Toque de queda sanitario: “está entre las posibilidades”

Tras versiones y rumores, el jefe de asesores del Ministerio de Salud de la Provincia, Enio García, admitió que una de las chances en caso de continuar la suba de casos de COVID es crear “un toque de queda sanitario”.


Entre dudas, rumores y aumento de casos de COVID en todo el país, la Provincia ratificó que el “toque de queda sanitario” se encuentra entre las opciones a tomar en caso de continuar la tendencia alcista de contagios.

 

Fue el jefe de asesores del Ministerio de Salud de la Provincia, Enio García, quien reveló la chance de este “toque de queda” con énfasis en la Costa Atlántica y con la preocupación de intendentes de todo el territorio bonaerense por lo que pueda pasar allí con la temporada.

 

“Hay medidas que sabemos que funcionan más y otras que tienen más defectos. Uno sabe que es un conjunto de medidas, no se trata de una sola. Se está hablando de toque de queda sanitario… puede ser una opción, es una carta dentro de la baraja, pero no tendría que ser la única”, afirmó el funcionario.

 

Si bien señaló que no quiere que se cancele la temporada, “hay que tomar algunas medidas para disminuir los contagios, que vienen fuerte no solo en Mar del Plata, también el Partido de la Costa está registrando muchos casos. Va a ser una semana clave para tomar definiciones”.

 

“Son medidas antipáticas, pero no queda otra”.

 

Afirmó que “queremos que siga el turismo, sabemos de la importancia de esa actividad para los municipios de la costa”, pero subrayó que “no va a haber turismo si hay un brote incontrolable, si el Ministerio de Salud no logra dar respuesta”.

 

En ese sentido argumentó: “No podemos juntar lo peor de dos mundos: el caos sanitario y la falta de turismo, porque una familia no va a querer ir a un lugar donde el riesgo de contagio es alto. Hay que buscar un equilibrio donde mantengamos algo de turismo sin que eso sea una bomba de tiempo”.

 

Pese a la advertencia, el ministro de Turismo Matías Lammens, aclaró que por el momento no se suspenderá la temporada de verano, aunque reconoció preocupación, en especial en los jóvenes, y que para eso aumentaron los controles para verificar el cumplimiento de protocolos y evitar fiestas clandestinas en la Costa Atlántica.