El intendente recorrió las obras del Relleno Sanitario

Las tareas permitirán aumentar la capacidad para el tratamiento y disposición final de residuos sólidos. “Es una obra muy importante pensando a futuro”, señaló.


Este miércoles el intendente Ezequiel Galli recorrió la obra de ampliación que se lleva adelante en el Relleno Sanitario de Olavarría, que permitirá aumentar la capacidad para el tratamiento y disposición final de los residuos sólidos que generamos a diario.

 

“La obra de la Celda Nº 5 que estamos llevando adelante con el Fondo de Infraestructura Municipal es muy importante, pensando a futuro, porque la ciudad sigue creciendo y necesitamos mayor espacio en el Relleno Sanitario para hacer la disposición final de los residuos”, sostuvo el Intendente Galli. “Es una obra que veníamos planificando hace dos años. Vamos a estar iniciando la utilización en tres meses aproximadamente, por lo cual ya tenemos que ir pensando dentro de tres años y medio, cuatro, en la próxima parte de la Celda Nº 5, en la otra mitad, para seguir disponiendo los residuos que generamos”, agregó.

 

Esta obra -que se inició el 1º de diciembre de 2020- se ejecuta con recursos provinciales del Fondo de Infraestructura Municipal con una inversión de $22.419.645,40 y se encuentra a cargo de Transportes Malvinas. Los residuos sólidos urbanos se depositan en una celda hasta completarla y una vez ocupada totalmente, recién en ese momento se abre la celda siguiente.

 

Cada vez que se depositan residuos, se acomodan mediante maquinarias y se tapan con tierra al finalizar cada jornada. De esta manera se evitan que se vuelen los residuos y proliferen vectores. Esta técnica de disposición final, que utiliza principios de ingeniería para confinar la basura en un área lo más pequeña posible, reduciendo su volumen al mínimo practicable, no causa perjuicios al ambiente ni peligros a la salud y seguridad pública.

 

Debido a su carga bacteriológica y química los lixiviados deben ser tratados antes de verterlos en medios naturales ya que pueden contaminar las aguas superficiales, subterráneas o el suelo. En el Relleno Sanitario, la planta de tratamiento de este tipo de líquidos se compone de un cuenco de homogeneización, una laguna facultativa, una cámara de depósito de fósforo y un sistema de cuencos rizomatosos. El Relleno Sanitario de Olavarría se encuentra posicionado entre los mejores del país: está certificado bajo las normas ISO, en lo que respecta a todo el proceso de tratamiento de residuos sólidos y urbanos: recolección, tratamiento y disposición.

 

Se estima que el Relleno será útil hasta el año 2035, dependiendo del consumo y los niveles de residuos que genere la comunidad. Contar con este tipo de obras en la ciudad es de suma importancia, ya que de esta manera estamos protegiendo el suelo, el agua, el aire y la salud humana.