Conciliación obligatoria en el conflicto de los trabajadores de sanidad

Tras las medidas de fuerza del jueves y el viernes, que tuvieron impacto en Olavarría, el Ministerio de Trabajo nacional llamó a las partes a negociar. La reunión será el martes.


El jueves y viernes los trabajadores de la sanidad, nucleados en ATSA, llevaron adelante medidas de fuerza en reclamo del cumplimiento del acuerdo salarial que obligaba a las empresas a liquidar durante marzo un ajuste a los trabajadores.

 

En Olavarría hubo impacto de las medidas y centralmente se dio en las clínicas privadas. Tal como informó el secretario general del sindicato en el plano local, Carlos Manzur, el jueves hubo asambleas en los lugares de trabajo y el viernes un paro de tres horas.

 

Con el conflicto declarado en el país, el Ministerio de Trabajo nacional dictó la conciliación obligatoria y llamó a las partes a negociar.

 

En nuestra ciudad

 

Manzur habló con Central de Noticias este domingo. Evaluó que en el ámbito de Olavarría “las medidas fueron muy buenas, con alto acatamiento” y resaltó que, ante el llamado a la conciliación obligatoria “no podemos hacer nada por 15 días”.

Con ello buscó señalar que no habrá nuevas medidas de fuerza de los trabajadores en ese lapso. Cabe recordar que, tal como había adelantado el titular local de ATSA, se había previsto un paro de 24 horas para esta semana.

 

A su vez, valoró como positivo que “el martes 30 citó el ministro (Claudio Moroni) a las cámaras empresarias y a la Federación de Trabajadores de la Sanidad (FATSA) para que lleguen a un acuerdo o por lo menos empiecen a negociar”. La reunión comenzará a las 11 de la mañana.

 

El conflicto

 

El ministro de Trabajo Moroni intervino en el conflicto de Sanidad que afectó las prestaciones en las clínicas, sanatorios, hospitales privados, laboratorios y geriátricos la semana pasada.

 

El titular de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad (ATSA) Buenos Aires, Héctor Daer, había advertido que si para el fin de semana no obtenían una respuesta favorable, el martes próximo iban a concretar una huelga de 24 horas.

En tanto, las cámaras habían expuesto que es “imposible” otorgar aumento salarial por “el desmedido aumento de costos sufridos durante el 2020, potenciados con el advenimiento de la pandemia, sumado al retraso en los valores de las prestaciones por parte de todo el sector financiador”.

 

Ambas partes mantuvieron un encuentro el lunes pasado en el Ministerio de Trabajo, pero no pudieron llegar a ningún acuerdo: los gremialistas reclamaron un aumento del 16% en una sola cuota a partir de abril, mientras que los empresarios plantearon nuevamente “la preocupante situación del sector prestador, seriamente afectado por la falta de recursos necesarios para afrontar futuros aumentos salariales correspondientes a la cláusula gatillo 2020 y a los incrementos de 2021″.

 

Esto tiene un origen, que fue en julio del año pasado –afirmó Daer–. Nosotros renovamos paritarias en julio del año pasado y nos llevó una discusión hasta agosto, en pleno pico de la pandemia. No tuvimos la posibilidad de cerrar un acuerdo. Fuimos con una suma fija que arrancó en 4.000 mil pesos y terminó en diciembre con 7.000. Estuvimos conversando sobre este tema y hablando con los responsables del sistema de salud, y llegamos a este punto sin encontrar una respuesta”.