Secundaria N° 14: “la concreción de este proyecto significará un sueño hecho realidad”

Se realizó la licitación para llevar a cabo obras de infraestructura por una inversión superior a los 20 millones de pesos. La inversión posibilitará que los alumnos cursen todos dentro de un mismo edificio.


Este jueves por la mañana se realizó el acto de apertura de la licitación pública que permitirá llevar adelante importantes obras de infraestructura en la Escuela Secundaria Nº 14. Estuvieron presentes funcionarios municipales, autoridades educativas del mencionado establecimiento y representantes de las empresas oferentes.

 

“Estas obras son absolutamente importantes desde que la escuela se creó”, afirmó la directora del establecimiento Yamila Aguirre Zabala, tras participar del acto de apertura de la licitación en la Municipalidad.

 

“Nosotros funcionamos en sede y anexo, ese es el gran inconveniente, es el gran obstaculizador: tener la misma cantidad de personal divido en dos edificios diferentes”, remarcó.

 

“Para nosotros la concreción de este proyecto significará un sueño hecho realidad”, sostuvo Zabala.

 

El proyecto se basa en la ampliación del edificio actual en una superficie cubierta de 345 metros cuadrados, con seis nuevas aulas, preceptoría y gabinete, depósito y comedor.

 

La obra permitirá contar con un aula para cada curso, porque actualmente tres divisiones de los años superiores cursan en otro edificio, con las problemáticas que implica tanto para los docentes, alumnos y familias.

 

En la oportunidad, se presentaron dos ofertas económicas, en primer lugar Pecma SRL cotizó la suma de $21.479.968 y en segundo lugar, Capitanich Construcciones calculó un presupuesto de $36.781.351,75.

 

El funcionamiento “desdoblado” de la escuela

 

La Escuela Secundaria Nº 14 cuenta con una matrícula total de 250 estudiantes y funciona en dos sedes: en la Escuela Primaria Nº 52 (Piedras 2167) y el Anexo en la Escuela Primaria Nº 30 (Belgrano 1030), donde se ejecutaron importantes refacciones en el año 2017.

 

La directora de la institución se refirió a las dificultades que se enfrentan como equipo de gestión al funcionar en dos sedes separadas. “En la Escuela Nº 60 solamente nos han quedado tres grupos, pero implica que como equipo tengamos que funcionar separados. Un equipo de gestión separado realmente no funciona, no es posible llevar adelante un trabajo en equipo. Mientras que el equipo orientador también alterna, porque va un día al Anexo y el resto de los días a la sede”.

 

“No hay un sentido de pertenencia, hacer un acto en conjunto es toda una odisea, tenemos que movilizar a los chicos”, relató.

 

Por su parte, el vicedirector de la institución Gustavo Andía, puntualizó en las dificultades que representa para los alumnos al momento de tener que decidir su orientación y resaltó que “tener a todos los chicos dentro de la misma institución es beneficioso para el alumno y la familia y para los equipos de gestión, porque el alumno además puede desarrollar todo el trayecto escolar en una sede y puede elegir cualquiera de las dos orientaciones, sin necesidad de irse a otro edificio”.