Accidentes de tránsito: “Estamos prácticamente en los niveles de siniestralidad pre pandemia”

Central de Noticias se reunió con Agustín Falivene y Gustavo Spaltro, quienes compartieron cifras y reflexiones acerca de la siniestralidad vial en Olavarría. Una preocupación que aumentó a partir del crecimiento de la ocupación de camas de terapia. Entrevista e Informe.


El abandono del aislamiento para pasar el distanciamiento, o más el ingreso a la denominada “nueva normalidad” hizo que Olavarría comenzara a recuperar algo del movimiento que supo tener previo a la pandemia. Sin embargo ese regreso no se tradujo únicamente en el retorno de actividades, sino también a los problemas de siempre con respecto a la seguridad vial.

 

 

Si bien es una problemática o preocupación que podría catalogarse ya como histórica, la atención de lo que sucede en las calles de la ciudad comenzó a preocupar a diversas esferas a partir de cómo ello tuvo su correlato en la ocupación de camas de la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital Municipal Doctor Héctor Cura, que supo estar a un 80%, cifra que afortunadamente mermó considerablemente en los últimos días.

 

No obstante ello, desde el Ejecutivo local no quieren que la situación se reitere, más con el fantasma de un posible rebrote de casos de Coronavirus, por lo que se intensificaron los esfuerzos preventivos en materia de seguridad vial. El ejemplo más claro fue la puesta en marcha de los denominados “operativos de concientización”, procedimientos en los que, además de controlar documentaciones, se entrega folletería con recomendaciones y consejos para una circulación más segura.

 

 

Para tener más precisiones acerca de la situación Central de Noticias se reunió con Gustavo Spaltro, director de Control Urbano Municipal, y Agustín Falivene, responsable de Tránsito y Seguridad Vial de esa cartera dependiente de la Subsecretaría de Seguridad Municipal. “Hay gente que está internada hace días, casi la mitad de las camas te la ocupan accidentes de tránsito”, narró el último de los mencionados.

 

“Ahora que podemos volver a salir a la calle, lo que queremos es poder volver a hacer campañas de seguridad vial”, añadió Falivene, quien expresó que, además de la entrega de folletería, tienen la intención de poder brindar charlas a personas que sacan el carnet, además de aquellos que fueron infraccionados y les fue retenida la licencia. No obstante, tal cual agregó, todo por ahora está sujeto a la situación sanitaria para poder concretarlo.

 

Cifras y reflexiones

 

“La velocidad es la causa mayor de los choques, ni hablar la utilización de teléfono celular al conducir, pero lo fundamental es la velocidad”, añadió Falivene ante la mirada atenta de Spaltro, que no sólo asentía con la cabeza, sino que también ejemplificaba con hechos de data reciente. Si bien tienen presentes la mayoría de los hechos, en el escritorio pudo verse una planilla en la que llevan el registro de todos los siniestros para su cotejo y estudio con años anteriores.

 

“Estamos cerrando 2020”, narraron antes de pasar a compartir importantes cifras. Antes, vale aclarar, la demora en la culminación del informe no solo responde al abultado numero de casos, sino también al cotejo de eventos que se realiza entre los datos la policía, el Centro de Monitoreo Municipal y el Hospital Municipal. Hecha la aclaración, el primer dato relevante es que “en lo que es heridos bajó un 53% comparado con el 2019. Los eventos, es decir los choques en total, bajaron un 40%. Obviamente abril, mayo y junio fue drástico lo que bajó”.

 

 

En cifras las cuentas son las siguientes. Mientras que durante el 2019 se registraron 1227 siniestros viales, en 2020 ocurrieron 750. En cuanto a heridos, bajó de 927 a 435. Sin embargo, son conscientes fue un año atípico, que durante el segundo trimestre la circulación fue prácticamente nula debido a la puesta en marcha del aislamiento social y obligatorio, no obstante ello también saben que todo tiene un carácter relativo o que no puede reducirse únicamente a la comparación de cifras, ejemplo de ellos es que pese a estas bajas significativas el número de muertes fue bastante similar. El año pasado ocurrieron 12 muertes por accidentes de tránsito, sólo dos menos que en 2019. Inclusive, siguiendo con esto último, vale la mención que 5 de esas 12 muertes se dieron en los meses de cuarentena más rígida.

 

“En enero ya se registraron tres muertos”, continuaron a medida que avanzaban sobre la situación que motivó que se multipliquen los esfuerzos preventivos. “Estamos prácticamente en los niveles de siniestralidad pre pandemia”, completaron mientras ponía el acento en que este contexto se da cuando aún permanece la restricción más allá de la una de la madrugada, que por ende no hay locales bailables y, por ejemplo, no retornó la actividad en colegios y jardines, situaciones en las que suelen darse accidentes de tránsito.

 

 

Es por ello que al unísono hicieron un llamado a la conciencia de la comunidad para una conducción prudente y seguridad. Por su parte narraron que ya trazaron diversos objetivos y tareas para avanzar en este sentido, como la confección de folletería con acento en las motos o la colocación de reductores en sitios estratégicos de la ciudad. Además de mostrar las estadísticas, también compartieron un detalle de varias páginas con todos los pedidos de reductores realizados por vecinos de todo el partido.

 

Sobre esto último, para concluir, expresaron que la instalación o no de los mismos responde fundamentalmente a un estudio de siniestralidad. Sobre los puntos a analizar también se explicó cómo se busca que la ciudad no pierde la fluidez en la circulación, además de no obstaculizar o perjudicar el arribo a sitios de emergencias, entre otras cuestiones, como también el factor económico y la optimización de recursos.