“Tenemos un protocolo en vigencia, sabemos lo que tenemos que hacer para cuidarnos”

El Jefe Distrital de Educación, Julio Benítez, confirmó el regreso a las aulas y aclaró dudas con respecto a los cuidados en la pandemia. Señaló que los padres enviarán al colegio a los niños y niñas dado que “convive esta necesidad de volver”.


En el medio de la organización del retorno a clases presenciales en todo el país –y con la confirmación de que Olavarría también tendrá este retorno- el Jefe Distrital de Educación, Julio Benítez, dio detalles en torno a la preparación y el desafío de cuidar a los niños, niñas y docentes en este contexto tan particular.

 

Lo hizo en diálogo con el equipo del programa radial Ya Fue, que se emite por FM 99.9, y allí Benítez dejó en claro, en primera instancia que “tenemos que garantizar un retorno cuidado a la presencialidad” y agregó: “el aprendizaje es en comunidad y convive en un determinado tiempo y espacio. Y la mediación está dada por quién se le confiere la capacidad para enseñar qué es al docente”.

 

Justamente, la importancia de la presencialidad “encuentra frente a frente en un aula y se pueden percibir los ánimos, los climas, las miradas, los cuerpos como están. Eso hace sumamente importante y vital la presencia, es irremplazable”.

 

 

De todos modos, después del 2020 en la virtualidad, sirvió según el funcionario “para amigarnos con la virtualidad, aprender a manejar cuestiones vinculadas a la virtualidad como plataforma y todo lo que se manifestó como una necesidad para que la continuidad pedagógica fuera garantizada”.

 

Como fortaleza, incluso, Benítez señaló que se pudo “repensar la cuestión educativa, incluso la estamos re pensando. Los jóvenes y los docentes siempre estamos en cuestión. Cuando no son los jóvenes lo que están en cuestión, son los docentes”.

 

“Hoy más que nunca se ha demostrado que la educación pública sueña, resiste y lucha. Y sobre todo resiste y sigue enseñando está de pie y demostró que se pudo seguir a pesar de todo lo que pasó”.

 

Confirmó, de cara al inicio de clases, que “tenemos un protocolo en vigencia, sabemos lo que tenemos que hacer para cuidarnos”.  En este sentido, ratificó que “el 17 de febrero empezamos con un período de intensificación de la enseñanza para aquellos y aquellas que la continuidad se vio dificultada en 2020”.

 

El trabajo desde Jefatura Distrital de Educación está basado en el seguimiento de la organización de grupos y la infraestructura escolar: “fui a Santa Luisa porque la directora de primaria y la secundaria me había presentado una inquietud acerca de la infraestructura”.

 

“Estamos recorriendo las escuelas, articulando con el Consejo Escolar, la Dirección de Infraestructura, consultando a las escuelas a medida que van llegando los insumos de higiene, limpieza y bioseguridad. Quien los tiene y quién no, cómo se van organizando los grupos. Son cuestiones que tienen que estar organizadas antes de retornar para que ese retorno sea seguro”.

 

La “normativa de referencia” es el “plan jurisdiccional de retorno seguro a clases presenciales”. Benítez explicó que en función de ello “analizamos cada situación en particular. Cada institución tiene que ahora elaborar un proyecto que deben presentar a la Jefatura Distrital y que se eleva a la Dirección de Inspección General para ser aprobado y poder garantizar la presencialidad en esas instituciones a partir del inicio del ciclo lectivo”.

 

De todas maneras, aún restan definir detalles tales como la convivencia entre distintos grados educativos, que confirmarán en un encuentro entre el presidente y el Consejo Federal de Educación. “Obviamente va a llegar un momento en que se va a convivir y progresivamente van a convivir los distintos años de una misma institución” agregó Benítez.

 

Finalmente, hizo mención a la posibilidad de que los padres no manden a los chicos a las escuelas: “creo que convive esta necesidad de volver. Porque en educación hay un fuerte componente emocional que está ligado a la posibilidad de aprender” y cerró Benítez al afirmar que “quizás haya alguna familia a la que se le presenten algunas inquietudes, por eso nosotros trabajamos en garantizar las condiciones para que la familia pueda ver que lo estamos haciendo y abrir espacios para preguntarle cómo lo ve y cómo fue el impacto de los primeros días”.