Protesta de trabajadores de televisión y El Popular: “esto ha llegado a un límite”

Con un bocinazo y una protesta en las puertas del multimedio local, trabajadores pidieron cobrar una parte adeudada del aguinaldo de junio y salarios del mes de noviembre


En una situación que se agudizó con el correr de los meses, trabajadores enmarcados en el gremio Satsaid y otros empleados de El Popular realizaron una fuerte protesta en el edificio del multimedio para exigir el pago del aguinaldo de junio y buena parte del salario correspondiente al mes de noviembre, en conjunto con el aguinaldo de fin de año.

 

 

Encabezados por el Secretario General Adjunto de Satsaid seccional zona 2, Marcelo Escudero, empleados de Cablevisión realizaron un bocinazo en las puertas de El Popular. Allí, los bocinazos fueron complementados por trabajadores del gremio y también del área de Prensa en solidaridad y acompañamiento por encontrarse, todos, en una misma situación.

 

La medida incluyó la suspensión de las emisiones de “Noticias” por Canal Local tanto a las 13 como a las 20 horas.

 

Escudero dialogó con los medios presentes y dejó en claro que más allá de la pandemia “hay algo que no resiste análisis y es un problema de raíz: nadie, a nivel mundial, trabaja gratis. Y los compañeros y compañeras de El Popular no son la excepción”.

 

 

Señaló que hay un “compromiso de palabra” con la empresa donde este martes “iban a ingresar unos pagos, con la cancelación del 95% de deuda que se venía atrasando tanto del aguinaldo de junio como del salario actual”.

 

Aclaró, teniendo en cuenta el largo atraso en algunos pagos como el aguinaldo de junio, que “para que no sea contradictorio hay que decir que siempre en esos procesos hemos venido teniendo actualizaciones paritarias que a regañadientes se han ido contemplando y pagando”.

 

 

Sin embargo, esto ha llegado a un límite donde sabemos que hay ferias judiciales, muchos de vacaciones y terminamos este año y comenzamos el que viene con ninguna certeza ni garantía de que esto vaya a cambiar. Necesitamos tener la garantía de que los compañeros se les dé, ante un compromiso ministerial, la certeza, tranquilidad y garantía de que cuando terminen sus jornadas laborales vuelvan a su casa con el salario cobrado”.

 

 

Teniendo en cuenta posibilidades vinculadas a cambios de socios accionarios y demás, “como entidad gremial no interactuamos con la empresa. No corresponde. Todos los socios que pueden haber aparecido nuevos, o las intenciones de otros lo manejarán la empresa. No hacemos una medición de costo beneficio desde la empresa. Sí tenemos los estados empresariales para medir las consecuencias con los trabajadores” cerró Escudero.