Los principales puntos de la Guía IVE en la provincia de Buenos Aires

Fue presentada por la ministra Estela Díaz y el ministro Daniel Gollán. Firmaron la resolución que aprueba su aplicación en el territorio bonaerense. Los ejes principales. 


La ministra de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual, Estela Díaz y el ministro de salud provincial, Daniel Gollán presentaron la Guía de Implementación de la IVE y firmaron la resolución que aprueba su aplicación en el territorio bonaerense.

 

En este documento se presenta información actualizada sobre la atención de personas en situación de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) e Interrupción Legal del Embarazo (ILE) de acuerdo a la legislación vigente y a la evidencia científica disponible.

 

Conforme a esta ley, las mujeres y personas con otras identidades de género con capacidad de gestar, tienen derecho a:

 

-Decidir la interrupción del embarazo.

-Requerir y acceder a la atención de la interrupción del embarazo en los servicios de salud.

-Requerir y recibir atención postaborto en los servicios de salud, independientemente de cuales sean las condiciones en las que la persona gestante haya decidido y accedido a la interrupción del embarazo.

-Prevenir los embarazos no intencionales mediante el acceso a información, educación sexual integral y a métodos anticonceptivos eficaces.

 

La Guía de Implementación de la nueva ley, que complementa lo establecido en el “Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo”, será utilizada en todos los establecimientos de salud del territorio provincial, contempla tanto los aspectos técnico-sanitarios como los principios que rigen para el acceso voluntario a la interrupción del embarazo.

 

Estos principios se enmarcan en el reconocimiento de los derechos sexuales, reproductivos y no reproductivos de toda la población.

 

Objeción de conciencia

 

Uno de los puntos que requirió mayor debate durante el tratamiento de la ley fue la objeción de conciencia.

 

La guía establece quetodos los establecimientos de salud tienen la obligación de garantizar la práctica. Aquellos establecimientos pertenecientes al Subsector Privado o de Seguridad Social que no cuenten con profesionales para garantizarla deberán prever y disponer de los medios necesarios para su derivación a una institución de salud que asegure la prestación”.

 

En ese sentido, “en ningún caso el ejercicio de la objeción de conciencia debe impedir ni obstaculizar el ejercicio de derechos por parte de las personas gestantes”. Es así que siempre se deberá garantizar la atención y realización de la práctica.

 

Para ello, “se debe considerar la derivación a otra/o profesional, en forma oportuna y sin dilaciones. Para ello, se debe tener presente que el plazo para la realización de la práctica es de 10 días corridos a partir de su solicitud”.