A 4 años del recital del Indio: “Duele demasiado, pasa el tiempo y duele más”

Central de Noticias dialogó con las parejas de las dos víctimas fatales. La causa, mientras tanto, se encuentra en la etapa de recepción de prueba en el Juzgado Correccional local.


Por Nacho Cerdera

(Del staff de Central de Noticias)

 

“Saber eso me hizo un poco mal”. Los términos y procesos legales pueden a veces enmarañar, más cuando se entrecruzan con las expectativas y deseos de las partes implicadas. Como sucede marzo a marzo desde hace ya un par de años, las conversaciones retoman fluidez y las consultas por el estado de la causa judicial por la muerte de su pareja se hacen algo más frecuentes. Mariana, desde Garín, quiere saber qué sucede en Olavarría con la investigación que pretende dilucidar condiciones y, más aún, responsabilidades sobre la muerte de Juan Bulacio, su compañero de la vida y una de las dos víctimas fatales en el marco del recital del Indio Solari en los Fundamentalistas del Aire Acondicionado, del cual en la noche de este jueves se cumplirán ya 4 años.

 

La conversación avanza y allí se entera que la causa quedó radicada finalmente en el Juzgado Correccional local, lo cual acota bastante sus expectativas en cuanto a los posibles montos de pena a los que pueden llegar a ser sometidos los acusados. Su intención y la de los abogados que la representan, además de la querella liderada en el último tramo de la instrucción por el fiscal tandilense Ignacio Calonje, era que los hechos fueran encuadrados como “estrago”, sin embargo el Tribunal de Casación Penal ratificó la tipificación por “homicidio culposo -dos hechos-” y “lesiones culposas -ocho hechos-”, lo que alejó la instancia de debate del fuero Criminal. “No es justicia para mí”, agregó.

 

Central de Noticias logró conocer que las partes ya iniciaron la etapa de ofrecimiento de prueba, es decir los elementos y evidencias con los que van a contar durante el juicio

 

“Uno va esperando y pensando que en un tiempo va a llegar el momento en el que estas personas caen, pero no es así”, se lamentó a medida que repasaba el derrotero y calvario que les tocó atravesar estos últimos tiempos. A la pérdida de su pareja y padre de sus 4 hijos, también se sumaron severas complicaciones laborales que se agudizaron con la pandemia, con hijos adolescentes que no pudieron darle continuidad a sus estudios por no tener acceso a la conectividad y con un testeo positivos de Coronavirus que trajo aparejado complicaciones en su salud. “Gracias a ellos yo vivo”, enfatizó Mariana poniendo el acento en sus hijos, el motor y motivo de su vida, tal cual agregó segundos después.

 

“No miraba para atrás, no miraba lo que iba dejando”, graficó y ahondó en cómo la depresión fue deteriorando todo a su paso. Sin embargo, gracias al acompañamiento de sus hijos y de profesionales dispuestos desde el municipio de Escobar es que pudo salir adelante. Ahora las expectativas y esfuerzos los focaliza en el juicio del que aún se desconoce la fecha, pero del que se mantiene actualizada mediante el contacto con sus abogados, el que pudo retomar recién en las últimas semanas al poder volver a tener un teléfono celular con saldo y datos. “Duele demasiado, pasa el tiempo y duele más”, continuó.

 

 

Juan Bulacio en Olavarría, en la previa del recital. Foto Gentileza Mariana Bulacio

 

Aquel día de marzo sigue grabado en su retina. “No lo hubiera dejado ir, lo hubiera agarrado de los pies”, se lamentó y narró que recién después de la muerte de Juan comenzó a ver imágenes de recitales tanto del Indio en su etapa solista como en los Redonditos de Ricota. Allí se asombró del mar de gente y de las condiciones en las que se realizaban esos espectáculos. “Él no vio el peligro”, agregó a medida que daba cuenta de que era el segundo recital al que concurría, el primero había sido poco antes en Tandil.

 

Al Indio lo menciona como “esta persona”, inclusive en algunas ocasiones también lo desliga de esa condición. Le reprocha que nunca se comunicó con ellos, pero inmediatamente aclara que tampoco necesita de ese gesto. “Se murió enfrente de él”, le cuestiona y acusa de que “si lo hubieran cuidado” hoy lo tendría con vida. “Tenía 36 años, toda una vida por delante”, culminó.

 

Mi vida es un caos, un infierno, cada fecha como esta es horrible

 

La segunda víctima fatal fue Javier De León. Desde este portal también se estableció contacto con quien era su pareja, María José. “Mucho para decir no tengo estamos como antes, sólo espero que en el transcurso del juicio se modifique algo”, expresó. “Tengo fe en que se revierta en el juicio”, concluyó.