Cazola: “Es grave y abrumadora la tardanza en la toma de decisiones”

Hosanna Cazola habló con Radio Universidad (FM 90.1) sobre el trabajo en territorio marcado por el femicidio de Úrsula. Presentó el Plan PIBA y destacó la tarea militante. Además, señaló la necesidad de “cuestionar hacia adentro de las instituciones”.


Hosanna Cazola es la coordinadora de la Séptima Sección Electoral del Ministerio de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad. En diálogo con Soledad Restivo para Radio Universidad (FM 90.1) contó detalles sobre el Plan de Igualdad Bonaerense para la inclusión y la justicia social (PIBA).

 

Las características del proyecto sirvieron para abordar durante la entrevista, el impacto generado a partir del femicidio de Úrsula Bahillo la joven asesinada a puñaladas en la localidad de Rojas por su ex novio y policía bonaerense, Matías Ezequiel Martínez.

 

El programa PIBA es fruto del trabajo articulado entre el Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual, el apoyo de Iniciativa Spotlight de ONU y la UE, y cuenta con la colaboración de la Asociación Lola Mora, que coordinará los encuentros de trabajo.

 

 

Cazola indicó que “la idea es poder pensar en todo el territorio bonaerense cuáles son las políticas públicas específicas en torno a determinados ejes”. En ese sentido, se destacaron dos etapas fundamentales del proyecto: por un lado, encuentros con referentes de los territorios, y por el otro, la diagramación de políticas públicas específicas.

 

“La idea es poder recoger los relatos de las compañeras de primera mano” para luego “pensar políticas públicas que no sean enlatadas”, aseguró la funcionaria.

 

Respecto a la instancia de desarrollo del Plan PIBA, Cazola contó que “en nuestra región tuvimos dos encuentros” con el objetivo derecoger en territorio cuáles son las problemáticas y las urgencias respecto a las dificultades de acceso a la vivienda, el trabajo, salud, educación. Las dificultades en cuanto a la violencia, al acceso a las instituciones, en todo lo que tiene que ver con el acceso a derechos”.

 

A partir de ese diagnóstico, el paso siguiente será la generación de políticas públicas con un presupuesto definido y principalmente “especializado en cada uno de los territorios”. En ese sentido, indicó que “la intención es tener en cuenta las características de cada uno de los lugares”.

 

 

El femicidio de Úrsula y la necesidad de cuestionarlo todo

 

Cazola indicó que lo que sucedió “es desgarrador” porque deja ver “que no estamos llegando”. Señaló que “hay en marcha una batería de políticas públicas que en el territorio no se están tomando”.

 

Enfatizó en que “es grave y abrumadora la tardanza en la toma de decisiones” y aseguró que “es el momento de comenzar a intervenir, de cuestionar hacia adentro de las propias instituciones, de exigir la perspectiva de género”.

 

Además, trazó un paralelismo entre “lo que nos sucede a las diferentes organizaciones” y lo que pasa “en los niveles más altos”.

 

“Los relatos giran en torno a esto, a todo el laburo realizado, a toda la lucha. Si esto no penetró en quienes tienen que cuidarnos, en quienes tienen que tomar de esta lucha, es una tarea difícil”, señaló y contó que “ayer todo el tiempo fue tratar de acuerparse para poder remontar el optimismo sobre le laburo que se hace”.

 

Resaltó que si bien “hay un avance muy grande en la conquista de derechos, el acceso es difícil y el año de pandemia nos complicó muchísimo. Hay que hacer una nueva apuesta de lo que significa acercar el Estado a las personas. Poder bajar las barreras que tiene el Estado para el acceso. Y eso se hace con las compañeras en el territorio”.