Separación de residuos: cómo es la prueba piloto en Los Robles

Durante siete semanas se evaluarán dos sistemas en un total de 160 casas para separar los compostables, los reciclables y la basura. Las dudas de los vecinos y la recomendación de la subsecretaria de Empresas e Inversiones, Emilia Díaz: “que no sea un estrés”.


Una prueba piloto de separación domiciliaria de residuos comenzó el martes en el barrio Los Robles de Olavarría.

 

Son 160 casas que participan de la experiencia. Se dividieron en dos grupos de 80 y cada uno aplicará un sistema: el “híbrido” y el “puerta a puerta”. Al cabo de siete semanas, la Subsecretaría de Empresas e Inversiones definirá cuál fue el más eficiente y ese se extenderá a unas 200 casas para pasar a la siguiente etapa de prueba.

 

Para explicar este proceso, Central de Noticias consultó a la subsecretaria, Emilia Díaz, quien contó los pasos que se dieron para llegar a la aplicación y cómo se implementa este cambio que -se espera- pueda llevarse a cabo para todo el distrito en un futuro no tan lejano.

Emilia Díaz, titular de la Subsecretaría de Empresas e Inversiones.

 

La iniciativa se inscribe en el Programa Giro (Gestión Integral de Residuos Olavarría), lanzado el año pasado por la Municipalidad con la Secretaría de Desarrollo Económico a la cabeza.

 

Para los habitantes de estas 160 casas ubicadas en la zona delimitada por Del Maestro, Rossi, Aramburu y Lavalle hubo distintas instancias de contacto para contarles la iniciativa e informarles de los cambios que se venían.

 

“En el `piloto 1´ que comenzó este martes están involucradas 160 casas” destacó Emilia Díaz.

 

En 80 de esas casas la Secretaría de Desarrollo Económico evaluará un sistema que se llama “híbrido”. “Consiste en que va a pasar el camión recolector tres veces por semana como pasa siempre: martes, jueves y sábado. Y además va haber un contenedor para los reciclables que va a estar todo el tiempo para que el vecino pueda llevar el reciclable cuando quiera” explicó la subsecretaria.

 

El contenedor se dispuso en un sector del barrio de manera tal que la máxima distancia para los vecinos será de tres cuadras para poder llevar los residuos reciclables.

 

En cuanto a la recolección, será diferenciada: “el camión va a pasar los martes y los sábados por la basura y los jueves por el compostable”.

 

En las otras 80 casas se evaluará el sistema “puerta a puerta”. En este caso, “el camión recolector en vez de pasar tres veces por semana como hasta ahora -martes, jueves y sábado- se incorporará un día más que es el viernes”.

 

Los martes y sábado se llevará la basura. Los jueves colectará los compostables, al igual que en el otro sistema. Y los viernes se llevará los reciclables.

 

“La idea de este piloto con la división entre 80 y 80 es evaluar cuál de los dos sistemas -de acuerdo a nuestros indicadores de calidad, cantidad y respuesta del vecino- es más adaptado para continuar con el segundo piloto eligiendo uno de los dos sistemas” informó Emilia Díaz.

Tras siete semanas se elegirá cuál de los dos sistemas continúa. “El que sea más eficiente lo van a seguir las 160 casas y se incorporan 40 casas más para llegar aproximadamente a 200” adelantó.

 

“Que no sea un estrés”

 

Para poder aplicar el sistema, desde el Programa Giro y la Subsecretaría de Empresas e Inversiones se hizo una recorrida casa por casa para hablar directamente con los vecinos y se montó un stand en un sector para recibir consultas.

 

“Nos recibieron muy bien, aunque en algunos casos no” señaló la funcionaria. Percibió que algunos vecinos “estaban más preocupados por si lo iban a poder hacer o no”. Contó que lograron contacto con el 80% de los vecinos en sus casas, ya que en algunas no encontraron a los habitantes, y en esos casos les dejaron folletería y material informativo tras la tercera visita fallida.

 

¿Qué dudas manifestaban los vecinos? “Nosotros recomendamos que cada uno lo haga en función del lugar que tiene y que no sea un estrés” subrayó Díaz.

 

La forma en que deben sacarse los residuos fue uno de los ejes centrales de planteos en el barrio Los Robles. “No es necesario poner bolsas de diferente color, que fue algo que nos preguntaron mucho. Se pueden usar las bolsas que tengan. A los reciclables los pueden poner en una caja o en una bolsa de consorcio, tiene que estar todo limpio y seco. El compostable en una bolsa o un tarro un poco más chico y después la basura en otro tarrito” enumeró.

 

Otro aspecto sobre el que se hizo hincapié en las visitas a las casas es que al separar los residuos durante la semana “se va a achicar mucho” el almacenamiento.

En ese sentido, Emilia Díaz tuvo en cuenta que “la preocupación era que iban a necesitar más bolsas. Pero en realidad no es así, porque se achica la cantidad de basura que se genera. Capaz que ni siquiera necesitan sacarlo dos veces por semana”.

 

Acerca de este aspecto, consideró que se puede resolver con el uso de tarros más chicos aunque depende del espacio que cada vivienda tenga. “No tiene que ser un impedimento” remarcó la funcionaria quien apuntó a la “comodidad” de los usuarios.

 

Cómo sigue

 

Dentro de tres semanas, la Subsecretaría de Empresas e Inversiones hará otra vez una recorrida casa por casa para reforzar la información y también se ubicará un stand.

 

A fin de abril, al cumplirse las siete semanas y con los resultados ya evaluados, nuevamente habrá una recorrida para informar cuál de los dos sistemas continuará, y allí también se visitarán las 40 casas que se sumarán al “piloto 2”.

 

Para toda la comunidad, Emilia Díaz enfatizó en la charla con Central de Noticias que hay información disponible en la web de Giro y en las redes Facebook e Instagram. Hay una guía de separación, un lugar de preguntas frecuentes y un blog para que los vecinos conozcan al equipo de trabajo donde también se informan las actividades realizadas.

La empresa

 

El objetivo de este primer piloto es identificar el sistema que mejor funcione para los vecinos y que a la vez logre optimizar los volúmenes de reciclables y compostables para su posterior tratamiento. Con el fin de potenciar la revalorización de los residuos y minimizar las cantidades de basura que tienen por destino el relleno sanitario, el Municipio montará una planta de clasificación de reciclables y una planta de compostaje.

 

Es que la empresa concesionaria de la recolección, Transportes Malvinas, es también muy importante en este proceso.

 

“Con la empresa venimos trabajando en conjunto porque hicimos para el `Piloto 1´ un recorrido diferenciado” expresó Díaz.

 

Tuvo en cuenta que se agregó un día al recorrido y, a los fines de la evaluación y la suma de datos para ello, tras la recorrida por el sector, cada camión debe ir al relleno sanitario para hacer el pesaje. Con esto se conocerá el volumen de residuos separados y se podrá comparar con el sistema general.

 

La prueba con los vecinos recién empieza. No obstante, el compromiso y resultado que se logren tendrá impacto para toda la ciudad: en cada vivienda, en la tarea de la concesionaria y en la gestión municipal. La mirada está en barrio Los Robles.