Otro detenido por un preocupante caso de violencia de género

La detención se concretó en la noche del último jueves, a pedido de la doctora Viviana Beytía, fiscal titular de la secretaría de Violencia de Género y Familiar.


“Amenazas”, “desobediencia”, “lesiones” y “coacción”, todo en concurso ideal y real de acciones, y enmarcado en un contexto de Violencia de Género y Familiar. Esa es la acusación en contra de un hombre que fue detenido en las últimas horas a pedido de la doctora Viviana Beytía, fiscal titular de la secretaría de Violencia de Género y Familiar, que a su vez tiene como coordinadora a la doctora Verónica Colombo.

 

En días en los que esta problemática es portada de todos los medios nacionales y tema de discusión a partir del femicidio de Úrsula en la localidad bonaerense de Rojas, en las últimas horas en nuestra ciudad se concretaron dos capturas que dejan en claro que este tipo de situaciones lejos están de ser una excepción o una realidad lejana.

 

 

Días atrás fue detenido un hombre de 44 años, quien en las últimas horas se negó a declarar cuando fue notificado e imputado formalmente por esos hechos. Ahora, tal cual fue narrado a Central de Noticias, se concretó la detención de otro hombre por acusaciones similares.

 

Se trata de un hombre de 52 años, en una detención que contó con el aval de la jueza de Garantías Fabiana San Román y fue llevada a cabo por agentes de la comisaría Primera. El dato no menor es que, según se agregó, el hombre tiempo atrás había sido condenado a una pena de prisión “en suspenso” por delitos similares, situación que ya opera como antecedente para la actual investigación en su contra.

 

En las últimas horas fue remitido a la sede judicial local, donde fue recibido por la titular de la fiscalía 10, que lo notificó e imputó de las actuaciones en su contra, además de indagarlo. Sin embargo, el acusado hizo uso de su derecho a negarse a someterse a las preguntas de la justicia. Vale destacar, por último, que se resguarda su identidad por el único motivo de preservar la intimidad e integridad de la víctima y personas de su vinculo más cercano.