Volvieron los “cuentos del tío”: del corralito como en el 2001 hasta secuestros extorsivos

Desde la SubDDI local se emitió una comunicación “urgente” para advertir a la comunidad local ante este tipo de engaños y estafas.


En los últimos días se volvieron a registrar numerosos llamados telefónicos buscando engañar a personas de la comunidad local, lo que ameritó que desde la SubDDI local se emita un comunicado “urgente” para advertir a la población sobre este tipo de estafas telefónicas, que en la mayoría de los casos tienen como objetivos a personas de edad avanzada y que viven solas.

 

Lamentablemente la situación lejos está de ser una novedad, sino que se trata más bien de una suerte de oleadas de casos que se reiteran tras algunas semanas. Es por ello que las recomendaciones siempre son las mismas, con el principal énfasis de no aportar datos personales y, menos aún, bancarios por teléfono ya que las consecuencias luego se traducen en pérdidas de miles y miles de pesos.

 

 

Una de las modalidades que pudo advertirse en las últimas horas es vinculada con la coartada de medidas económicas similares a un “corralito como en el 2001”, tal cual afirman los delincuentes que no solo se hacen pasar por expertos en materia económica y financiera, sino que además aseguran ser de la confianza de personas del vínculo más cercano de las víctimas.

 

Esto último no es menor, ya que, si bien en casos los datos se los van a sacando a la víctima durante la comunicación telefónica, en otros dejarían en evidencia el conocimiento que tienen de la persona a la que intentan estafar, por lo cual es aún más importante estar atentos para no caer en estos engaños ya que la segunda parte de la estafa se traduce en encuentro personal con el delincuente, que completa “el cuento del tío” al pasar a retirar los ahorros, preferentemente en dólares. La excusa es que, gracias su presunta experticia, puede realizar ciertos movimientos que permiten que esos ahorros no sean alcanzadas por las medidas del gobierno.

 

Se ruega que ante cualquier llamado sospechoso se corte automáticamente la llamada y se comunique al 911 y con personas de su vinculo más cercano

 

Asimismo, también se han dado caso de secuestros extorsivos en los que aseguran tener cautivos a un familiar, amenazando de golpearlo o matarlo sino acceden a las exigencias, obviamente la entrega de dinero en efectivo. Esta modalidad tiene también la particularidad que los llamados suelen realizarse a altas horas de la noche o madrugada, buscando tomar por desprevenida, y quizás no tan lúcida, a la víctima.

 

Por último, el tercer tipo de engaño que se ha dado tiene que ver con las IFE, el ingreso familiar de emergencia dispuesto desde el Estado durante la pandemia, o alguna otra medida de asistencia, una coartada y tipo de estafa que guarda varios puntos en común con el primero de los mencionados, ya que mediante la conversación buscarán acceder datos personales y bancarios.

 

 

La diferencia radica en que para que la estafa se concrete exigen que la persona se dirija al cajero automático para recibir el dinero pero, en cambio, lo que harán será una transferencia a la cuenta de los delincuentes.

 

En todos los casos una de las principales señas a advertir es que los estafadores en todo momento buscarán prolongar la llamada telefónica y de esa manera evitar que la víctima chequee la veracidad de lo que le afirman. Es por ello que se recomienda cortar automáticamente la comunicación y ponerse en contacto con la policía y personas del vínculo más cercano.