Causa de las vacunas: comienza la pericia de las cámaras

Se realiza en Mar del Plata, a cargo de la Policía Federal. Se analizará “la evidencia digital”, las imágenes tomadas durante unos siete días.


En el marco de la causa penal que se sigue desde el 4 de enero cuando debieron desecharse 400 dosis de la vacuna Sputnik-V en el Hospital de Oncología este lunes comenzará una pericia de importancia clave para la investigación.

Se trata del análisis de la llamada “evidencia digital”, las imágenes de las cámaras de seguridad de la sede de salud donde se dio el caso.

La pericia comenzará este lunes, tal la fecha fijada por la División Comunicaciones de la Policía Federal que llevará adelante el estudio en la sede de Mar del Plata.

Las imágenes que se incorporaron a la causa que encabeza la UFI N.º 10 local se corresponden al periodo del 29 de diciembre al 4 de enero, es decir desde el arribo de las dosis hasta el día que ya no pudieron utilizarse ya que se encontraron a una temperatura que no era la que permitía su utilización.

Asimismo, la fiscal Viviana Beytía había solicitado las imágenes de la cámara de seguridad ubicada en el consultorio donde estaban las vacunas así como las de las restantes cámaras del hospital “Luciano Fortabat”.

En este sentido, estos elementos probatorios serán sometidos a estudio y cotejo.

Es que el 7 de enero los especialistas informáticos del área de Tecnología y Comunicaciones de la policía Federal de Mar del Plata habían arribado a Olavarría para relevar y analizar el circuito de cámaras de seguridad.

En esa ocasión, estos peritos recogieron y secuestraron el soporte donde se encuentran almacenadas las grabaciones de las cámaras de seguridad. Oportunamente se había explicado que la Justicia contaba con un registro de un disco externo con las “imágenes de urgencia que habían sido requeridas al inicio de la instrucción”.

Entre las últimas novedades de importancia para la causa, Central de Noticias había informado el cambio de carátula: “delito contra la salud pública” es la configuración que estableció la fiscal Beytía a mediados de enero.

Asimismo, se habían dado a conocer detalles del informe que profesionales de la Facultad de Ingeniería realizaron sobre el freezer donde estaban las dosis que se echaron a perder. “Era un equipo viejo”, “tarda mucho en arrancar”, se indicó.