Presupuesto 2021: con tensión, se aprobó por mayoría

 

El oficialismo tuvo el acompañamiento de Cuidemos Olavarría y la UCR. Hubo en todo momento cruces con los manifestantes de localidades y agrupaciones sociales que abuchearon a quienes acompañaron la propuesta.


Una mañana y mediodía de tensión se vivió en el recinto de la Sociedad Española este lunes en el debate del Presupuesto 2021, que fue aprobado después de casi 6 horas de posturas, cruces, abucheos y presiones en un año deliberativo que cerró en un clima de mucha discusión.

 

Juan Mujica presentó la propuesta y señaló que este año “resultó ser atípico por una pandemia histórica”. La “incertidumbre por su desarrollo en el corto y mediano plazo” hizo que haya un presupuesto bastante pensado para, al menos, medio año en pandemia. Señaló que se elaboró en octubre, mes más complejo para la pandemia en Olavarría, y sin estimación de vacuna, algo que aún no se confirmó. Tiene una inflación promedio del 29% anual, en sintonía con Provincia y Nación, y “388 millones de pesos en inversiones” totales.

 

Al momento de relatar cada una de las inversiones, y mencionó la construcción de 40 viviendas con el Programa Tu.Vi comenzaron las primeras quejas y enojos. Cada vez que relataba obras o propuestas a las localidades recibía abucheos. Bruno Cenizo tuvo que intervenir varias veces.

 

Ubaldo García fue contundente de entrada en la presentación de la oposición: “Hay que reformular el presupuesto al 100%”. Habló de quita de valor del Presupuesto por la subestimación de fondos. “Cada vez que vemos un presupuesto y lo comparamos con las Rendiciones de Cuentas son dos cosas completamente distintas”. Señaló “escasa previsibildad” y relató recortes en varias áreas aún con inflación “subestimada”.

 

 

Martín Lastape presentó una moción para adecuar partidas presupuestarias para direccionar los fondos de la ordenanza que pide un porcentaje de las Tasas de Servicios Urbanos para las localidades. Fue aprobado por unanimidad y desde el espacio se catalogó como algo “histórico” más allá de que desde la oposición se aclaró que no eran “montos importantes”.

 

Guillermo Santellán denunció que “este presupuesto sigue haciéndole pagar a los vecinos la ineficiencia, la falta de gestión, el déficit del año pasado y la nula posibilidad de llevar adelante una gestión proactiva”. Citó la entrevista que tuvo Ezequiel Galli con Central de Noticias y señaló que “dice que nos damos el lujo de tener superávit” y en la misma nota agregó que “decía que aumentaban las tasas y el agua”. Citó a Cristina con la frase emitida en La Plata pidiendo “buscar otro laburo” a aquellos funcionarios que no trabajen para el pueblo.

 

 

Mercedes Landívar tuvo duros conceptos también y acusó al intendente “que está mintiendo, y con fundamento. El porcentaje de cobrabilidad no es del 25%, es de mucho más. Ezequiel Galli ¿le pregunta a cada barrio, a los vecinos del centro, instituciones que brinda obras, inversiones si pagan las tasas? Si no pagan no hacemos las obras”.

 

Galli hablaba de la importancia de las localidades y los barrios más postergados. Y que iba a pensar y planificar de afuera hacia adentro. ¿Es así? No, es de adentro hacia afuera.

 

Y endureció su discurso: Creo que nuestro intendente está enojado. Le molesta que los vecinos se organicen, que reclamen por lo suyo, por sus derechos. Creo que le enoja porque sería imposible que diga semejante barbaridad”.

 

 

Celeste Arouxet fue una de las concejalas más duras en conceptos hacia el presupuesto, e hizo énfasis en la caída de patrimonio municipal y la falta de inversión en viviendas y obras sanitarias. Habló de subejecuciones, entre ellas el corte de pasto. “Si nos taparon los pastos y pagamos 40 millones de pesos en horas extra, cortaron las licitaciones y pagamos 12 millones más. Sean coherentes en las respuestas”.

 

“Si declaras una emergencia económica sin obras y con subejecucion de gastos, claro que va a haber superávit”. Dijo que vota como “hinojense” “por los clubes” “por los más desprotegidos” “por las mujeres víctimas de violencia de género” “por las pymes”.

 

Eduardo Rodríguez admitió que llegar al rechazo “es un paso realmente extremo” y que “a todas luces es subestimado”. Habló del gasto en Transporte Malvinas que adelantó en la columna “Mi palabra” de Central de Noticias y que se pagará más de lo que se recauda en Servicios Urbanos.

 

 

Inés Creimer, por su parte, acompañó los dichos y señaló las diversas subejecuciones y recortes en diversas áreas, con énfasis en lo sucedido en Cultura.

 

Victoria De Bellis de Cuidemos Olavarría, en un pasaje tenso de la sesión, criticó con dureza y acompañó las oratorias de los concejales opositores aunque explicó a grandes rasgos que no aprobar el Presupuesto sería perjudicial incluso para la política opositora, dado que no se podrá ejercer un control de los gastos. “Nuestro poder tiene que controlar, tiene que hacer valer su control en la Rendición de Cuentas”. Cabe recordar que si no se aprobara el presupuesto, el Intendente Galli deberá ejecutar las partidas en base a lo presupuestado para 2020. Celeste Arouxet, justamente, señaló que no “se busca que el Concejo Deliberante modifique el presupuesto, sino que Galli haga algo en serio y lo presente en marzo”.

 

Alicia Almada, en ese clima de tensión, tomó la palabra y dejó en claro que no opinaría de temas “para los cuales no se siente formada” y criticó con mucha dureza la partida presentada por Galli, sobretodo para los temas sociales y vinculados a violencia de género, con recortes, subas por lo bajo de la inflación y varias subejecuciones. Nuevamente, se hizo mención a la subestimación de partidas y “promesas de palabra” de realizar inversiones en caso de realizar inversiones mayores.

 

 

Guillermina Amespil del oficialismo salió a “aclarar” algunas cuestiones que se dijeron en la sesión. En primera instancia, que la subestimación de partidas se planteó en una línea similar a todos los estados de gobierno dada la “incertidumbre” de la pandemia. Teniendo en cuenta la vacunación, “estimamos que recién para junio o julio se tendrá una solución parcial y, por ejemplo los Centros de Día Municipales podrían funcionar plenamente”. Señaló la llegada de 300 mil vacunas a todo el país en los próximos días y que si se distribuyen aún no podrán cubrir, al menos durante el verano, al personal de salud.

 

Luego llegó un momento de idas y vueltas con chicanas y cruces: Arouxet pidió “dejar de poner de excusa la pandemia para gestionar” y Krivochen le recordó dichos de la propia concejala radical cuando defendió el Presupuesto 2020 mientras estaba en el oficialismo. “Lo sostengo, felicito a la contadora Bezzoni que no sé cómo aguanta las decisiones del Municipio, y quienes faltaron a la palabra fueron ustedes, no yo” contraatacó Arouxet.

 

Después le tocó el turno a Juan Sánchez: pidió otra vez una votación nominal y dijo que el presupuesto más que conservador es “amarrete”. Se mantuvo en la línea del interbloque en torno al superávit municipal “a cuestas de no invertir en los vecinos”. Y acusó: “ajustaron en pandemia, un ajuste al macrismo. La campaña de Galli costó 350 millones, y que Galli sea intendente un año 400 y pico de millones que dan superávit, pero nada para los vecinos de la ciudad y las localidades”.

 

En ese momento, sorprendió al pedir “para no rechazar el Presupuesto” el pase a comisión para analizar y realizar algunas modificaciones. Tras un largo cuarto intermedio se rechazó por mayoría el pase a comisión.

 

Germán Aramburu de Renovación Peronista, señaló que “este presupuesto es un parche, demuestra que no hay un proyecto de ciudad”. Además, hizo hincapié en las localidades y resaltó que “no es un tema menor y tiene mucha incidencia en la cuestión de acompañar o no el presupuesto”.

 

 

El concejal habló en todo momento desde el bloque Renovación Peronista porque “pareciera que no somos del interbloque del Frente de Todos. Entendemos las señales, no hemos participado de reuniones, vinimos sin demasiadas charlas con nuestros compañeros o ex compañeros”. Y pidió hacer “una autocrítica desde el Frente de Todos” porque “no solo las presiones o el ninguneo cuando uno piensa distinto en un tema”.

 

Para finalizar, Aramburu manifestó que “como quiero llevarme algún aplauso de la tribuna, no vamos a acompañar este presupuesto”. Acto seguido, Juan Sánchez le contestó que la sesión “no es tema para debatir cuestiones internas” y resaltó la moción de “pase a comisión como herramienta para el Ejecutivo”.

 

Al momento de votar nominalmente, el oficialismo tuvo el acompañamiento de Cuidemos Olavarría y el bloque UCR para que finalmente el proyecto sea aprobado por mayoría. Cabe destacar que el artículo agregado por Martín Lastape (UCR) de sumar al presupuesto de localidades un 30% de la recaudación de Tasas de Servicios Urbanos fue aprobado por unanimidad.

 

El final de la discusión terminó nuevamente con gritos de la barra y acusaciones a quienes acompañaron la propuesta, situación que se repitió durante casi 6 horas.