Continúa la campaña solidaria para poder comprar una heladera para la Escuela de Mapis

Central de Noticias dialogó con la secretaria de la cooperadora del establecimiento educativo, quien también narró como es el día a día en la pequeña localidad.


Por Nacho Cerdera

(Del staf de Central de Noticias)

 

“Es una escuela de la cual todos estamos orgullosos”. María Marta Mallea es la secretaria de la Escuela 35 de Mapis, un establecimiento educativo que años atrás ganó renombre nacional a partir de la destacada participación en un concurso nacional y que en los últimos días también supo llegar a la portada de los medios del país, pero lamentablemente por algo no tan positivo, como lo es la necesidad de poder contar con una heladera.

 

“Primero contarte un poco para tener el contexto”, inició su conversación con Central de Noticias. Desde un primer momento supo que la campaña solidaria para comprar una nueva heladera fue lo que motivó el llamado, pero no quiso limitar la conversación a ese punto, sino que también quiso que se conozca y se valore la tarea diaria que desde hace años se lleva adelante en el edificio donde también funciona el Jardín de Infantes 402. En total son 14 alumnos y dos docentes, sobre las que deshizo en elogios.

 

El año pasado la directora quincenalmente venía a entregar carpetas, acá los chicos no tienen tienen señal. Entregaba una carpeta para cada chico, tranquera por tranquera, y así pudieron seguir su escolaridad”, contó

 

Mapis se encuentra a unos 130 kilómetros de Olavarría. Para poder llegar hay que hacer alrededor de 60 por la Ruta 226 y otros tantos por caminos de tierra, con todo lo que ello implica. Según el censo del 2010, son 143 los habitantes. “De eso tenemos la seguridad”, bromea ya que junto a la directora de la Escuela, Silvana Arnaudo, fueron las censistas en aquel entonces.

 

El primer dato a tener a cuenta para conocer la complejidad de esta historia es que la localidad no cuenta con suministro eléctrico. Ese servicio llega nomás hasta Recalde, es decir a algo más de 20 kilómetros de distancia, por lo que los habitantes de la comunidad deben buscar otros recursos para abastecerse, como lo son los paneles solares o gas, con los pro y contra que tienen cada uno de ellos. La escuela cuenta con ambas para poder abastecer distintas necesidades.

 

Otro dato a tener en cuenta para seguir entendiendo la historia es que debido a las distancias las docentes permanecen allí toda la semana. “Llegan el lunes a la mañana y se van el viernes a la tarde”, subrayó Mallea, quien puso el acento en que la falta de una heladera no fue motivo suficiente para postergar el inicio de clases, ya que las maestras trajeron una conservadora particular para poder salvar la situación. “Vinieron con una conservadora de playa y los vecinos les llevamos agua fría”, agregó.

 

 

“Desde el año pasado andaba mal”, narró a medida que daba cuenta que se trataba de una heladera a gas, precisamente por lo narrado previamente. “Es una tecnología muy vieja” continuó y contó que en Argentina hay una sola fábrica que las produce. “Terminó de romperse en el mes de febrero. Se llevó a Olavarría y no tiene arreglo, cambiar el equipo de gas cuesta lo mismo que una nueva”, precisó.

 

La respuesta, o más bien la alternativa, llegó tras la consulta a técnicos en energía solar, quienes aconsejaron la compra de una heladería con tecnología inverter, que optimiza el consumo, algo que desde la escuela se “cuida como oro”, según enfatizó Mallea a medida que narraba cómo las docentes van cerrando llaves de paso o apagando luces, que por esta misma razón son todas Led.

 

La intención es, una vez adquirida, poder abastecerla con la energía conseguida por los paneles solares, un recurso cuyo almacenamiento va a comenzar a disminuir debido a la presencia del sol comienza a ser cada vez más corta y con menos fuerza. El gas, por su parte, seguirá siendo destinado a calefactores, cocinas y termotanques, con el dato no menor que al no haber red todo se hace mediante garrafas que son traídas por caminos que a veces se hacen intransitables por la lluvia y frío, otro dato a merituar al momento de destinar recursos.

 

 

Toda la explicación pero aún no llegamos al monto de este equipo, otras de las claves la situación. El valor ronda los 100 mil pesos, “para la escuela imposible”, reconoció. Es por ello que se inició una campaña solidaria que “se fue de las manos”. Quienes quieran ayudar pueden depositar dinero en la cuenta bancaria en Banco Provincia de la Asociación Cooperadora Escuela N°35 Cta Cte 6379-029919/1 CBU 0140337201637900291918. “Fue muy emocionante, cuando una escuela rural es tan respetada y querida la gente no pregunta, pone la plata”, subrayó.

 

Todavía no se llegó al monto necesario y también se aguarda por distintas gestiones realizadas ante el Consejo Escolar para poder adquirirla. Inclusive en las últimas horas un grupo de consejeros presentó una iniciativa para poder comprarla.

 

“Es una escuela muy conocida y querida en la zona”, concluyó. Tal es así que en su relato explicó, por ejemplo, como las gestiones de docentes permitió que el Plan Fines llegue a la localidad y que varios adultos, trabajadores rurales en su mayoría, puedan culminar con sus estudios secundarios y como frutilla del postre que sean sus hijos quienes les entreguen el diploma, ya que todos integran la misma comunidad. “Es una escuela que toda la vida ha respondido a la comunidad”, concluyó.

 

Fotos Instagram Estación Mapis