Ley de Etiquetado: “en Argentina están poniendo trabas para hacerlo”

La diputada nacional olavarriense y vicepresidenta de la Comisión de Defensa del Consumidor, Liliana Schwindt, resaltó la importancia de esta legislación y pidió que las industrias “se adapten a los estándares nacionales”.


En el marco de la Ley de Etiquetado de Alimentos en Argentina, con diversas complicaciones en pleno debate, la diputada nacional Liliana Schwindt –quien también es vicepresidenta de la Comisión de Defensa del Consumidor- opinó sobre el tema y admitió que en nuestro país las industrias “ponen trabas” para llevar adelante esta Ley.

 

En primera instancia, señaló que la Ley de Etiquetado frontal “es de vital importancia que la tengamos porque va a permitir que los consumidores tengamos información concreta y precisa de lo que estamos consumiendo o llevando a nuestra mesa”, afirmó.

 

Añadió, en este sentido, que permite al consumidor que “en su góndola tenga la información precisa y clara de lo que va a consumir, y eso nosotros hoy no lo tenemos. Ya hay países en América Latina, como Chile, que lo han conseguido, y nosotros, estamos todavía a la espera”.

 

Señaló justamente los procesos de adaptación de otros países y “en Argentina están poniendo trabas para hacerlo, por lo tanto, nosotros como diputados de la Nación tenemos que fuertemente tomar la decisión de votar esta ley que es tan necesaria”.

 

Cabe recordar que esta Ley tiene media sanción del Senado, y tiene como objetivo que “los consumidores estén advertidos a través de la colocación de una serie de sellos frontales en los envases de alimentos sobre los excesos de componentes como azúcares, sodio, grasas saturadas, grasas totales y calorías, a partir de información clara, oportuna y veraz”.

 

Schwindt indicó, además, que “tenemos que pensar que existe una pandemia que es la obesidad y las enfermedades que trae consigo y que nosotros tenemos que atacar. También se pide aquellas cuestiones de intervención y de educación de kioscos escolares, de las viandas que, a veces con muchísima buena voluntad, los padres les permiten llevar a los niños, que son snacks y demás, que son comida chatarra”.

 

Finalmente, dijo que la legislación permitirá “que la industria alimenticia se adapte a los estándares internacionales porque nosotros, Argentina, siempre estamos hablando de que tenemos que ser exportadores de alimentos al mundo, pero no podemos exportar alimentos ya con todo su proceso porque no nos adaptamos a los estándares internacionales, que son éstos, la trazabilidad del alimento“.

 

La sanción de la norma “es de vital importancia en dos aspectos, a los consumidores para la información, para la educación, y para la salud”.