Ola de calor: cómo cuidarse de las altas temperaturas

La ola de calor no cesa y así seguirá por unos días más. Por eso una serie de tips y recomendaciones para no sufrir un golpe de calor.


Este viernes nuevamente el termómetro trepó por encima de los 30 grados, volviendo la ciudad un verdadero horno desde temprano. El dato a tener en cuenta es que el calor llegó para quedarse, tal cual puede verse en la página del Servicio Meteorológico Nacional, en donde se prevén jornadas inclusive más calurosas, como este sábado, que la máxima llegaría a los 34 grados.

 

 

Solamente los vientos servirán para palear el agobiante calor, con ráfagas que podrían a los 50 kilómetros en la hora, valores que podrían registrarse tanto este viernes como el sábado.

 

Pero teniendo en cuenta las altas temperaturas que también seguirán durante los próximos días se impone la mención a una serie de recomendaciones para no sufrir un golpe de calor.

 

 

El primer consejo a tener en cuenta es la atención a grupos de riesgo, es decir bebés y niños pequeños, además de adultos mayores y enfermos crónicos. El control principalmente sobre la hidratación de cada uno de ellos. El estar hidratado es el punto principal a tener en cuenta. Lo mejor es tomar agua, o en tal casa evitar gaseosas azucaradas, cafeína y alcohol. Inclusive, para culminar con este ítem, se recomienda tomar agua continuamente, no esperar a sentir a sed.

 

Otra recomendación, en cierto punto obvia, es evitar en lo posible exponerse al sol. Claro está que por cuestiones laborales, trámites, obligaciones y demás no se lo puede eludir, por lo que se aconseja no hacerlo entre las 11 y las 17, que es el momento de mayor radiación. Gorras, sombrero o anteojos nunca estarán de más, al igual que la utilización de protector solar, principalmente en niños, y utilización de ropa liviana.  

 

 

Con respecto a la alimentación lo mejor es evitar comidas abundantes y, en contrapartida, ingerir platos ligeros y frutas y verduras. Ante síntomas tales como dolor de cabeza, vértigo, nauseas, confusión o pérdida de conciencia, como así también pulso débil o elevada temperatura corporal comunicarse de inmediato con emergencias.

 

Por último, vale la mención de extender estos cuidados también a tus mascotas. El sol contra el asfalto le puede quemar las patas, por lo que se recomienda hacer los paseos en horarios menos calurosos y asegurar la hidratación, algo que también se puede hacer con perros callejeros dejando recipientes con agua en el exterior de tu casa.