“A partir de la semana que viene va a haber faltantes por todos lados”

El CEO de Loma Negra, Sergio Faifman, dialogó con Central de Noticias y endureció el conflicto que mantienen con AOMA por Minerar. Señaló que el reclamo es “infundado” y “sin sentido”. El encuadre sindical, en la mira.


Tras acusaciones cruzadas con AOMA, comunicados, intentos de conciliación en el Ministerio de Trabajo y hasta una solicitada de la empresa, el CEO de Loma Negra, Sergio Faifman, endureció la postura empresarial y dijo, en diálogo con Central de Noticias, que la próxima semana habrá faltantes de cemento y que el reclamo es “infundado” y “sin sentido”.

 

En primera instancia, recordó que “no es un conflicto de los últimos días” ya que “el sindicato viene trabajando a rueda muerta hace como un mes”. Esto generó que “la semana pasada tuvimos que parar los hornos por falta de piedras”. Por este contexto, Faifman confirmó que “en los próximos días vamos a tener que dejar de despachar cemento porque no tenemos más piedra para seguir produciendo”.

 

“Esto va a perjudicar todo y no es casual que el sindicato haga todo este reclamo infundado y sin ningún sentido en este momento. Claramente, los últimos 3 meses han sido de recuperación de los despachos, el sindicato está usando esto como una medida de extorsión hacia Loma Negra para el reclamo”.

 

Justamente, a los problemas “logísticos y de abastecimiento en la cadena de distribución de cemento” que se había denunciado semanas atrás (y que incluso el presidente Fernández pidió endurecer con medidas) Faifman agregó que “a partir de la semana que viene va a haber faltantes por todos lados. Todas las obras que están en marcha, una vez que se va acabando el stock no va a haber producto. Nosotros no tenemos forma de seguir produciendo sin seguir produciendo piedra. No va a haber otra que parar la producción porque no tenemos como producir” insistió.

 

El conflicto, con el gremio AOMA, “está poniendo en riesgo el abastecimiento de cemento y de las obras que hoy están en marcha y de las que están iniciando. Con lo cual, hasta me gustaría que el Gobierno le aplique al sindicato la ley de abastecimiento” agregó Faifman con mucha dureza.

 

 

Indicó como algo “ilógico” el “querer salvarse solos a costa de los demás” luego de escuchar al Presidente en el acto de L’Amalí al señalar que “que este es un momento muy particular en el mundo con una pandemia inédita, estamos intentando salir de la pandemia, donde la construcción empezaba a ser el motorcito de reactivación”.

 

Señaló que el pedido es por el encuadre sindical de los trabajadores, y la empresa presentó en el Ministerio de Trabajo “las paritarias de los últimos tres años de cal y piedra fueron 18% superior a lo que fueron de cemento, por lo cual los empleados de Minerar por haber estado en cal y piedra, hoy tienen 18% más de salario que hubiesen estado en cemento”.

 

Faifman indicó que este conflicto es “irracional” dado que se está “extorsionando a Loma Negra a través de Minerar con el faltante de piedra en la Argentina de hoy donde tenemos más del 40% de pobreza, donde estamos queriendo salir de una pandemia, la verdad que es algo totalmente irracional”.

 

Indicó que el encuadre en Cemento “no tiene que ver con un beneficio para la gente sino con un propósito específico de AOMA”. Señaló que los trabajadores de Minerar “prefieren negociar con Loma Negra, que es el que siempre está dispuesto a generar condiciones de seguridad, mejorar las condiciones de la gente para trabajar y demás. Entonces como no lo lograron están haciendo esta extorsión en este momento, cuando el despacho está demandado”.

 

Insistió también en la diferencia paritaria de Cal y Piedra vs Cemento: “pasó este año, pero nos olvidamos de los últimos 10 que fueron superiores. Aun así, Minerar planteó que estaba dispuesto a dar un adelanto de esa paritaria, de 8 mil pesos por mes, si mal no recuerdo, hasta que la paritaria de cal y piedra se ajuste para que la gente no tenga pérdida de poder adquisitivo respecto de la inflación”. Tras esa propuesta, Faifman dijo que “el sindicato no aceptó porque realmente no está buscando un beneficio para los trabajadores sino un beneficio para el sindicato que es cambiar la rama de Minerar”.

 

Justamente, otro punto que el CEO de Loma Negra enfatizó es que en las actas de negociación (la última firmada en 2018) “la actual conducción de Aoma ratificó que el encuadre de Minerar está en piedra. Lo que dijeron hace dos años parece que hoy no se acuerdan. O parece que lo quieren cambiar, porque es la misma conducción”.

 

Teniendo en cuenta la etapa final de L’Amalí II (quien no habría sufrido problemas en cuanto a los plazos para su finalización), “no es causal que esto lo estén haciendo ahora cuando faltan un par de meses para terminarla. Estamos hablando de la principal inversión de la provincia de Buenos Aires y una de las más importantes del país. Con lo cual, el mensaje que estamos dando para atraer inversiones es un mensaje horrible, es querer cambiar las reglas de juego y la seguridad jurídica de un negocio que está invirtiendo 350 millones cuando la inversión se está por terminar”.

 

En este sentido se apoyó en el mensaje de gobierno “que necesitamos inversiones, que generan trabajo, bienestar, riqueza… qué mensaje estamos dando. Invertís con las condiciones actuales que cuando estés por terminar te extorsiono para cambiar las reglas de juego, para que de esa manera la inversión sea distinta. El mensaje es horrible”.

 

Cerró apelando “a los trabajadores, a los operarios, creo que ellos tienen bien en claro que tanto Loma Negra como Minerar siempre estuvieron a disposición de poder dialogar, de poder buscar solución de manera pacífica”.

 

“Creo que la manera no es el no producir, creo que la manera no es la extorsión. Conozco a la gente de Minerar, siempre están dispuestos a hablar, a buscar una solución, pero esta me parece que no es la manera”.