Renovación Peronista: “Tener que fijar un aumento no es nada grato”

 

Tras la votación al aumento del agua, los concejales de Renovación Peronista convocaron a una conferencia de prensa para explicar su voto positivo. Germán Aramburu resaltó la obtención de la Tarifa Social que beneficiaría en principio a 7 mil usuarios. Afirmaron que “si bien la ordenanza no lo estipula”, el aumento será progresivo.


En un largo debate, con cruces y fuertes denuncias, el Concejo Deliberante aprobó, por mayoría, una suba del 97% del servicio de agua potable. La paridad fue destrabada por Renovación Peronista, dado que Germán Aramburu y Alicia Almada votaron a favor.

 

Este viernes, los ediles convocaron a una conferencia de prensa para explicar la decisión adoptada. 

 

El primero en tomar la palabra fue Germán Aramburu, quién explicó que “cuando inicia el proyecto, con Alicia concurrimos a Coopelectric y ahí surgió de nuestra parte la posibilidad de generar una Tarifa Social para aquellos hogares de menor recurso económico”.

 

Con el nuevo pedido de aumento por parte de Coopelectric volvieron a insistir en esa posibilidad y esto significó para los concejales “el principal motivo” para apoyar el proyecto de Juntos por el Cambio, del aumento del servicio.

 

 

Respecto a la Tarifa Social, Aramburu explicó que “esto es el artículo que nosotros agregamos como una moción y se incorporó en la Ordenanza. Ya son 7 mil medidores los que lo pueden tener directamente y estima la Cooperativa que completando algunos requisitos es muy probable que se llegue a 10 mil beneficiarios”.

 

Sin desconocer las críticas que reciben por votar a favor del aumento, Aramburu aseguró que “lo que es importante es la posibilidad de tener una Tarifa Social que beneficie a una gran parte de la población”.

 

“El aumento va a ser progresivo”

 

Un aspecto que se resaltó durante la conferencia fue el desdoblamiento del aumento. “Se había hablado con la Cooperativa, lo que pensamos es que ya estaba puesto en el proyecto y no, se agregó ahí”, resaltó el concejal y agregó: “con el ruido, con la participación, no escuchamos bien y eso en realidad no salió en la Ordenanza”.

 

Advertida esta situación, afirmó que “a la mañana hablé con la Cooperativa, así que va a ser progresivo. Si bien la Ordenanza estipula el aumento como si fuera de una sola vez, esto es a partir del consumo de enero y a pagar en marzo, eso hay que tenerlo claro, igual va a ser desdoblado, va a ser progresivo”.

 

“En junio se estaría pagando el aumento completo”, aseguraron.

 

Además, Aramburu indicó que “estamos hablando de un aumento desde una base muy baja, de 300 pesos. Está bien, habrá gente que no podrá, estas son siempre cuestiones muy relativas, pero es un aumento de una cuota original de 335 pesos que pasa a 452”.

 

Y completó: “no quiero quedar grosero de las cuestiones económicas y las valoraciones que se hacen a partir del bolsillo de cada uno, pero cuando vemos lo que pagamos en servicios en general, como telefonía, internet, cables, que son servicios básicos hoy en día me parece que el agua, con la importancia que tiene como derecho humano, de la importancia del agua potable, tiene que mucho que ver la hora de nuestra decisión”.

 

 

Por su parte, la concejala Alicia Almada sostuvo que “tener que fijar un aumento no es nada grato” y asumió “el costo político que no se animaron otros”. Además, se preguntó “¿cuándo sería el momento óptimo donde los trabajadores ganen buenos sueldos, haya una economía saneada y podamos emitir desde el HCD un aumento acorde sin ser perseguidos de la manera que hemos sido perseguidos?”.

 

“Nosotros seguimos en el interbloque”

 

Así lo afirmó Aramburu: “somos del bloque Renovación Peronista, nosotros seguimos en el interbloque. Somos absolutamente peronistas, estamos de acuerdo con los lineamientos de Alberto Fernández” y aseguró que “no vemos ningún obstáculo a seguir siendo integrantes del Frente de Todos”.

 

Consultado respecto a las “presiones” que se denunciaron en la propia sesión del Concejo Deliberante, Aramburu afirmó que “personalmente no tuve mayores presiones más que algún llamado y las condenas en las redes y todo eso” y respaldó a su compañera quien tomó la palabra para ampliar sobre lo sucedido.

 

 

“En una reunión del interbloque que tuvimos previa a la sesión manifestamos nuestra postura y se discutió en buenos términos, sostuvimos nuestra postura y quedamos en comunicarnos en horas de la tarde si surgía alguna otra cuestión de último momento”, inició su mención a lo sucedido previo al debate en el recinto del HCD. “A partir de esa noche, entre las 22 y las 2 de la madrugada del jueves comenzaron lo que yo dije aprietes, no me gusta el término, pero no lo puedo ver de otra manera”, relató.

 

Además, la concejala aseguró respectó a su decisión que “lo que más motivo fue la negativa a que el servicio pudiera pasar a manos del Municipio. Yo no quiero que el Municipio tenga la concesión del servicio de cloaca y de agua, porque realmente no puede ni cortar el pasto. En ese sentido creo que estaba protegiendo a los usuarios y no sé si lo han entendido de esa manera”, completó.