Un antes y un después: la delegación del Ministerio de Trabajo lleva el nombre de Carlos Moreno

Emotivos discursos se brindaron en el acto homenaje al abogado laboralista asesinado durante la última dictadura cívico militar.


La delegación local del Ministerio de Trabajo, ya cuenta con una placa que recuerda la figura de Carlos Alberto Moreno. El acto contó con la presencia de la ministra de Trabajo, Mara Ruíz Malec, el ministro de Justicia, Julio Alak, el secretario General de Gobierno Federico Thea, familiares de Moreno, trabajadores, sindicalistas y militantes, entre otros.

 

La primera en hablar fue la ministra de Trabajo Mara Ruíz Malec quien advirtió sobre la posibilidad de emocionarse durante su discurso. “Para nosotros no es un mero homenaje, es una placa que queda día a día para que cada uno de los trabajadores y trabajadoras de este Ministerio vean cuál es el legado que queremos que sigan”.

 

La ministra destacó el compromiso asumido desde la gestión en cuanto a la defensa de los trabajadores y trabajadoras, en poner en lo más alto los derechos laborales y el cuidado de la salud y seguridad: “Esa placa ahí en la entrada nos dice que no podemos hacer otra cosa”.

 

 

“Sin trabajadores y trabajadoras que nos acompañen y que hagan suyo el legado del ‘Negro’ Moreno, no va a ser posible cumplir nuestra misión que es mejorar la vida de las y los bonaerenses. El desafío es colectivo, enfatizó.

 

Por su parte, Federico Thea secretario General de Gobierno resaltó que “un ministerio de Trabajo esté haciendo este homenaje a un militante de los derechos humanos, de los derechos de los y las trabajadoras, implica una impronta, un camino que se le quiere dar al ministerio de Trabajo y al Gobierno”.

 

 

Señaló que la mirada está puesta en “vincular el pasado con el presente” y no desentenderse “de las obligaciones que tenemos como Estado en el presente, pero al mismo tiempo utilizar la memoria para no olvidarnos de lo que pasó y para que no pase nunca más”.

 

 

“Fue un antes y un después”

 

Una de las palabras más esperadas era la del representante actual de AOMA Olavarría, debido al cariño que el propio Moreno sentía por los trabajadores mineros a los cuales defendió y por los cuales dio la vida.

 

Alejandro Santillán afirmó que “hoy a los que nos toca transitar el sindicalismo y la política, se nos hace un poquito más fácil porque hubo gente que la peleó cuando se tuvo que pelear”.

 

 

Agradeció a la familia del abogado y señaló que “era más sencillo hacerse el distraído y estar en la vereda de los poderosos, que estar donde estuvo ‘el Negro’. Eso le costó muchísimo y no solamente a él, sino también a su familia”.

 

“Fue un antes y un después” no solo para los trabajadores mineros “sino también para todos los trabajadores de Olavarría”, y sobre el final aseguró: “no tengo dudas que ‘el Negro’ desde allá arriba nos está mirando con una sonrisa y agradeciendo a los militantes que todos los días se ponen a trabajar para que los trabajadores estén un poquito mejor. No hay un país que crezca si los trabajadores están mal”.