Con 35,4° de térmica, Olavarría entre las ciudades más calurosas del país

Así lo indica el Servicio Meteorológico Nacional. Si bien la temperatura alcanza los 33,8°, la sensación térmica superó la máxima prevista para este lunes. 


Es el tema del día, inevitablemente: “Hace un calor tremendo” se escucha en cada comercio, en la calle, en las casas y absolutamente cualquier ambiente. Los afortunados que tienen pileta podrán aprovecharla: Olavarría es un horno y se encuentra entre las ciudades más calurosas de todo el país.

 

El registro de las 13 horas determinó una temperatura de 33,8°, aunque la sensación térmica supera los 35°, más precisamente 35,4°. Se prevé que incluso la temperatura suba, y en el ranking de ciudades con mayores temperaturas nuestra ciudad está entre el listado de las 15 más altas junto a Junín y Pehuajó, por mencionar ejemplos de la región.

 

Si bien en la madrugada de este martes y la mañana de ese día se estiman algunas lluvias, será un mínimo alivio para una semana “caliente”: hasta el viernes, las temperaturas oscilarán entre los 33 y los 30 grados de máxima. Literalmente un horno.

 

Desde varios ámbitos, entre ellos el Municipio, se pidió tomar medidas para evitar golpes de calor y cuidar nuestra salud. En primer lugar, es fundamental tomar agua: sobre todo, los niños y adultos mayores de 65 años, quienes muchas veces no sienten sed, es decir, no perciben la falta de líquido corporal, condición que puede deshidratarlos y exponerlos a un golpe de calor. Por eso, en estos casos, se recomienda tomar agua aún sin sentir sed.

 

El riesgo de deshidratación aumenta en aquellas personas con factores de riesgo cardiovascular que toman diuréticos o algún tipo de medicación para regular la presión arterial, porque suele producirse un aumento imperceptible de la pérdida de líquido a través de la transpiración. En estos casos se recomienda concurrir al médico para regular la medicación durante los meses de verano.

 

Las señales de alarma ante una posible deshidratación son: orina oscura y escasa, menor frecuencia en ir al baño, boca pastosa, piel seca, mayor cansancio y alteraciones en la presión arterial. Lo ideal es beber dos litros por día, además de infusiones. Se recomienda evitar las bebidas alcohólicas, gaseosas, energizantes o con alto contenido de minerales.

 

Es importante además reducir la ingesta de alimentos ricos en sal, lo cual es responsable de muchos problemas de salud, no sólo relacionados con las enfermedades cardiovasculares, sino también con la insuficiencia renal, la osteoporosis o el cáncer de estómago.

 

En cuanto a la actividad física, nunca es recomendable suspenderla, pero con altas temperaturas se recomienda esperar a que baje el sol en caso de ejercitarse al aire libre y, si es necesario, reducir la exigencia.