Con los votos de Aramburu y Almada, el oficialismo “destrabó” la suba del agua

El servicio aumentará, en promedio, un 97% desde enero. Hubo fuertes acusaciones y discusiones. Valoraron la “limpieza de la boleta” y se prometió quitar la cuota capital.


En un largo debate, con cruces y fuertes denuncias, el Concejo Deliberante aprobó, por mayoría, una suba del 97% del servicio de agua potable. La paridad fue destrabada por Renovación Peronista, dado que Germán Aramburu y Alicia Almada votaron a favor.

 

El proyecto fue presentado por Nicolás Marinangeli (Juntos por el Cambio) y señaló lo que se sabía hasta el momento: la propuesta incluía una disminución del porcentaje de suba dado que “se quitarían algunos ítems de la factura” tales como la Cuota Capital.

 

 

Celeste Arouxet le salió rápidamente al cruce: “cuando vi a Marinangeli presentar este proyecto se me vino a la cabeza cuando Mujica defendió la Rendición de Cuentas que él mismo había hecho”. Explicó todo el recorrido legislativo de la propuesta (que data de un año atrás) y aprovechó para realizar duras denuncias tales como “el expediente era una vergüenza, en una planilla de Excel llegó el balance”.

 

“Nos basamos en información que no está en ningún balance, se entendió que el aumento no es necesario. Cuando mandan a jugársela, mandan a los concejales a levantar la mano. Lo que se viene es vergonzoso. El Municipio controle, cumpla su rol” y pidió “dejar de meterle la mano en el bolsillo a la gente”. “Como legisladora debo pedirle perdón a la gente por este proyecto que nunca debió tratarse, no corresponde” cerró.

 

 

Amespil aclaró que Marinangeli no integra el Consejo de Administración de Coopelectric desde 2019, y hubo varias respuestas vinculadas a su integración “mientras se formuló el proyecto”.

 

Allí, se propuso una modificación para desdoblar el aumento con nuevos cuadros tarifarios: sería una primera etapa en enero y una segunda en mayo. Esto fue rechazado por mayoría, con el voto negativo de, curiosamente, Germán Aramburu.

 

Martín Lastape pidió explicaciones para el desdoblamiento del aumento. “¿Qué cambió para poder desdoblar eso? Pidió el pase a comisiones, no se sabe cuánto porcentaje y demás”.

 

Ubaldo García dijo que si se aprueba el proyecto “estamos aprobando un disparate”. “No estamos en contra del aumento, pero tenemos que analizarlo. Que Coopelectric mande una propuesta seria y coherente” agregó.

 

La propuesta de enviar el proyecto a comisión tampoco prosperó.

 

Germán Aramburu pidió sumar, al universo de usuarios, la “tarifa social” dentro del agua potable. Dijo, entre intervenciones de vecinos enojados por la inminente aprobación, que “es una realidad que en algún momento va a suceder, y uno piensa en qué momento usar ese derecho”. Informarían, minutos después, que la Tarifa Social alcanzará un universo de 1.400 beneficiarios en 36 mil medidores.

 

 

Aramburu criticó la postura de Coopelectric de “usar otras estrategias no del todo legítimas para cobrar distintos derechos que equiparen esa falta de suba” y valoró, en paralelo, que se “limpie” la factura y deje de existir la cuota capital y otros tributos. “El servicio no es malo, repensamos nuestra postura y nos parece un buen inicio para transparentar la tarifa”.

 

Juan Sánchez fue duro con la falta de obras de Coopelectric, y también por los cobros de medidores y otras medidas para equiparar la falta de aumentos. “El interbloque del Frente de Todos no avala aumentos, menos a escondidas, no votamos aumentos”. Mirándolos de frente a Aramburu y Almada, dijo que “siempre el peronismo, los ciudadanos, los concejales vamos a votar por los débiles, toda la vida. Porque los poderosos van a conseguir el tiempo, espacio y lugar para hacerlo. Ahora, en dos meses, cinco, dos años. A los vecinos que les aumentan el 100%, que no les alcanza la plata, ¿quién los representa? Los representa el peronismo”.

 

Tras la denuncia de “aprietes” de Alicia Almada, hizo un repaso de todas las taquigráficas tanto de la comisión como así también la audiencia pública realizada para evaluar este aumento. “La diputada Liliana Schwindt avalaba la limpieza de esta tarifa, esta es una medida para hacerlo” dijo.

 

Celeste Arouxet denunció que Renovación Peronista había firmado el rechazo al aumento del agua en la comisión creada en el HCD y Guillermo Santellán también tuvo duros conceptos en contra de los ediles de Renovación Peronista: planteó que toda la sesión fue “en el borde de lo legal”. “Cuando se pone en juego la dignidad de los que estamos acá adentro es cuando más tenemos que esforzarnos en no admitir la hipocresía”.

 

“Estoy como concejal tras una de las internas más duras del peronismo (NdeR: la que tuvo con Federico Aguilera en 2017), se la comparó incluso con Mario Méndez y Pareja. He sido emboscado públicamente, tergiversado, repudiado, lo único que puedo decir es que estoy acá para poner la cara ante los vecinos de Olavarría y ante quien quiera discutir mi dignidad”.

 

Y apuntó: “el día que vote distinto a mi bloque será porque afecta mis convicciones, mi dignidad y mis valores. Jamás rompería mi disciplina por un acuerdo que va en contra de los vecinos, amañado y se va a ejecutar entre Galli y la Cooperativa”.

 

Al momento de las voluntades, Juntos por el Cambio y Renovación Peronista le dieron los 11 votos al positivo, y desde enero la tarifa de agua aumentará un 100%.