“Las hipótesis que se barajan son que haya habido algún tipo de intencionalidad”

El director provincial de Hospitales, Juan Sebastián Riera, estuvo en el Hospital de Oncología donde se refirió a lo sucedido este lunes con la pérdida de las dosis de vacunación contra el Covid. “La perilla (del freezer) estaba en un lugar que no es el que estaba habitualmente” apuntó la directora del Hospital, Silvina Rosende.


El director provincial de Hospitales del Ministerio de Salud, Juan Sebastián Riera, estuvo en Olavarría este martes para tomar intervención en torno a lo sucedido en el Hospital de Oncología con la pérdida de 400 dosis de vacunas contra el Covid. Junto a la directora del centro de salud, Silvina Rosende, y el titular de la Región Sanitaria IX, Ramiro Borzi, brindaron una conferencia de prensa en la que, si bien no hubo muchas novedades, dejaron en claro la intención de la Provincia de establecer lo sucedido.

A su vez, se reforzó la hipótesis que tienen todos los actores del sistema de salud bonaerense en que hubo “intencionalidad” en los hechos que derivaron en la desestimación de las dosis.

Al mismo tiempo que se adelantó que la semana próxima se definirá la segunda etapa del envío de vacunas a los municipios y que, nuevamente, el Hospital “Luciano Fortabat” será la sede de almacenamiento y vacunación. En este sentido, Riera enfatizó el cumplimiento de los protocolos y medidas previstas en la sede hospitalaria local.

Una perilla fuera de lugar

“Estamos viendo e investigando una situación bastante grave que sucedió respecto de las vacunas Covid” inició Riera su exposición en contacto con los medios locales.

“El operativo de vacunas de la provincia de Buenos Aires tiene un protocolo que el Hospital lo llevó adelante en su totalidad, pero en horas de la mañana del lunes se detectó que la cadena de frío de las vacunas que se encontraban en el freezer estaba alterada. No se encontraban las vacunas a la temperatura adecuada para poder ser administradas” describió el funcionario.

Más adelante, Rosende detalló que “las vacunas estaban descongeladas, la perilla (del freezer) estaba en un lugar que no es el que estaba habitualmente” y comentó que al lugar tenían acceso tanto los vacunadores como “el personal que controlaba”.

El director de hospitales bonaerense remarcó que la semana pasada “se aplicaron de manera correcta” las primeras vacunas “y 50 trabajadores de la salud recibieron su primera dosis. El resto se encontraban en un freezer. Cabe destacar que el hospital cuenta con dos freezers y las vacunas, por el tamaño, estaban en uno de ellos”.

“Irregularidad”

Riera apuntó a los indicios detectados en el Hospital que llevaron a abrir las investigaciones administrativa y penal.

Inicialmente se refirió a que “la habitación donde se encuentra el freezer tiene una cámara que monitorea en tiempo real. El freezer tiene un termómetro con un display que establece la temperatura. Está conectado a la red eléctrica y al grupo electrógeno por si hubiera algún problema en el suministro de energía. No hay informes de discontinuidad en el suministro de energía, ni por lo que informa la cooperativa ni por lo que informan los trabajadores”.

Sobre este punto, la médica Rosende apuntó a que justamente, por lo detectado en el funcionamiento de la cámara de seguridad “hice la denuncia en la fiscalía de la doctora Beytía”.

Luego, Riera avanzó sobre el dispositivo de seguridad. “El hospital cuenta con varias cámaras de seguridad, pero hay una que está apuntando específicamente al freezer. Esa en un momento dejó de grabar, parpadeó y no registró imagen” indicó.

Agregó con ello que “en horas de la mañana del día lunes ya se encontraba alterada la temperatura respecto a los registros anteriores que había tenido ese freezer. Nos llama la atención que el otro freezer mantiene la temperatura, tiene hielo dentro y se mantiene en condiciones adecuadas”.

El director provincial definió que “esta irregularidad nos preocupó mucho, en principio por el problema sanitario que implica sacar de circulación 400 dosis de vacunas Covid que van a estar sujetas a la investigación”. Añadió también que “está tan estandarizado el control de las vacunas, de hecho nos permitió detectar cuándo ya no estaba a la temperatura adecuada, pero no fue la manipulación ni el acondicionamiento del lugar, todo se hizo bajo protocolo”.

Riera hizo hincapié en que “el freezer es adecuado” para almacenar las vacunas Sputnik V y que “el personal recibió capacitación, existen registros de control horario de las vacunas que son llenados por un responsable y firmados; el freezer se encontraba en una habitación bajo llave”.

Tal como había hecho Ramiro Borzi el lunes, el funcionario consideró que “las hipótesis que se barajan son que haya habido algún tipo de intencionalidad en la alteración de la cadena de frío por manipulación del freezer. No tenemos la certeza por eso iniciamos una interna que es una investigación sumarial y una externa que es una denuncia penal por el bien público estatal que son las vacunas Covid”.

Borzi resumió: “una serie de hechos irregulares que se encadenan y nos hacen pensar que acá efectivamente hubo algún tipo de intención. Eso lo tenemos que comprobar y para eso estamos avanzando en una investigación interna y en la justicia”.

En tanto, Riera afirmó que lo sucedido “no está dentro de los accidentes habituales que se producen en materia de seguridad en los protocolos de vacunación”.

Destino de las vacunas

El director de la Región IX, se refirió al envío de las vacunas y el almacenaje. Consultado por la cámara de frío que se inauguró el mes pasado, Borzi señaló que “creo que ayer el intendente dio cuenta de que el frío que tiene esa cámara no se corresponde con el que necesitan estas vacunas. Así que en esta tanda y con este tipo de vacunas, es imposible” el envío de las Sputnik V a dicho lugar.

A su vez, remarcó que “ya hemos planteado de entrada que por protocolo, el Ministerio (de Salud) quiere que las vacunas vayan directamente al centro de vacunación”.