Fueron indagados los acusados por el asalto en el Cerro Fortabat

Sólo uno de ellos accedió a responder las preguntas de la fiscal de la causa. Ambos permanecen detenidos y a la espera de ser trasladados a una cárcel.


En el inicio de la tarde de este martes fueron traslados a la sede judicial local los dos acusados por el violento asalto que días atrás se registró en el Cerro Luciano Fortabat, donde un grupo de jóvenes festejaba un cumpleaños. Allí, tras amenazar con un arma blanca y herir a una de las víctimas en un brazo, escaparon con un teléfono celular que sería recuperado horas más tarde, tras tomar conocimiento de un vuelco sobre la Ruta 51.

 

 

Si bien  uno de los acusados fue interceptado en ese entonces, recuperó la libertad una vez tomados los recaudos legales. Las novedades se dieron en las últimas horas a partir de los avances en las averiguaciones encabezadas por la fiscal Viviana Beytía, en tareas llevadas adelante desde la subcomisaría de Loma Negra, con la colaboración de la subcomisaría de Sierras Bayas.

 

Tal es así que procedimientos conjuntos permitieron este martes llevar adelante las detenciones de Juan Ignacio Martel y Luis Sotelo, de 27 y 47 años respectivamente, quienes fueron capturados en distintos domicilios de Sierras Bayas. En ese marco también se incautaron elementos de interés probatorio que serán sometidos a pericias en las próximas horas.

 

 

Las novedades, tal cual fue narrado a este portal, siguieron con el inicio de la tarde, momento en el que ambos fueron remitidos al edificio local del Poder Judicial, donde fueron recibidos por la fiscal Viviana Beytía y parte de su equipo de trabajo de la UFI 10. La ocasión, en primera instancia, sirvió para que ambos queden formalmente imputados por el delito de “robo agravado por el uso de armas”, figura que fue acompañada por el juez de Garantías Carlos Villamarín al momento de dictar sendas detenciones.

 

Posteriormente, a ambos les fue ofrecida la posibilidad de dar su versión de los hechos y, a la par, someterse a las preguntas de la fiscalía. Se logró conocer que sólo uno de ellos declaró, mientras que el restante hizo uso de su derecho de negarse a prestar testimonio. Ambos ahora aguardan para ser remitidos a una cárcel de la región.