Un hombre de 44 años fue detenido por una grave causa de violencia de género

Se le imputan más de una decena de hechos, todos enmarcados en violencia de género contra su ex pareja. En las últimas horas se negó a declarar.


En las últimas horas se concretó la detención de un hombre de 44 años, en una medida que había sido requerida desde la Secretaría local de Violencia de Género, que tiene como coordinadora a la doctora Verónica Colombo y a Viviana Beytía como fiscal titular.

 

Si bien se omitirán datos personales y mayores precisiones para resguardar la integridad y la intimidad de la víctima, Central de Noticias logró conocer que al acusado afronta una imputación que comprende de más de una decena de ilícitos, todo enmarcados en un contexto de violencia de género contra su ex pareja.

 

 

Los hechos se remontan al mes de agosto, cuando ya se encontraba vigente una medida de resguardo emitida desde el Juzgado de Familia local, que había prohibido todo tipo de acercamiento y contacto con la víctima, detallando de manera expresa que esa restricción alcanzaba también comunicaciones por cualquier vía. Precisamente ese fue el delito en el que más incurrió, al punto que, tras su captura, se le imputaron 8 “desobediencias”.

 

Tal como se refirió, fue hace aproximadamente 4 meses cuando el hombre irrumpió violentamente en el domicilio de la mujer, sitio donde además la amenazó, en violentos dichos que incluyeron también a personas del vínculo más cercano de la víctima. Ese hecho no sólo dio lugar al inicio de una causa por “violación de domicilio y amenazas”, sino también a las medidas de abrigo que el acusado desoyó una y otra vez, y que ahora se erigen como los principales elementos para dar fundamento a su detención,

 

Es que desde ese entonces y hasta hace algunos días fueron continuas las comunicaciones que el hombre siguió estableciendo, o al menos intentando, con su ex pareja. Lo hizo no solo a través de llamadas a su teléfono celular, sino también por medio de aplicaciones de comunicación y redes sociales.

 

 

Esos mensajes y llamadas dieron lugar también al inicio de actuaciones por más delitos, como lo son las imputaciones por “coacción” y -por segunda vez- de “amenazas”. En total, la acusación que afronta es por “violación de domicilio”, “desobediencia (ocho hechos)”, “amenazas simples (dos hechos)” y “coacción simple”, todo en concurso ideal y real de acciones y en un contexto de violencia de género.

 

En las últimas horas fue remitido a la sede judicial, donde hizo uso de su derecho a no prestar testimonio cuando estuvo al frente de la fiscal Viviana Beytía y su equipo de trabajo de la UFI 10 y la secretaría de Violencia de Género.