Eugenia del Campo: “Hay tasas altísimas de violencia obstétrica”  

La integrante de la Consejería en Prevención de Violencia Obstétrica, habló en Radio Universidad (FM 90.1) sobre “Relatos de partos y despertares”, una actividad propuesta en el marco del 8M.


Este viernes 5 de marzo a las 18:00, la Consejería de Prevención de Violencia Obstétrica realizará en Dorrego y Brown el Círculo “Mi parto, Mi Nacimiento. Relatos de partos y despertares”. La actividad se enmarca en la serie de propuestas que la Asamblea Feminista Olavarría diagramó para la semana del 8M.

 

Eugenia del Campo, integrante de las Consejería, habló con Soledad Restivo para Radio Universidad (FM 90.1) sobre la iniciativa que surgió a partir de los datos obtenidos en una encuesta a mediados del año pasado.

 

Dicha encuesta, buscaba recabar datos sobre violencia obstétrica a partir de las vivencias que habían tenido las mujeres y personas gestantes de Olavarría en relación a sus partos.

 

“Con este material, pudimos ver que había tasas altísimas de violencia obstétrica, un 95 por ciento de las mujeres que contestaron esta encuesta reflejaron que sus partos habían sido fuertemente medicalizados, intervenidos y no habían sido escuchadas, detalló del Campo.

 

La cifra resuena. Y no es solo un número. Detrás, se encuentra la experiencia de cada una de las personas que contestó esa encuesta. “Nos dimos cuenta de la tremenda necesidad que tenemos de poder relatarlo y sanar. Que otra escuche y ponga en valor esas violencias invisibilizadas”, aseguró.

 

Cuando la persona que está pariendo de repente se siente incómoda hay un desvalor en su palabra. Les dicen cosas horribles. Su vivencia no está siendo entendida como una violencia.

 

La encuesta sirvió para que muchas personas “despertaran como objeto de violencia”. A partir de esta situación, la Consejería planteó la necesidad de dar una respuesta ética y generar un espacio de encuentro.

 

De esta forma, la actividad propuesta invita a dar herramientas para prevenir esas instancias de violencia obstétrica, para poder ponerle freno a esa práctica. Además, de conocer las leyes que existen, pero “que no están siendo respetadas en absoluto”.

 


Ley de Parto Respetado

 

En ese sentido, del Campo recordó que la Ley de Parto Respetado fue sancionada en 2004, reglamentada en 2015 y “en diciembre de 2020, yo particularmente estuve hablando en diputades porque estaban viendo cómo implementar la ley en la provincia de Buenos Aires”.

 

Esta demora de años en la implementación concreta de una ley, dilata y desestima la importancia de un momento único. Esa vivencia y ese encuentro con ese ser, es maravilloso y se va a dar solamente una vez en la vida. Esa explosión de oxitocina que sucede en ese único momento de la vida va a dejar prendada esas dos personas. Esa fuerza y ese amor que va a recibir ese ser en ese instante, no se repite nunca más”, expresó.

 

Una de las herramientas que tiene la Consejería para eliminar la violencia obstétrica es la presentación de un Plan de Parto y Nacimiento. Se trata de un documento que la persona gestante elabora con “sus expectativas sobre el proceso y el parto de nacimiento de su hije. Esto es lo que va a presentar a los profesionales de la salud que la acompañan”.

 

Para lograr este documento se recorren “cada una de las posibles intervenciones que se hacen durante un parto. Ver cuáles pueden llegar a ser necesarias y en qué circunstancias son necesarias”, explicó. Además, resaltó la importancia de “aprender a involucrarse” porque a veces “cedemos la sabiduría de lo que me está sucediendo al sistema médico”.

 

Por último, se recordó que la actividad es abierta a todo público. También está destinada a los hombres que si van a estar presentes en el parto “son quienes tendrán que tener la lucidez en ese momento, para poder mantenerse firmes respecto a los deseos de la persona que está pariendo”.