Segunda ola: diferencias en medidas entre Provincia y CABA

Con una velocidad de contagios “inédita”, la segunda ola trajo diferencias de gestión entre Kicillof y Larreta: desde Provincia buscan “endurecer” el aislamiento; desde Ciudad de Buenos Aires “no ven necesario” implementar más medidas. 


La segunda ola trajo, además de una velocidad de crecimiento de casos importante, diferencias a la hora de gestionar el aislamiento. Este sábado, aparecieron las primeras discrepancias entre la Provincia y Ciudad de Buenos Aires para tomar medidas en conjunto de cara a lo que viene.

 

El Gobierno de Axel Kicillof busca consensuar con Nación y Ciudad mayores restricciones y en contrapartida la administración de Horacio Rodríguez Larreta se desmarca y afirma que “no ve necesario” que se implementen más medidas.

 

“No vemos que sea necesario tomar nuevas medidas”, avisó este viernes Felipe Miguel, el jefe de Gabinete porteño, en declaraciones a Radio Rivadavia.

 

“Nosotros en la Ciudad no estamos tomando ninguna medida de restricción. Existen algunas medidas que restringen algunas actividades todavía y algunas otras medidas que a través de protocolos provocan algunas limitaciones. Pero por encima de eso no vemos que sea necesario tomar alguna medida adicional”, planteó el funcionario de Larreta.

 

En la Provincia, en tanto, vienen avisando sobre la necesidad de tomar mayores medidas restrictivas que permitan frenar la velocidad “inédita” con la que se multiplican los contagios y así ganar tiempo para avanzar en la vacunación a la población de riesgo.

 

El viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, planteó esta semana en declaraciones a Radio Provincia la necesidad de avanzar en medidas consensuadas con Nación y Ciudad, y anticipó que la cartera que encabeza junto a Daniel Gollan estudia distintas alternativas que incluyen “desde posibilidades de las más absolutas y drásticas, hasta algo más intermedio”, pero “articuladas” entre las tres partes.

 

Asimismo, el jefe de asesores de la cartera sanitaria bonaerense, Enio García, sostuvo que las restricciones tomadas esta semana por la Provincia –límite en el horario nocturno y reducción a un máximo de 10 personas las reuniones sociales– “funcionaron bien con el aumento de casos de fin de año, pero con este aumento de casos queda chica”.