Con polémica y rupturas, vendieron terrenos al Sindicato de Trabajadores Municipales

Alicia Almada y Germán Aramburu acompañaron la propuesta en medio de una fuerte tensión por la protesta del sindicato en la barra del recinto. Se intentó volver el proyecto a comisión y no se logró.


En medio de una tensión, bombos, vientos y muchos gritos, se aprobó por mayoría la venta de un importante predio de terrenos al Sindicato de Trabajadores Municipales de Olavarría. El dato político fue la ruptura del voto en bloque por parte de Germán Aramburu y Alicia Almada (Renovación Peronista) con el Frente de Todos.

 

La concejala oficialista Cecilia Krivochen explicó el proyecto presentado por el Ejecutivo tras un pedido del sindicato del 19 de noviembre. Son tierras ubicadas detrás de la zona de La Máxima valuadas, según estimó la propia autorización, en 40 millones de pesos.

 

 

Desde el interbloque del Frente de Todos se intentó regresar el proyecto a comisiones para un estudio en profundidad dado algunos puntos “grises” de la propuesta, y se dio la primera situación de la jornada: la moción fue rechazada por mayoría, y quienes no votaron fueron sus compañeros de interbloque Alicia Almada y Germán Aramburu (Renovación Peronista).

 

Desde la UCR también se pidió una moción: Martín Lastape pidió que en el proyecto diga explícitamente que el predio vendido sea destinado a “viviendas sociales”. Misma situación: rechazado por mayoría con votos del oficialismo, Almada y Aramburu.

 

Tras ello, el edil radical se mostró enojado por la decisión: “el oficialismo acaba de votar que no sean viviendas sociales, que quede claro que queríamos que sean viviendas para los trabajadores municipales, para darle una garantía de que se harán, y el oficialismo votó en contra”. Instantes después, de todas maneras, felicitó al sindicato “que se pone al hombro la problemática habitacional”.

 

 

Alicia Almada pidió la palabra y recordó a la Mesa de Emergencia (presente en el lugar) “con una lucha permanente en las puertas del Municipio”. “Son familias que están desamparadas en la calle” añadió. Y valoró la respuesta del Ejecutivo “a muchas familias que seguramente son empleados y que este año estuvieron en la trinchera, en el Hospital, bancando por el COVID”.

 

“Los sindicatos tenemos los mecanismos necesarios para que, si el señor Stuppia no cumple con la palabra, sepan sus afiliados castigarlo en las urnas, de eso se van a ocupar los afiliados del sindicato de Trabajadores Municipales” cerró.

 

Finalmente, y entre gritos y acusaciones por parte de la barra, la ordenanza general fue aprobada con los votos de Juntos por el Cambio, UCR, Radicales para el Cambio y Renovación Peronista, en la primera votación de ruptura con el interbloque del Frente de Todos.