“Queremos denunciar el abandono en materia de seguridad en el sector rural”

El MTE Rural denunció que varias familias ganaderas y trabajadoras de la tierra sufrieron varios robos y, además, multas por “pastorear animales”. Buscan reunirse por el Municipio para “trabajar y vivir en la ruralidad en paz”.


En un comunicado emitido este lunes, el MTE Rural hizo pública una carta emitida al Intendente Galli reclamando “trabajar y vivir en la ruralidad en paz”. Denunciaron varios robos, infracciones por “pastorear animales” y nulas respuestas para prevenir robos, abigeatos, entre otros.

 

Señaló la gran respuesta de los vecinos olavarrienses a las “grandes cantidades de alimentos con destino de consumo local” que producen, y en ese sentido denunciaron “el abandono en materia de seguridad en el sector rural, donde cada vez es mas frecuente el robo de animales, herramientas, alambres y verduras”.

 

 

Además, señalaron que la intervención estatal es una “política punitoria”, con el objetivo de multar a “las pequeñas familias ganaderas con multas y contravenciones basadas en una ordenanza muy general, obsoleta y estrictamente pensada para recaudar como es la 195/84, con mas de 30 años de antigüedad”.

 

Justamente, estas multas son por “pastorear a los animales” y varias amenazas de “las mismas fuerzas que no pueden hacer nada a la hora de prevenir robos, abigeos, rotura de estructuras, no garantizando así la seguridad ni de las familias ni de su poco capital, ni la posibilidad de mejorar nuestras producciones”.

 

En este sentido, interpelaron al Intendente Galli y a los funcionarios del área “a convocar de manera urgente a las familias productoras de alimentos y a las organizaciones que las representan para dar una salida rápida al problema de inseguridad y productivo en la zona rural”.

 

“Se necesita compromiso del Estado para salir de la crisis y la pandemia que nos atraviesa con trabajo, producción local de alimentos, y arraigo rural”.

 

También apuntaron contra el Concejo Deliberante y sus fuerzas políticas para “revisar si en 2021 podemos tener aun, una Ordenanza del año 1984 estrictamente punitiva y confiscatoria que pretende solo recaudar para las arcas municipales, en detrimento de los ingresos y bienes de las familias y que no tiene en cuenta ninguna acción vinculada a: acompañar, asesorar, prevenir, informar”.

 

El sector entró en estado de alerta y movilización a la espera de respuestas de la comuna, y finalizaron señalando que “la agricultura y ganadería familiar es una actividad altamente esencial para el desarrollo de cualquier comunidad”, y agradecieron “a los vecinos y vecinas de Olavarría por el apoyo a las familias que todos los días producen los alimentos para el pueblo”.