomará la fiebre y  se le brindarán elementos de higiene de manos y de protección personal.

 

Si se detecta un nuevo caso sospechoso o confirmado de COVID-19, las autoridades del geriátrico deberán informarlo de manera inmediata, poner en marcha los protocolos sanitarios y suspender todas las visitas hasta que se regularice la situación y sea seguro retomarlas.

 

Por último, se destaca la importancia de sostener las comunicaciones vía telefónica y las videollamadas como alternativas complementarias a las visitas presenciales.