“Es nuestro primer fin de año sin Enzo, va a ser muy doloroso”

Yesica Salguero encabezó una manifestación en la tarde de este miércoles, frente al lugar donde murió su hijo hace exactamente 10 meses.


“Hacía varios meses que venía pensando en hacerlo, pero no tenía la fortaleza porque acá fue la última vez que lo vi a mi hijo”, narró a Central de Noticias Yesica Salguero. El barbijo cubre la mayor parte de su rostro, pero sus ojos delatan claramente qué es lo que le sucede mientras va hablando. Este miércoles se cumplen exactamente 10 meses de la muerte de Enzo, su hijo, quien fue alcanzado por un disparo cuando se encontraba junto a un grupo de adolescentes en el interior de un departamento del mono block 9 del barrio Jardín.

 

Ese fue precisamente el lugar que su madre eligió para recordarlo junto a personas de su vínculo más cercano. Un puñado de afiches y un parlante y un micrófono completaron la humilde puesta en escena. “Decidí hacerlo para recordar lo triste y lo bueno a la vez, porque yo voy a luchar para que él tenga justicia y para que no haya ningún Enzo más en este barrio”, enfatizo.

 

 

Días atrás Yesica fue parte de una marcha nacional en pedido de justicia que llevó el reclamo de numerosas familias a las puertas del Congreso Nacional. “En Buenos Aires me reconfortaron mucho, tuve el placer de conocer a Evelyn Galdin que es la presidente de la organización ‘La Matanza duele’ -la agrupación desde donde se organizó la manifestación-. Tuve el privilegio de conocer a la señora Graciela Sosa que es la mamá de Fernando Báez, y reconfortarme mucho”.

 

“Todas las familias tenemos el mismo dolor y a nadie le importa, a nadie. A mis hijos sus amigos esa noche les dieron la espalda, hoy para mí son completos desconocidos, no están diciendo la verdad y no voy a parar hasta que ellos digan la verdad”, enfatizó, dirigiendo sus críticas a quienes no sólo conocían a Enzo, sino que son los testigos clave de la causa que se sigue desde la fiscalía 4.

 

Inclusive ahondó en esa cuestión y expresó que “ellos se están callando cosas por miedo, por temor. No me importa, yo no voy a parar hasta que el que le quitó la vida a mi hijo primero esté preso y deje de circular en mi barrio, tratando de asustarme o de intimidarme. Yo no tengo miedo, ya me sacaron el miedo. Me sacaron a mi hijo, me sacaron todo”, añadió.

 

 

No demoró mucho más en avanzar sobre la figura del único acusado por la muerte de Enzo, quien a la fecha está libre debido a que el hecho fue encuadrado como un episodio accidental, culposo. “Él circula acá en el barrio como si nada. Al otro día que enterré a mi hijo, él estaba sentado en la plaza del Barrio Jardín tomándose un vino como si nada. Él tiene amigos adentro de este barrio y a mí no me importa. Se cansó de amenazarnos a mí y a mí hijos. Yo no puedo vivir así”, se quejó.

 

Por último, tras dirigir también fuertes cuestionamientos hacia la fiscal de la causa, a la par de reclamar tener un abogado particular que los represente, se lamentó que “es nuestro primer fin de año sin Enzo, va a ser muy doloroso. Vamos a pasarlo y ser fuertes por él. Me necesita fuerte para seguir pidiendo justicia”, finalizó.