El Municipio lanza la campaña “Más luces, menos ruido”

Teniendo en cuenta las próximas fiestas, desde la comuna se busca generar conciencia para cuidar, mediante el uso de pirotecnia de bajo impacto sonoro “empatizar con las personas con Condición del Espectro Autista y otras condiciones de discapacidad, hipersensibilidad, niños, adultos mayores que transitan ciertos procesos de demencia y mascotas”.


En el marco de la celebración de las fiestas en los próximos días, el Municipio comenzó la campaña “Más luces, menos ruido” en la búsqueda de concientizar acerca del uso responsable de pirotecnia de bajo impacto sonoro.

 

“Seguramente en algún momento cada uno de nosotros nos hemos sentido aturdidos por alguna sirena o alarma que no paraba de sonar, o nos hemos puesto nerviosos en algún embotellamiento de tránsito al escuchar un sinfín de bocinazos al unísono. Eso genera en nuestro cuerpo una incomodidad, un malestar, una emoción negativa, que despierta en el organismo respuestas fisiológicas asociadas al estrés”.

 

Con este ejemplo, se mostró graficar lo que sienten las personas con Condición del Espectro Autista y otras condiciones de discapacidad, hipersensibilidad, niños, adultos mayores que transitan ciertos procesos de demencia y mascotas.

 

 

Las celebraciones navideñas y el Año Nuevo traen consigo ciertas prácticas y tradiciones, una de las cuales es el uso de pirotecnia sonora, que impacta nocivamente a este sector de la población.

 

Explicaron que el oído tolera hasta 85 decibeles, y fue comparado con ruidos que generan malestar, como el de una bocina (90Db) o una sirena (120Db). “La pirotecnia sonora alcanza hasta 190 Db, es decir que duplican –y más aún – el estruendo que nuestro organismo es capaz de soportar”.

 

En los grupos vulnerables, además, “generan estrés como respuesta de emergencia, que consiste en una sobreactivación fisiológica y cognitiva”.

 

Desde el Programa de Promoción de Derechos para Personas con Discapacidad y Personas Mayores “se invita a reflexionar y tomar conciencia sobre la importancia de evitar la utilización de pirotecnia sonora: hay fuegos artificiales sin sonido que proponen juegos lumínicos lindísimos sin generar emociones negativas en nuestro entorno”.

 

Asimismo, junto con el Equipo Interdisciplinario Condición del Espectro Autista (EICEA) del Servicio de Pediatría del Hospital Municipal, “consideramos que la práctica de festejos basada en pirotecnia u otros elementos excesivamente ruidosos puede no ser placentera para aquellas familias donde uno de sus miembros presenta dificultad para tolerar dichos sonidos, aunque no tenga una condición médica particular”.

 

“Invitamos a encontrar otras formas de celebración en estas fiestas, donde la visualización del festejo sea un lugar de encuentro para todos. Consideramos que es un tiempo propicio para repensarlas desde una mirada más inclusiva y empática, teniendo en cuenta que todos somos diferentes y que las fiestas deben ser para todos”.

 

Además, recordaron desde el Juzgado de Faltas la ordenanza que declaró a Olavarría “Libre de Pirotecnia” y con ello establece la “eliminación del uso de elementos y/o dispositivos pirotécnicos en ocasión de festividades, celebraciones, conmemoraciones o eventos públicos organizados por la Municipalidad del Partido de Olavarría”.

 

“Respecto a la comercialización, se prohíbe la tenencia, uso, depósito, comercialización y/o venta al público mayorista o minorista de productos de pirotecnia cuya sonoridad supere lo establecido en la Ordenanza Nº 3978/16 (contaminación acústica)”.